aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Reconocen en la mastografía, oportunidad para vivir

Geovana Royacelli| El Universal
Domingo 06 de febrero de 2011
Reconocen en la mastografa, oportunidad para vivir

ORGULLOSA. Berenice asegura que ha vencido el cáncer. (Foto: GEOVANA ROLLACELY EL UNIVERSAL )


[email protected]

Elvia Moreno ayer se despertó con ansia y algo de preocupación, porque por segunda ocasión en sus 54 años de vida acudió a realizarse una mastografía. Elvia es nativa del pueblo de San Miguel Xicalco en la delegación Tlalpan, desde temprana hora se trasladó hasta el pueblo vecino, San Andrés Totoltepec, donde le avisaron se llevarían a cabo las jornadas médicas gratuitas de la Secretaría de Salud del DF.

Una llamada telefónica le dio el aviso y es que hace un año Elvia se sometió al análisis y el diagnóstico fue fibrosis, “no sé qué tan malo sea, pero me dijeron que me tenía que vigilar y hacerme la mastografía cada año, además de los chequeos y exploraciones cada mes”, explicó.

La mujer de 54 años de edad, desde hace ocho años sale a diario a vender pan en una esquina del pueblo de San Miguel Xicalco, trabaja cerca de seis horas diarias, pues el pan sólo lo vende de 5 a 10 de la noche, si bien le va.

Sus ingresos, confiesa, no son muchos, 50 pesos diarios suficientes para comer, pero nada más, por eso espera la ocasión de las jornadas médicas gratuitas, pues de otro modo, dijo, no tendría acceso a ningún servicio de salud y mucho menos a una mastografía.

Con algo de nervios y sudor en las manos espera su turno, pues viene preparada, rasurada de las axilas, sin talco ni deshodorante, recién bañada y con fe, mucha fe de que aquella fibrosis haya desaparecido o cuando menos no sea nada grave.

Berenice tiene 24 años de edad, hace ocho meses le detectaron, lo que a su edad parecería imposible: cáncer de mama.

El diagnóstico fue devastador, sin embargo fue hecho a tiempo y logró salvar su vida. “Me quitaron un seno y ahora estoy en tratamiento de quimioterapia, aceptar que tenía cáncer fue muy difícil y doloroso pero lo superé”, afirmó orgullosa pero con voz entrecortada. Hoy Berenice aseguró que ha vencido el cáncer, “en mi sangre ya no hay rastro de él”, e hizo un llamado a todas las mujeres, sin importar la edad a que se examinen pues en ello, dijo, puede estar una oportunidad de vida.

“Las mujeres jóvenes creemos que nunca nos va a pasar, pero puede ocurrirnos a cualquiera y la autoexploración es la única forma de detectarlo a tiempo”.



comentarios
0