aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Usuarios de perros guía, sin apoyo legal

CRISTINA PÉREZ-STADELMANN| El Universal
Domingo 22 de febrero de 2009
Concepción y Juan Carlos son pareja, viven juntos y son ciegos. Cada uno se desplaza con su perro guía. Para Concepción, "Fern" es su tercer lazarillo; para Juan Carlos, "Jucy" es su segundo perro guía

[email protected]

 

Concepción y Juan Carlos son pareja, viven juntos y son ciegos. Cada uno se desplaza con su perro guía. Para Concepción, Fern es su tercer lazarillo; para Juan Carlos, Jucy es su segundo perro guía. Los perros de Concepción fueron entrenados en The Leader Dogs for the Blind, de Rochester, Michigan; los de Juan Carlos, en España.

Juan Carlos es español, Concepción mexicana. Se conocieron hace tres años. Él labora en la Organización Nacional de Ciegos Españoles, y ella tiene estudios de posgrado en Administración Pública por la UNAM, y labora en la H. Cámara de Diputados en la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, con un sueldo de secretaria a pesar de sus estudios de posgrado, comenta en entrevista.

“Paradójicamente, aunque yo tenga una preparación a nivel de posgrado, tan sólo por el hecho de ser una persona con discapacidad visual, no tengo una plaza acorde a mis capacidades.

Me siento indignada, porque además de la discriminación como discapacitada, lo soy doblemente por ser ciega.

En el ámbito laboral los jefes prefieren congelarnos, y permanecen ignorantes ante nuestras potencialidades. Así me ocurrió en la dirección general de Crónica Parlamentaria, de la Cámara de Diputados, donde estuve cuatro años soslayada de esta área, debido a que el ingeniero Gilberto Becerril Olivares, director general, no apoya a las personas con discapacidad visual y las rechaza”, afirma Concepción.

De igual modo, ha encontrado serías dificultades en su trabajo, debido a que algunos de sus compañeros se quejan del pelo que sueltan los perros guía, aún cuando Fern, su perro guía, se presenta en la oficina perfectamente aseado y cepillado.

Un día con ellos

Quisimos acompañar a Concepción y Fern, y a Juan Carlos y Jucy, para constatar de qué manera eran tratados en un centro comercial. Entramos a un restaurante, a un hotel, a tiendas departamentales, y en todos los casos Concepción y Juan Carlos debían o tenían que convencer a los gerentes de estos sitios para que los dejaran accesar.

Inclusive Concepción lleva en su cartera el Artículo 57 de la Ley de Protección al Consumidor (Profeco), el cual tuvo que mostrar en varias ocasiones durante nuestro recorrido.

Dicha ley especifica que los proveedores de bienes y servicios que ofrezcan éstos al público en general, no podrán establecer preferencias o discriminación alguna respecto a los solicitantes del servicio, tales como selección de clientela, condicionamiento del consumo, reserva del derecho de admisión, exclusión a personas con discapacidad.

Tampoco podrán aplicar o cobrar cuotas extraordinarias o compensatorias a las personas con discapacidad por sus implementos médicos, ortopédicos, tecnológicos, educativos o deportivos necesarios para su uso personal, incluyéndose el perro guía en el caso de invidentes; pero Concepción comenta que esta ley es ciertamente insuficiente.

Ante el tema de la exclusión en sitios públicos, esta vez es Juan Carlos quien comenta que en Europa las discriminaciones directas o indirectas, así como cualquier forma de acoso y el incumplimiento de las exigencias de accesibilidad a las que están sometidas las instituciones, pueden ser multadas, aproximadamente con 301 euros (4 mil 800 pesos), y un millón de euros que corresponden aproximadamente a 16 millones de pesos.

En contraste, en México no hay instancias a las que María Concepción pueda recurrir y denunciar, y como los mismos taxistas le dicen una y otra vez… ¡Hazle como quieras pero tu perro no sube!...

Hace poco en el Beer Factory de Plaza Cuicuilco le negaron el acceso con su perro guía argumentando que no podía pasar porque estaban conectados los ventiladores y el pelo de su perro volaría hacia la comida de los clientes.

Ante tal situación María Concepción acudió al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación para denunciar el hecho, llevándose, a su decir, una gran decepción, pues le pidieron que para dar seguimiento a su solicitud, identificara a la persona que le negó la entrada…, siendo María Concepción ciega total.

“¡¿Cómo identificar a quién me dijo que no podría acceder al restaurante siendo yo ciega total?!”, enfatiza Concepción, esta vez muy molesta.

De igual modo denuncia que en la Central Camionera de Cuernavaca, y sobre todo en los sitios de taxis Casino de la Selva no permiten trasportar a ciegos con perro guía.

Lo que desean

Tanto Carlos como Concepción quisieran que las cosas en México cambiaran. Que hubiera verdaderamente una ley que respetara sus derechos como usuarios de perros guía.

Las sanciones son inexistentes para aquellos que prohíben el acceso en todos los espacios públicos y privados de uso público.

En este sentido, Concepción argumenta que debería legislarse en favor del usuario de perro guía e incluir a las personas ciegas en todos los aspectos de la vida cotidiana para lograr una plena seguridad e independencia.

Los perros guía no son mascotas, continúa Concepción, sino perros debidamente adiestrados para guiar a los ciegos en cualquier parte del mundo, sobre todo en grandes ciudades como el Distrito Federal, compleja en lo que se refiere a su accesibilidad, por las múltiples barreras a las que nos enfrentamos.

De hecho, María Concepción ha sido partícipe de ciertas iniciativas en favor de perros guía con el fin de que se promueva una ley como la europea, es decir, una ley ex profeso para usuarios de perros guía.

“Sin embargo, para ello se requiere de mucha sensibilidad y voluntad por parte de quienes elaboran las leyes”.

En México solamente existe una escuela de perros guía para ciegos; sin embargo, Concepción comenta que su infraestructura es incipiente y también insuficiente para la cantidad de futuros usuarios de perros guía.

En la República Mexicana, no existe un organismo que registre cifras exactas del número de usuarios de perros guía. Hasta junio de 2008 se contaba con una cifra aproximada de 211 perros guía en todo el país, según investigaciones de María Concepción Hernández Gaytán. La mayoría de estos perros provienen de Leader Dog for the Blind.

 

 



comentarios
0