aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Proyecto Juárez” exhibe la globalización

Sonia Sierra| El Universal
Sábado 30 de octubre de 2010
Proyecto Jurez exhibe la globalizacin

“RISAS ENLATADAS”. La maquiladora es el tema de la video instalación que presenta el artista Yoshua Okón, quien convierte la risa en producto de exportación a EU. (Foto: LUIS CORTÉS EL UNIVERSAL )

El Carrillo Gil muestra obras de arte público en torno del poder y la violencia

[email protected]

La cara oscura de la globalización se hace patente en Ciudad Juárez a partir de la verticalidad de las estructuras de poder, las extremas condiciones de trabajo, la violencia contra los más vulnerables y el uso de la fuerza. De ahí entonces que la ciudad fronteriza sea el laboratorio de donde partió Proyecto Juárez, una iniciativa de artistas internacionales y creadores locales que se inició en 2006 y de la cual el Museo Carrillo Gil ofrece una exposición.

Proyecto Juárez muestra obras terminadas, otras en proceso y algunas que abren más interrogantes que respuestas. Video, instalación, fotografía, registro de performance, carteles y piezas en espacios virtuales son parte de los géneros en la muestra. No hay un uso de soportes tradicionales.

Los 14 participantes -13 artistas y un colectivo- hicieron una residencia en esa ciudad para llevar a cabo un proyecto de arte vinculado al lugar, los grupos sociales y sus condiciones de vida.

De ninguna manera -zanja la curadora de la exposición, Mariana David- Proyecto Juárez pretende hacer un retrato de la ciudad: “Fuimos interesados no sólo en un tema como el de la violencia de género, que es la punta del iceberg, sino que nos interesaba un tema que aparece de manera evidente en Juárez y en ese sentido la ciudad es modelo. Se trata de ver cómo ahí se concentra la ilusión de progreso y otras formas de violencia. Era trabajar en Juárez para entender desde allá lo que nos está pasando con la globalización”.

 

Modelos y estereotipos

En Proyecto Juárez participan los artistas Artemio, Carlos Amorales, Gustavo Artigas, Paco Cao, Jota Castro, el colectivo Democracia, Iván Edeza, Antonio de la Rosa, Enrique Jezik, Ramón Mateos, Yoshua Okón, Santiago Sierra y Artur Zmijewski.

Entre 2006 y 2007 tuvieron una residencia en la ciudad. Hubo libertad, podían elegir cuándo y cuánto tiempo ir y qué recorrido hacer. Contaron con un centro de documentación integrado por libros, investigaciones, catálogos y periódicos. Estos creadores tienen en común sus experiencias en arte público y el que muchos han creado obras en torno de las estructuras de poder.

“Cuando fuimos a Ciudad Juárez, empezamos en el 2005, el tema de los feminicidios era lo más sonado. Entonces la ciudad era sinónimo de violencia de género, hoy lo es de violencia y punto. En la línea de Juárez laboratorio de nuestro futuro (se refiere al libro de Charles Bowden Juarez, the laboratory of our future ) era ver cómo en esta ciudad se estaba concretando la cara oscura de la globalización, las fallas, una vez más en este país, de todas esas promesas de progreso que vinieron con el Tratado de Libre Comercio. Si algo nos ha venido a enseñar la globalización es que todo está unido, no podemos pensar que la violencia que ocurre en Ciudad Juárez es una cosa aislada de las decisiones que se toman aquí a nivel político o empresarial. Lo que esperamos, el tiempo lo dirá, es tratar de vincular esa violencia con el resto del mundo, tratar de que nos responsabilicemos como parte del problema, no verlo como esa cosa aislada”, comenta la curadora, quien en medio de este proyecto dio vida a la asociación civil Palacio Negro.

La decisión de trabajar sólo con artistas hombres responde a una reflexión sobre el poder y el concepto de masculinidad, como sinónimo de fuerza, que impera en la sociedad. Así lo explica Mariana David:

“Lo más obvio para ir a trabajar a Juárez era hacerlo con puras mujeres, y me interesaba que los hombres, portadores de esa masculinidad, respondieran a ese contexto. No es un problema de género, es un problema más de roles y de la construcción de la identidad”.

 

Algunas propuestas

La maquiladora es el tema de la pieza de Yoshua Okón, Risas enlatadas, una video instalación que convierte la risa -en sus tipos histérica, sexy, malvada y masculina- como producto de la industria televisiva que se exporta a EU.

El español Santiago Sierra exhibe las fotografías de la pieza Sumisión , obra realizada en Anapra, a unos metros de la frontera con Estados Unidos, se trata de una zona que es uno de los más grandes asentamientos de Ciudad Juárez, que carece de algunos servicios públicos y donde la basura es quemada al aire libre. La pieza, cuyas letras de la palabra Sumisión iban a ser incendiadas durante 30 minutos, debió cambiarse porque el gobierno local impidió que se llevara a cabo toda la acción.

El también español Antonio de la Rosa le deja al espectador de Proyecto Juárez una obra cuya respuesta, él mismo desconoce. 2 Tetas, 1 Fracaso, Cicatrices, 2005-2010 es un performance que inició cuando el artista se se sometió a una operación de implantes mamarios con una intención clara: explorar sobre los mecanismos que genera la violencia machista. En la muestra presenta algodones y dos cicatrices. De la Rosa ha reconocido frustración y fracaso al intentar explicar esta situación de violencia contra las mujeres.

Artemio expone 450 mujeres asesinadas, una acción que se presenta con 23 toneladas de tierra cuyo volumen equivale al peso total de los cadáveres de mujeres asesinadas desde 1993 en Ciudad Juárez, de acuerdo con cifras oficiales; la tierra fue trasladada desde esa ciudad hasta la capital, por carretera.

Gustavo Artigas muestra una obra en proceso, Testamentos, intercambio artístico que persigue brindar este servicio a familias de Plutarco Elias Calles, Adolfo López Mateos y 16 de Septiembre en Ciudad Juárez, colonias donde hay una marcada violencia.

La idea es un levantamiento de información específica más ligada a la situación de riesgo de la sociedad, que a los índices de desarrollo. “Es un intercambio en el que ellos me dan acceso a la información que van a plasmar en el testamento y deja ver las líneas de valores que se le dan a la propiedad o a cualquier producción que se haya tenido en vida, parece un poco siniestro pero es un ejercicio catárquico. El testamento es precisamente esa herramienta legal que empieza a andar una vez que uno ya no está; es lo que queda para aquel que queda”, explica Artigas.

En el Museo se presenta la propuesta con la intención de que el público done dinero para hacer posible el trámite a estas familias. El donativo se realiza a través de Banco Santander sucursal 5778, cuenta número: 65-50277031-1, clave 014180655027703117.

Enrique Jezik exhibe Seis metros cúbicos de materia orgánica, impresiones digitales a partir de la obra de Robert Smithson. Son imágenes de restos orgánicos del rastro municipal de Ciudad Juárez y una pintura de sangre en la ladera; es su homenaje a las víctimas de la violencia en todo el país.

Al proponer la exposición, dice la curadora, hubo críticas que apuntaban a que la intención era ensuciar otra vez la imagen de la ciudad.

“Me da risa -dice la curadora-. Parte de la sociedad civil en Juárez no cree eso, piensa que se trata de encontrar juntos una solución y considerar que la cultura es un agente de cambio. Hay muchísimos proyectos en Juárez que están tratando de tomar el toro por los cuernos a través de iniciativas desde la sociedad civil y de agentes culturales. Hay que llamar las cosas por su nombre, quizás hay exposiciones de Juárez con el objetivo de cumplir una agenda política o hacer sentir bien, pero ésta no tiene ese objetivo. En Juárez, al final la violencia se ejerce desde diferentes maneras y son formas de violencia verticales, que corresponden a categorías masculinas porque lo masculino se define con las mismas categorías como se ejerce la violencia: verticalidad, uso de la fuerza, desequilibrio, competencia. Son preceptos que se venden como lo masculino; en nuestra sociedad el hombre es el que no se raja, el que puede ejercer la autoridad y la fuerza”.

El Museo de Arte Carrillo Gil se ubica en Av. Revolución 1608, San Ángel.

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0