aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Adolescente abandonó a bebé en baño del Metro

Arturo Ortiz| El Universal
Martes 21 de octubre de 2014
Joven de 16 años, que dejó a su hija recién nacida en la estación Constitución de 1917 de la Línea 8, sintió arrepentimiento y decidió regresar al lugar

[email protected]  

Una adolescente de 16 años es la madre de la recién nacida que fue abandonada en un baño público en la estación Constitución de 1917, de la Línea 8 del Metro.

La menor de nombre Brenda “N” permanece en el hospital de Balbuena con custodia policiaca.

Autoridades de la procuraduría capitalina informaron ayer que la madre de la niña que fue encontrada dentro de una taza de baño, regresó horas después al sitio donde abandonó a su hija.

Una señora que se dedica a vender galletas en las inmediaciones de esa estación del Metro, ubicada en la delegación Iztapalapa, la identificó como la posible madre de la recién nacida. Al ser interceptada por policías preventivos, admitió que ella era la mamá del bebé.

Brenda le dijo a los policías que sintió miedo, no supo qué hacer y decidió huir al ver que su hija había nacido ahí en el baño.

Sin embargo, al estar sola sintió arrepentimiento y decidió regresar, según informaron ayer por la tarde en la procuraduría capitalina.

Otra fuente indicó que horas antes del parto en el baño, la adolescente acudió acompañada de su abuela a un hospital para que la revisaran. Ahí le indicaron que tenía que quedarse pero ella se negó.

La adolescente quedó a disposición de la Agencia Especializada en Asuntos del Menor, que en las próximas horas resolverá su situación legal; en tanto la recién nacida continúa internada en el Hospital Pediátrico de Iztapalapa donde la reportan fuera de peligro.

Mujer policía rescató a bebé. El domingo por la mañana, al ver el cuerpo de un bebé dentro del excusado, la agente Isabel Segovia no creyó que estuviera viva. Sin embargo, el llanto la puso alerta.

“Un compañero encontró una cobija y con eso la envolví… no quería que se me muriera en los brazos”, recuerda la agente de 38 años y quien es madre y abuela.

“Me salió el instinto maternal…”, recuerda la uniformada.

Isabel Segovia limpió la cara de la bebé con papel higiénico. Unos minutos después llegaron los paramédicos, pero ella no la soltó. Se subió con la niña a la ambulancia y con ella llegó al hospital.



comentarios
0