aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




"Santas", entre centros comerciales y un corredor sexual

Gerardo Suárez y Denisse Flores| El Universal
04:25Domingo 22 de diciembre de 2013

Video. Trabaja caracterizándose en la romería navideña para pagar sus estudios y ayudar a su familia

Personifica a Santa Claus

DISFRAZ. Personifica a Santa Claus. (Foto: JORGE SERRATOS / EL UNIVERSAL )

Estos "representantes" de Santaclós tienen lugares de trabajo muy distintos entre sí; sin embargo, la alegría generada por el personaje es su principal incentivo

[email protected]

Un "San Nicolás" en centros comerciales 

Hace siete años, Alexander Echegoyen Castro, de 30 años, quien trabajaba como administrador, pensaba que “era una broma, un juego”, la propuesta de su jefe para caracterizarse como el personaje más querido de la época decembrina: Santaclós. La idea se convirtió en una profesión y su pasión.

El jefe de Alexander era socio de una plaza comercial a punto de inaugurarse en Tlalnepantla, Estado de México. “Me dijo ´estás rellenito, ¿no quieres ser Santaclós?´, y acepté pero pensé que sería sólo ese año por la inauguración, hasta que vi la magnitud de lo que pasaba a mi alrededor”, recuerda Echegoyen Castro, quien representa a San Nicolás en plazas comerciales, escuelas y programas de TV.

“Desde que tengo uso de razón Santaclós ha sido algo muy particular en mi vida”, afirma en su casa, la cual incluso tiene chimenea, por donde se cree que entra Santa a dejar juguetes a los niños. Los primeros regalos de Navidad que recuerda, dice, fueron plumones, un libro para iluminar y gelatinas a sus tres años.

Alexander es actor, imitador y comediante el resto del año, pero Santa es su personaje favorito y lo ha perfeccionado al ver películas y a otros compañeros. Y deja clara su convicción: quiere ser el mejor Santaclós, por lo que cuida cada detalle en su atuendo y su maquillaje. No quiere ser “del montón, sino uno exclusivo”.

Su parecido con la imagen del personaje que en Navidad deja regalos a los niños es evidente y aunque no vive en el Polo Norte, vive en una zona fría que limita con una reserva boscosa, la colonia Pedregal de San Nicolás, que alude al mismo personaje de la antigüedad cuya historia de beneficencia y milagros fue el origen de la figura de Santaclós.

Santa viaja en una maleta. De ahí sale el mágico vestuario que porta hasta por más de ocho horas. Transformarse lleva de 10 a 20 minutos. Empieza por maquillarse: blanquear su rostro y cejas. Luego ponerse un pantalón de franela, las botas, luego el saco, finalmente pegar el bigote a su rostro y sujetar la barba a su cabeza con un elástico. El gorro es el toque final.

Viaja en taxi

Sale de su casa en taxi al evento o plaza donde lo hayan convocado, en este caso una plaza al sur de la Ciudad. La química empieza en la calle: los jóvenes que lo saludan, imitan el “jo-jo-jo-jooo” de su risa.

En la plaza es un imán para los niños que de inmediato le cuentan que regalos le pedirán el 24 de diciembre. Y lo abrazan, se sientan en sus piernas y corren de vuelta con sus papás.

“Amo a Santa de por sí, y no lo hago por compromiso, ni tanto por la economía, el dinero viene y va, pero el amor que le das a este personaje es muy fuerte. Me lo he creído, lo hago con todo mi cariño, el ver a un niño alegre, sonriendo, es lo máximo”, expresa.

Adentro del traje, Santa afirma que no olvida a los niños pobres o con discapacidades. “Para Santa todo niño es especial, todos somos iguales”, dice.

 

Un Santa cerca de un corredor sexual

"Soy el representante de Santa", responde, Roy Millan cuando su hermano de 9 años lo cuestiona al verlo disfrazado de Santaclós. "Le tengo que explicar que yo soy un trabajador, trabajo para Santa, que yo vengo a tomarme la foto por él. Todas las cartas se las guardo y se las doy en sus manos, él se encarga de lo demás", dice el joven.

Millan se viste de Santaclós en la explanada de la delegación Cuauhtémoc, en una zona conocida por ser un corredor sexual, a retratarse con pequeños como parte de la tradicional romería navideña.

Este representante de Santaclós no vive en el Polo Norte. Viene de Tecamac, Estado de México y llega en Metro.

Millan, quien fuera de temporada navideña trabaja como mesero y estudia el bachillerato, asegura que una parte muy importante en este trabajo es la caracterización y, aunque no es profesional, siempre busca dejar convencidos a los niños y alimentarles la fe.

Fuera del escenario, entre tubulares, cajas y cables el joven se transforma. En una especie de camerino improvisado, sin luz, sin espejo, casi sin espacio ocurre el cambio.

"Me cambio, me pongo mi pancita de Santaclós, que es mi traje; me pongo la barba, unos lentes y mi gorrito, y unos guantes para las manos. Me subo, me siento en el trineo, y voy saludando mientras empieza a llegar la gente a pedir la foto", dice.

Millan lleva dos años siendo el representante de Santa en el escenario de Alfonso Arvizu, un fotógrafo que desde hace 25 años ha testificado cientos de ilusiones de los niños que buscan una foto.

El escenario de cinco metros de largo por 10 de alto, tapizado de diamantina de los colores típicos de la navidad: rojo, dorado, verde, blanco; cientos de peluches de renos, osos polares, y cajas de regalo es de Arvizu.

"Matan la tradición"

"Quieren matar la tradición, ¿qué va a pasar con todos esos niños que creen en los Santos Reyes, en Santaclós? Ya no van a creer en nadie, se van a desviar... De por si como está la juventud y luego cortándoles, matándoles la tradición", declara Arvizu, quien busca siempre jóvenes estudiantes para que trabajen con él.

Millan también es uno de los responsables del ensamble y montaje del Set. A Arvizu las ganancias de más de 200 niños que pisan su set por noche le permite pagar el sueldo y comidas de sus ocho trabajadores y subsistir el resto del año. Calcula que la inversión del escenario suma más de 250 mil pesos.

En el tiempo que Millan lleva trabajando para Arvizu ha cambiado tres años de sede. Ésta es la primera vez que la romería se instala en la periferia de la delegación Cuauhtémoc. Proveniente de Tecamac, Estado de México, Millan regresa a su casa sólo para bañarse y cambiarse.

Inmediatamente vuelve a la delegación Cuauhtémoc para iniciar su jornada. "Lo satisfactorio es que al final del día regalas muchas sonrisas, te regalan muchas sonrisas", dice.



comentarios
0