aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Nevado de Toluca se vuelve foco de infección

Emilio Fernández Corresponsal| El Universal
Lunes 13 de abril de 2009
Emisión de carbono creció por la falta de bosque: UAEM

[email protected]

TOLUCA, Méx.— Investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) descubrieron que el deterioro de los bosques de coníferas en el volcán Nevado de Toluca causa desequilibrio ecológico.

Los especialistas desarrollaron un proyecto en la montaña para obtener mapas confiables de los tipos de cobertura forestal, así como información de campo para la caracterización fisiológica de los bosques regionales, y el cálculo del volumen de biomasa y carbono almacenado en el extracto arbóreo de las zonas forestales. Con ello, estimaron el comportamiento futuro de los bosques en función de su estructura y capacidad de regeneración.

De acuerdo con datos obtenidos por Sergio Franco Mass, Beatriz Rodríguez, Armando Ramírez y José Antonio Benjamín Ordóñez, especialistas del Instituto de Ciencias Agropecuarias y Rurales (ICAR) de la Universidad Autónoma del Estado de México, así como alumnos de licenciatura y posgrado, los mayores contenidos de carbono se presentan en la zona noroccidental y sur del coloso. El estudio permitió a los investigadores comparar los mapas de contenido de carbono de 1972 y del año 2000.

Aunque se identificaron las zonas que registraron ganancias y pérdidas de carbono, el Nevado de Toluca resultó ser un emisor neto de carbono, con un monto cercano a 260 mil megagramos. La principal causa del desequilibrio radica en el intenso deterioro de los bosques de coníferas, indicó el análisis.

También se determinó que el parque está compuesto, en general, por árboles envejecidos.

Según los especialistas, de seguir como hasta ahora, esa área protegida continuará como un emisor neto de carbono. Sucede lo mismo que en los tiraderos, aclararon, el carbono que genera la basura bien podría ser aprovechado para generar energía eléctrica. Pero en este caso, sería más importante mantener el suelo de conservación y crear programas de recarga de los acuíferos, como ya sucede en el Popocatépetl o el Iztaccíhuatl.

Por esto es necesario detener la deforestacion y la pérdida de densidad del arbolado e implementar programas de regeneración forestal. También es urgente controlar los incendios, plagas y enfermedades que aquejan al bosque. “Es importante convocar la participación de las comunidades locales, que deben formar parte de las políticas de protección ambiental y de pago de servicios ambientales. De otra manera, para 2010 el Parque Nacional Nevado de Toluca sufrirá habrá perdido importantes extensiones”, advirtieron.



comentarios
0