aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El cuarto de guerra de “Juanito”

Sara Pantoja| El Universal
Lunes 28 de septiembre de 2009
El primer círculo de colaboradores de Rafael Acosta lo conforman compañeros de trabajo político en los barrios de Iztapalapa. Lo definen como inteligente y decidido, pero a veces los ignora y “hace lo que quiere”

 

 [email protected]

Detrás del fenómeno Juanito existe un primer círculo de influencia, de brazos derechos y de confidentes de Rafael Acosta Ángeles, que lo sigue a sol y a sombra.

Le contestan su teléfono, le agendan entrevistas, le miden los tiempos, lo carrerean, hacen relaciones públicas, se reúnen con otros colaboradores para prepararle su plataforma de gobierno ante su inminente toma de posesión, el próximo 1 de octubre.

No obstante, en repetidas ocasiones y por su carácter tan peculiar, el jefe delegacional electo en Iztapalapa los ignora y, como ellos mismos dicen, finalmente Juanito “hace lo que quiere”.

 

La “policía”

Teresa Torres se define a sí misma como “la policía”, la que hace correr a Juanito para atender las citas de trabajo o de promoción que llenan su agenda. Es también la que le cuida las espaldas cuando van de gira a colonias peligrosas de la delegación. En los actos públicos siempre se le ve cerca de él. Y con justa razón, pues conoce la demarcación desde sus entrañas sociales y políticas.

Antes de laborar en el equipo de Acosta Ángeles, ocupó cargos medios en la administración del ex delegado Horacio Martínez, y previo a ello dio cursos de formación política en la Fundación de Estudios Metropolitanos. Juanito prestaba su casa de la colonia Santa Martha para sus alumnos. En ese entonces, Torres pertenecía al equipo de René Arce, actual senador por el PRD y ex delegado en Iztapalapa. También laboró con Elba Garfias, quien luego fue diputada.

Su entrada en la política la debe a su madre, que por una situación familiar la envió en su representación a las reuniones del partido, y ahí se fue involucrando. Cuando Juanito se lanzó como candidato a la jefatura delegacional por el Partido del Trabajo, ella le ofreció asesoría para entrar a las unidades habitacionales y colonias, con volantes, gallardetes y lonas en puntos estratégicos.

Con estudios de sicología y al menos ocho años de trabajo político en la delegación, Teresa Torres forma parte del equipo de transición delegacional y ha sido mencionada por Juanito como posible candidata a ocupar la Dirección Jurídica y de Gobierno de la delegación, el segundo puesto en importancia después de la jefatura delegacional, o para formar parte de su equipo de asesores. Ella considera a Rafael Acosta Ángeles como “inteligente, audaz y decidido”.

 

La agenda

Liliana Rodríguez es quien maneja, en papel, la vida pública de Rafael Acosta. Con su inseparable libreta y una agenda tamaño profesional, apunta nombre y teléfono de cada persona que solicita hablar con Juanito, lo mismo una entrevista de televisión que un grupo de estudiantes de la UNAM. “Déjeme sus datos y yo me comunico con usted”, repite.

Formada en las filas de la corriente perredista Nueva Izquierda junto con Teresa Torres, influyó para que Rafael Acosta Ángeles se “enamorara” de Andrés Manuel López Obrador, pues participaron en la elaboración de su libro Un proyecto alternativo de nación.

Entonces su trabajo era de campo. Iba a recorridos, visitas domiciliarias, marchas, hacía trabajo institucional. Tanto, que le cerraba el paso a Juanito para que no subiera a los templetes durante los eventos, “pero cuando menos esperábamos, se colaba y lo veíamos arriba”.

Así, en la campaña del petista para la jefatura delegacional hizo trabajo de operadora política, labor que aprendió desde la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, de donde egresó de Ciencia Política. No obstante, reconoce que con personajes como Juanito es un tanto difícil llevarlo, porque “yo le digo lo que tiene que hacer, pero de todos modos él hace lo que él quiere”. Liliana considera que “tengo el conocimiento y el trabajo político, la experiencia para poder trabajar junto con Juanito”. El jefe delegacional electo la ha mencionado como posible directora de Desarrollo Delegacional. Para ella, Acosta es “intrépido, inteligente y con valor”.

Hijo y estratega

Carlos Acosta lleva a Juanito en la sangre, pues además de ser su hijo, se dice su estratega político, el que lo apoya con temas de relevancia y quien lo asesora y al mismo tiempo que le construye los puentes de su plataforma de apoyo con otros grupos sociales.

En los eventos públicos participa en la logística y supervisa que las cosas no se salgan de lo previsto. “Discutimos la agenda, platicamos, yo le doy referencias, pero él toma sus propias decisiones”, dice Carlos Acosta.

Aunque a simple vista se les aprecia un tanto distantes, Carlos siguió los primeros pasos de su padre cuando era joven. Como Juanito, estuvo vinculado con el sector de la gastronomía al ser mozo o el famoso “cochambre”, y luego se desempeñó como mesero.

Sus raíces políticas crecieron en la UNAM, donde estudió en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, y del lado de los moderados, participó en el Consejo General de Huelga en 1999, en la huelga que mantuvo paralizada a la Universidad durante 10 meses.

Se integró al equipo de su padre cuando éste se lanzó como precandidato del PT a la delegación Iztapalapa. Descartado para ocupar un puesto en la delegación, para evitar el nepotismo, Carlos formó su propia asociación civil, llamada Reinventa Incubadora de Ideas, para fomentar la participación ciudadana mediante una red de jefes delegacionales y cuyo primer integrante es su padre. Para él, el jefe delegacional electo es “sagaz, irreverente y con mucho valor”.

 

En el segundo círculo de influencia de Rafael Acosta Ángeles Juanito se encuentran otros personajes a quienes no se les ve tan cerca ni tan seguido con el candidato, pues se dedican a hacer labores de campo político.

El gestor

Aunque no se le ve tan seguido ni tan cerca de Rafael Acosta, el abogado y catedrático Román Díaz Vázquez funge como asesor cercano. Se conocieron durante las manifestaciones en contra del desafuero a López Obrador. Díaz era gestor político en Xochimilco, mientras Acosta lo era en Iztapalapa.

Actualmente es presidente de la Asociación Profesional Interdisciplinaria de México Acción Ciudadana (Apimac), misma con la que busca obtener el registro como agrupación política nacional ante el Instituto Federal Electoral (IFE). Es también creador de los círculos de simpatizantes de Juanito en coordinación con la Alianza Nacional de Organizaciones Sociales, además de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (Ugocm). Rafael Acosta Juanito también lo ha mencionado como el posible director general de Jurídico y Gobierno en la delegación Iztapalapa.

 

La “surtidora”

Beatriz Neira, integrante del Partido del Trabajo que acompaña a Juanito en los recorridos dentro de las colonias de Iztapalapa, apoya al equipo en materia de gestoría delegacional. “Me ayuda a hacer gestiones, a surtir pipas donde las piden, siempre está al pendiente”, reconoce el jefe delegacional electo.

En las elecciones pasadas, Beatriz Neira compitió por la diputación local del distrito 24 en Iztapalapa, pero perdió ante el candidato perredista. Rafael Acosta la ha mencionado como posible integrante de su gabinete.

 

El representante

Petista de partido, Carlos Castilla Vidal es considerado como hombre de confianza por Juanito, tanto que suele fungir como su representante en las reuniones del Partido del Trabajo cuando el jefe delegacional electo no puede acudir.

Castilla fue candidato a diputado local por el distrito 26. Habitante de la colonia San Miguel Teotongo, uno de los territorios de mayor simpatía por Clara Brugada, apoya a Acosta con trabajo de campo, coordinando grupos de trabajo y gestión en las colonias.

 

El experimentado

Longinos García, arquitecto del IPN y actual jefe delegacional en Iztapalapa tras la salida de Horacio Martínez, ha realizado varios eventos públicos donde el invitado especial es Juanito. Para ello ha desplegado logística y seguridad especial que asume el erario delegacional, como fue el caso de la inauguración de la séptima Feria de la Enchilada.

Con trabajo político de bajo perfil, Acosta ha destacado su experiencia en la administración delegacional, por lo que ha dicho que podría integrarlo a su gabinete como jefe de aserores.

 

El apoyo

Con fuerte presencia en la delegación, el ex diputado local Daniel Salazar ha ofrecido públicamente su apoyo a Acosta para que se quede como jefe delegacional. Perteneciente a la corriente de Nueva Izquierda del PRD, los lazos que construye en torno a Juanito van por tan buen camino que el petista fue el invitado especial de su último informe de gobierno como diputado federal.

En el mismo evento anunció que en coordinación con la ex candidata Silvia Oliva formará una asociación civil que hará gestión social, y dijo que ya tienen más de 3 mil peticiones pendientes para entregar a Juanito.

Recientemente se ha pronunciado por la solución a los problemas de abasto de agua en la delegación, mismos que conoce por los varios cargos que ha ocupado en la administración y que, según Acosta Ángeles será el primer problema que atienda en su administración. (Con información del Centro de Documentación de EL UNIVERSAL)

 

 

 



comentarios
0