aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Es un criminal peligroso que anhelaba ser madre: peritos

Icela Lagunas| El Universal
Miércoles 31 de octubre de 2007
No es buen candidato a tratamiento tradicional en prisión, determinan

[email protected]

“José Luis Calva Zepeda presenta 12 características de un psicópata. Es un homicida serial y puede cometer conductas cada vez de mayor peligro y de absoluto riesgo para la sociedad. Por ello, se sugiere que sea tratado como un sujeto de alta peligrosidad”.

Así establece el expediente del presunto caníbal, donde los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que elaboraron su perfil criminal, determinaron que tiene una enorme habilidad para el robo y homicidio, dos actividades que realizó alrededor de 15 años.

“No es buen candidato para las formas tradicionales de tratamiento en prisión, ya que su egocentrismo eleva su capacidad criminal y presenta un transtorno antisocial”, determinaron los estudios y análisis de su personalidad.

A través de largas jornadas de preguntas y respuestas, el presunto caníbal de mujeres desnudó su pensar y su actuar mientras permanecía en la cama del hospital Xoco.

Las conclusiones de los especialistas, establecidas en su expediente, lo evidencían: “Tiene una gran ilusión por quedar embarazado, pero luego se da cuenta que su naturaleza se lo impide.

“Su lado femenino no ha logrado salir del closet”. Según esta evaluación, José Luis intentó afanosamente dejar descendencia.

A pesar de que tiene tres hijos de dos relaciones distintas, el presunto poeta, escritor y actor, que conquistaba a sus novias con poesía, buscó tener otro hijo. Un hijo de sus entrañas, según deja entrever en sus escritos La Esfera, Me pareces más pequeña

y La Casita del Árbol.

Con sus novias se presentaba como José Zepeda y omitía el apellido paterno.

“Al usar el apellido de la madre, se interpreta como un rasgo de tener una identidad femenina”, explicó Patricia Payán Vidaño, una de los peritos que lo examinan. “Anhelaba tener un hijo, fue por eso que compró una cómoda, un clóset, una cuna, tina y ropa de bebé”.

Tan grande era su ilusión por un nuevo hijo que “decoró con caricaturas, un Tigger y Tambor” uno de los cuartos del departamento 17 de la calle de Mosqueta 198.

Así de claro se lo propuso a Alejandra y ella se negó. El alcoholismo crónico y el abuso de la cocaína era los principales reclamos de sus parejas y familiares.

José Zepeda, alias El Loco, como él mismo refiere que le decían sus amigos, presenta problemas con la autoridad, carece de valores familiares, es mitómano e intenta salir de la mediocridad.

“No soy un cuentachiles, por lo que si tengo dinero, me lo gasto”, dijo Calva a las autoridades.

“Se la sabe, pues presenta sumisión ante la presencia de custodios. Su conducta es fingida”, describieron los expertos.

“Hizo gala de seguridad al afirmar que sólo es autor de un homicidio y es tan arrogante que llega al extremo de desestimar todas y cada una de las acusaciones e indica que son falsas. Hecha la culpa de sus acciones a otros”, documenta el expediente.



comentarios
0