aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Escritores se unen en contra del copyright

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Miércoles 13 de mayo de 2009
Prestigiados autores promueven un nuevo concepto, el copyleft, para despenalizar el intercambio de cultura

[email protected]

 

Uno de los excesos más descabellados del copyright es la prohibición del préstamo público de libros en las bibliotecas. Contra esa y otras acciones generadas por ese instrumento legal que da a los titulares el derecho exclusivo de la distribución, reproducción y explotación comercial de sus obras, se han manifestado Richard Stallman, Wu Ming, César Rendueles y Kembrew MacLeod.

Los textos de cuatro escritores y activistas que encabezan la lucha contra el copyright —tradición legal que tiene su origen en Inglaterra a mediados del siglo XVI, cuando el Estado otorgó a los editores de manera exclusiva, el “derecho de copia” de toda impresión, con lo que les concedió el monopolio de las imprentas y también la propiedad de las obras publicadas—, han sido reunidos en Contra el copyright, publicado por Tumbona Ediciones.

 

El libro contiene cinco ensayos combativos —dos de Wu Ming— que demuestran que todos los días millones de personas se saltan las legislaciones sobre copyright, ya sea porque se volvieron obsoletas o porque no disimulan su avaricia y afán monopólico.

Es un alegato, con argumentos, a favor del copyleft, que es un método legal que otorga a todo el mundo el derecho a utilizar, modificar y redistribuir la obra, mediante una leyenda sobre los términos de la distribución.

 

 

 

 

Para los autores, el copyright emprende estrategias de acaparamiento que han puesto en riesgo la libre circulación de la cultura.

Wu Ming, el colectivo de autores que escribió los ensayos “Copyright y maremoto” y “El copyleft explicado a los niños”, afirma que millones de personas, solas o en grupo, rodean, violan y rechazan el copyright, “lo hacen apropiándose de las tecnologías digitales de comprensión (mp3 o mpeg), distribución (redes telemáticas) y reproducción de datos (quemadores, escáner).

 

Contra el copyright demuestra cómo la tecnología ha puesto en jaque las barreras con que se protegían las obras, la avidez de las multinacionales del entretenimiento que vieron amenazados sus beneficios y cómo es que los grandes corporativos se esfuerzan por determinar que son criminales los que intercambian cultura, como libros, música, imágenes o códigos informáticos.

 

El colectivo de escritores que se hace llamar Wu Ming asegura que el intercambio de cultura nada tiene que ver con la piratería gestionada por el crimen organizado, ellos hablan de “la democratización del acceso a las artes y a los productos del ingenio, de un proceso que se brinca las barreras geográficas y sociales”.

 

Lo que buscan es superar por completo la legislación en materia de propiedad intelectual y a reescribirla desde el principio.

 

El investigador español César Rendueles asegura en su texto Copiar, robar, mandar, que la industria del copyright tiene una estrecha relación con el gigantesco desarrollo del capitalismo financiero de las últimas décadas. En menos de una década la industria ha buscado métodos para aprovechar al máximo la propiedad intelectual, como es el pago por evento o la inserción de códigos en las obras.

 

Afirma que el peor efecto del sistema de copyright —un efecto al que difícilmente se podrá escapar a través de iniciativas como la del copyleft— es que propicia el monopolio de la esfera pública por parte de los grupos de poder económico y político.

 

La propuesta de los cuatro autores no es acabar con la propiedad intelectual, ellos buscan que se respeten los derechos de los autores pero sin restringir las libertades asociadas al disfrute de sus obras.

Sobre el tema, el académico de la Universidad de Iowa, Kembrew McLeod, asegura que en la actualidad, cualquier actividad que no se subordine a las reglas impuestas por los dueños de copyright se considera un atraco, lo que representa “un cambio significativo en la forma de entender el papel de la propiedad intelectual”.

Todos los textos del libro, que incluye un glosario con los términos más utilizados por los autores, llevan una leyenda como la que aparece en el ensayo de Richard Stallman: “Se permite la distribución y la copia literal de este artículo en su totalidad y por cualquier medio siempre y cuando se conserve esta nota. (Fue publicado originalemnte en el Communications of the ACM, Vol. 40, número 2, febrero de 1997).”

 

 



comentarios
0