aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ampliará Metro atención a quejas por acoso sexual

Sara Pantoja| El Universal
Martes 19 de febrero de 2008
En menos de un mes recibió al menos 10 casos el módulo de Balderas

[email protected]

Una mirada que “desviste”, un tocamiento o un “arrimón”. La impotencia que paraliza el reclamo o despierta la ira y hasta golpes de ellas hacia el o los agresores. A diario, en los vagones de las 11 líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) se cometen decenas, cientos de tocamientos que se quedan en silencio; las denuncias no llegan ni a una por día, según datos de la dependencia.

Ahora, esas agresiones ya pueden ser denunciadas y atendidas sin necesidad de salir a la calle y con la oportunidad de atrapar y castigar al culpable. Desde el 23 de enero comenzó a funcionar el módulo de atención a mujeres víctimas de agresiones sexuales, en el pasillo de transbordo de la estación Balderas, de las líneas 1 y 3.

El pasado 14 de febrero se recibieron las denuncias nueve y 10, según el personal del módulo, el cual agregó que la mitad de los casos han sido canalizados al Ministerio Público.

De acuerdo con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre sin Violencia, el delito de abuso sexual es la ejecución de un acto sexual en una persona sin su consentimiento. Con esta base legal, se creó el programa Viajemos Seguras.

Entre sus propósitos, está garantizar la protección, la tranquilidad y la confianza de las pasajeras, así como promover la cultura de la denuncia de este tipo de agresiones y garantizar su acceso a la justicia con la mejor atención, de acuerdo con el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF).

A pesar de su reducido espacio físico, la ayuda que se brinda en el módulo es con personal femenino especializado del Inmujeres, así como de integrantes del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia, la Policía Auxiliar, la Procuraduría de Justicia y el Metro, que fueron capacitados en derechos humanos de las mujeres.

La atención comienza cuando una persona que es agredida denuncia el hecho verbalmente a los policías o a personal de seguridad interna del Metro.

Si el agresor es señalado y, si la agredida lo solicita, es detenido. Y si ella reitera su denuncia, puede terminar en mandamiento penal.

“Hay señoras y jóvenes que no quieren denunciar porque no tienen tiempo. Pero de lo enojadas que están, nos piden que les dejemos unos minutos a los agresores y los quieren cachetear y patear”, comentó personal de seguridad de la estación Balderas.

Además, hay una primer etapa de intervención de crisis para las ofendidas y si deciden proceder legalmente, se les asesora y acompaña a las instancias correspondientes.

El módulo de Balderas es el primero, pero ya se prepara la puesta en marcha de dos más en Hidalgo y Pino Suárez y se planea extenderlos a Pantitlán e Indios Verdes, según informes del STC Metro y del Inmujeres capitalino.



comentarios
0