aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Homicida de Balderas, “mensajero” ambiental

Alberto Cuenca| El Universal
Domingo 20 de septiembre de 2009
Al rendir sus primeras declaraciones ante las autoridades, Luis Felipe Hernández Castillo, el sujeto que disparó y mató a dos personas en la estación Balderas del Metro, se dijo asiduo lector de la Biblia y de haber encontrado en las Escrituras parte de la motivación para viajar a la ciudad de México y lanzar un mensaje sobre los peligros que enfrenta la población

[email protected]

Al rendir sus primeras declaraciones ante las autoridades, Luis Felipe Hernández Castillo, el sujeto que disparó y mató a dos personas en la estación Balderas del Metro, se dijo asiduo lector de la Biblia y de haber encontrado en las Escrituras parte de la motivación para viajar a la ciudad de México y lanzar un mensaje sobre los peligros que enfrenta la población.

Ayer, Miguel Ángel Mancera, procurador de Justicia del DF, dio a conocer parte de las declaraciones del homicida, así como de la conversación que él mismo sostuvo con ese individuo. “Se refiere al deterioro del planeta, habla de los peligros de la hambruna y cuestiones que pueden afectar a toda la humanidad. Se erige en un momento como un mensajero, como alguien que tiene que difundir esto a toda la población”, detalló Mancera, quien agregó que ese individuo no mostraba arrepentimiento.

Durante una entrevista se le preguntó al procurador si ese homicida habría actuado también motivado por el supuesto mensaje que quería dar a su vez el secuestrador del avión de Aeroméxico, Josmar Flores. “Él refiere ese hecho del avión, que todo eso tiene que ver con las carestía, con la situación global y por eso les digo que los discursos son encontrados, porque después habla otra vez del tema de la Biblia y que él es asiduo lector de la misma”, agregó.

Aunque las declaraciones de Luis Felipe Hernández se contraponen, el procurador dijo que se le consignará al reclusorio dentro de las siguientes 24 horas, por el delito de homicidio calificado.

Agregó que por el momento no hay constancia sobre alguna enfermedad mental que afecte a Hernández Castillo y que eventualmente llevaría a un juez a declarar un estado de inimputabilidad hacia este sujeto. “Este individuo nos refiere haber cursado la carrera de veterinaria, lo que se contrapone con la posibilidad de que estuviera enfermo de sus facultades mentales”, agregó.

De declararse la inimputabilidad, explicó Mancera, se iniciaría un procedimiento especial de seguridad para internar a Luis Felipe Hernández en hospital psiquiátrico, en lugar de que enfrente una pena de prisión en la cárcel.

Envían más elementos de lo previsto

La Secretaría de Seguridad Pública capitalina informó que serán mil 600 y no mil 50 uniformados, como se había dicho inicialmente, los que reforzarán la seguridad en el Metro.

Sobre este operativo, Manuel Mondragón, titular de la SSP, dijo que con equipos detectores de metales se harán revisiones en el Metro a hombres y mujeres por igual, pero sobre todo a quienes porten mochilas o bolsas.

Tanto Manuel Mondragón como Miguel Mancera aseguraron que los familiares del otro hombre que murió en la balacera, un albañil de 58 años de nombre Esteban Cervantes Barrera, recibirán ayuda económica para el pago de gastos funerarios “y el apoyo hasta donde sea posible, hasta el límite de nuestras posibilidades”, dijo, aunque no precisó cuándo y cuál será esa ayuda.

Ayer, Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación, consideró que lo ocurrido ayer en la estación Balderas es una “tragedia muy particular”. Sostuvo que este hecho y el secuestro del avión de Aeroméxico no reflejan lo que es la ciudad y el país. “No podemos medir al país por datos biográficos de personas muy concretas, dos personas no pueden medir el alma y la disposición de 107 millones de mexicanos”, declaró.

La Secretaría de Salud local dijo que de los siete heridos de la balacera, sólo dos permanecen hospitalizados. Uno es José Dolores Aldape, de 58 años, quien recibió un impacto en la pierna derecha y es atendido en el hospital 1 de Octubre del ISSSTE. El otro es Delfino Aguilar, de 36 años, un trabajador administrativo de la SSP, cuyo estado de salud se reportaba grave por un impacto de bala en el tórax y que fue trasladado de la Cruz Roja de Polanco al hospital Mocel. (Con información de Jorge Ramos)

 



comentarios
0