aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los 13 grandes de la fotografía mexicana

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Miércoles 20 de mayo de 2009
KIOSKO consultó a 22 maestros de la lente para armar la lista de los creadores de imágenes más destacados del país. Francisco Mata la encabeza

[email protected]

 

Más de una decena de artistas de la lente no pueden estar equivocados. Francisco Mata Rosas, el fotógrafo mexicano nacido en 1958 que dejó el fotoperiodismo para dedicarse a la fotografía documental, es considerado el artista más destacado de esta disciplina en el México contemporáneo.

En un sondeo realizado por KIOSKO entre 22 fotógrafos mexicanos —Lizeth Arauz, Pablo Ortiz Monasterio, Carlos Aranda, Lourdes Grobet, Federico Gama, Grace Navarro y Giorgio Viera, entre otros—, Mata Rosas fue el ganador entre 92 artistas.

El autor de la serie Sábado de gloria obtuvo 13 menciones, situándose tres arriba de Eniac Martínez y obteniendo cuatro más que Ernesto Ramírez, Patricia Aridjis y Gerardo Montiel Klint.

 

Los otro ocho fotógrafos reconocidos por sus colegas son José Luis Cuevas, Graciela Iturbide, Marco Antonio Cruz (con 8 menciones), Maya Goded, Elsa Medina, Pedro Meyer (con 7 menciones), Pedro Valtierra y Lizeth arauz (con 6 menciones).

 

 

 

Ernesto Ramírez asegura que Mata “trae consigo una trayectoria de lo más interesante entre el gremio. Recientemente publicó dos libros: México Tenochtitlan y Tepito, bravo el barrio, me parece que no hay que perderle la pista a su trabajo Instalaciones involuntarias, donde se observa a un fotógrafo renovado y de mirada afilada”.

 

Del periodista egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, y miembro del Sistema Nacional de Creadores, Patricia Aridjis asegura que es uno de los principales fotógrafos documentales. “Su trabajo muestra la cultura popular. Es agudo y con gran sentido del humor sus imágenes sobre las fiestas religiosas en la ciudad de México hablan del sincretismo religioso y las costumbres rurales y urbanas”, afirmó la fotógrafa.

 

El segundo más mencionado fue Eniac Martínez; del fotógrafo nacido en la ciudad de México en 1959, la misma Patricia Aridjis señala que “tiene un ojo magnífico. En los formatos panorámicos sabe acomodar los elementos de tal forma que la lectura de la imagen es sorpresiva. Vas descubriendo cosas paulatinamente en sus fotos”.

La fotógrafa también dice que la imagen urbana de Ernesto Ramírez “interpreta muy bien esta ciudad surrealista en que vivimos”.

 

Gabriela Rentería dice que Patricia Aridjis, tiene grandes méritos. “La preocupación social es digna de tomar en cuenta. Tiene trabajos como el que le da la parte gráfica al libro: Prisión sin condena (editado por Mondadori), que son una excelente muestra de que la fotografía en nuestro país tiene un contenido más allá de lo estético”.

 

El investigador José Antonio Rodríguez habló del trabajo de Gerardo Montiel Klint, quien “ha mostrado un mundo tenebroso y oscuro, donde no deja de palpitar la violencia de los adolescentes, sumado a la angustia de la juventud y el vacío de los espacios”.

 

 

 

Instantáneas de expertos

José Antonio Rodríguez no tiene duda que la fotografía mexicana contemporánea vive uno de sus grandes momentos y que México se ha convertido en un país que compite con los grandes de América como Estados Unidos y Brasil, y su fotografía está a la altura de la inglesa, francesa y alemana.

Para el investigador e historiador, México es potencia en cultura fotográfica. Lo dice con conocimiento de causa, con argumentos: “Se editan libros y catálogos, se realizan exposiciones nacionales y en el extranjero, los fotógrafos divulgan su trabajo en medios tradicionales como las revistas pero también en Internet. Hay cursos y seminarios sobre fotografía mexicana y el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM rescata testimonios de los fotógrafos contemporáneos y los historiadores del arte dedican tesis a analizar la obra de fotógrafos contemporáneos eso “habla de la solidez de nuestra cultura fotográfica”.

 

Por su parte, Alejandro Castellanos, fotógrafo e historiador del arte, asegura que el nivel actual de la fotografía mexicana es resultado de tres décadas de institucionalización, formación e investigación que inició a mediados de los 70 del siglo al consolidar instituciones de conservación y promoción de la fotografía.

 

El director del Centro de la Imagen, asegura que por su historia y patrimonio, la fotografía es uno de los mayores recursos culturales de México. “Es una de las naciones con mejores condiciones para desarrollar el medio. En América Latina sólo es comparable Brasil en cuanto a patrimonio y recursos de formación y promoción”.

Reconoce que en México como en pocos países hay publicaciones especializadas: Luna Córnea, dedicada a la reflexión sobre la imagen como fenómeno cultural, Alquimia, referencia de investigación histórica, Cuartoscuro, orientada a la difusión del acontecer mensual sobre el medio en México, y zonezero.com, considerado uno de los sitios sobre fotografía en internet más importantes del mundo; sin olvidar el festival Fotoseptiembre, las agencias creadas por los mismos fotógrafos y sus páginas personales en internet.

 

Castellanos destaca la labor de la Fototeca Nacional del INAH y el Centro de la Imagen, así como del Archivo General de la Nación, la Fototeca del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, la Fototeca de Nuevo León, el Archivo Pedro Guerra de la Universidad Autónoma de Yucatán, el Centro Fotográfico Álvarez Bravo, en Oaxaca, la Fototeca de Veracruz, la Casa Escorza, Espacio Fotográfico en Guadalajara y el Museo Archivo de la Fotografía de la Ciudad de México, entre otros.

 

Si Alejandro Castellanos reconoce la labor institucional, José Antonio Rodríguez refiere los resultados entre los creadores. “Hay dos líneas de trabajo por las que deambulan: la fragilidad y lo intimista. Hay fotógrafos mexicanos muy reconocidos en el extranjero, hay revistas europeas que han sacado un especial de la fotografía mexicana. Estamos en un gran momento”.

 

La realidad es que la fotógrafos mexicana contemporánea conquista el mundo sin palabras. Hace unos meses China exhibió la obra de 45 fotógrafos mexicanos en una exposición curada por Pedro Meyer y Francisco Mata. Abren sitios colectivos o personales en Internet, hay revistas electrónicas, exposiciones.

 

Se han generado fundaciones para el resguardo y la promoción de acervos de creadores importantes. Manuel Álvarez Bravo, Héctor García, Pedro Meyer y Mariana Yampolsky tienen su fundación; hay investigaciones a partir de la obra de Enrique Bostelmann, Lázaro Blanco, Rodrigo Moya, Armando Salas Portugal y Manuel Ramos, tal como señala Alejandro Castellanos.

 

 

 



comentarios
0