aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Pone EU en duda Iniciativa Mérida

José Guaderrama M.| El Universal
Lunes 08 de julio de 2013
Pone EU en duda Iniciativa Mrida

COLABORACIÓN. En el marco de la Iniciativa Mérida con el gobierno de Estados Unidos se ha recibido equipo y material como el avión Caza-234 para combate a la delincuencia. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Un análisis del Congreso de Estados Unidos prevé reevaluar la aprobación de algunos de los fondos de la Iniciativa Mérida, si los objetivos del gobierno mexicano son diferentes a los de Washington

[email protected] 

COOPERACIÓN
Gráfica

Si los objetivos de Enrique Peña Nieto en materia de seguridad son diferentes a los de Washington, o se detecta un cambio significativo en la cooperación con México, el Capitolio quizás deba reevaluar la aprobación de algunos de los fondos de la Iniciativa Mérida, recomienda un análisis del Servicio de Investigación del Congreso (CRS por sus siglas en inglés) estadounidense.

De acuerdo con el documento La cooperación EU-México en seguridad: la Iniciativa Mérida y a futuro, fechado el 12 de junio pasado, en el contexto del desembolso de 234 millones de dólares solicitados por Barack Obama para el año fiscal 2013 y 183 millones de dólares más pendientes de aprobar por el Congreso para el año fiscal 2014, existen varios puntos que los legisladores estadounidenses deberán tomar en cuenta antes de avalar o no el requerimiento.

Clare Ribando Seelke, especialista en Asuntos Latinoamericanos, y Kristin M. Finklea, analista en Seguridad Interior, autores del reporte dirigido a integrantes y comités del Congreso, consideran que en primer lugar los legisladores tal vez deban analizar cuál es el objetivo final de la Iniciativa Mérida. También, dicen, asegurarse de que aquellos que la implementan cuenten con formas adecuadas de medir su éxito. Algo que ambos ponen en duda.

“Si la Iniciativa Mérida es juzgada insuficiente, el Congreso quizás deba considerar cómo mejorarla. Cuando revise la asistencia futura, también es probable que deban analizarse los recursos que en México, un país de ingreso medio alto, destina para seguridad Enrique Peña Nieto, y si estos fondos se complementan o se duplican”, establecen los expertos al hablar sobre el panorama futuro del asunto. 

La agenda de Peña Nieto 

En cuanto a la agenda de seguridad del Presidente mexicano, afirman que da prioridad a los derechos humanos, la participación ciudadana y a la prevención del crimen, lo cual podría empatar con los pilares dos y cuatro de la Iniciativa Mérida.

El pilar número uno es dañar la capacidad de los grupos del crimen organizado; el segundo, reformas institucionales para la ley y el respeto a los derechos humanos; el tercero, crear una frontera del Siglo 21 y el cuarto, crear comunidades fuertes y resistentes al crimen. 

Sin embargo, en varios puntos los autores del reporte hacen énfasis en lo poco clara que hasta ahora resulta la estrategia de Peña Nieto en materia de seguridad, pues de acuerdo con ellos, muchos de los planes del mandatario priísta que podrían encuadrar en los dos primeros pilares aún no se conocen, y mucho menos se han implementado.

“Por ejemplo, la estrategia (de Peña Nieto) mantiene el rol del Ejército mexicano en labores de seguridad pública al menos hasta 2015; cuándo y cómo la labor de los militares será diferente que la que tenían en el gobierno de Felipe Calderón, es algo que requiere ser aclarado”, dicen los especialistas. 

Añaden que de acuerdo con un analista de seguridad entrevistado, Raúl Benítez Manaut, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al inicio del gobierno de Peña Nieto, el mandatario decidió regresar a los cuarteles a cerca de 30% de los soldados que enfrentaban al crimen desde la época de Calderón. 

“Después, se reportaron deterioros en las condiciones de seguridad en diversas áreas. Recientemente, fuerzas militares tuvieron que ser otra vez enviadas para enfrentar la inseguridad en Michoacán”. 

El documento registra que Peña Nieto se decidió por reformar, más que por desmantelar a la Policía Federal, de manera que ésta se enfocara en investigaciones y combate de crímenes de alto impacto, como el secuestro y la extorsión, pero eso es “algo que todavía está por verse”. 

Se señala que el gabinete de Peña Nieto se ha mostrado mucho más “cauteloso” acerca de la participación estadounidense en operaciones de seguridad en México, en comparación con el gobierno de Calderón. 

“El gobierno de Peña Nieto ha removido a personal de Estados Unidos de centros de fusión establecidos con el anterior gobierno y centralizado el manejo de inteligencia sensitiva, generando preocupación en autoridades de Estados Unidos por el impacto que pueda tener en la cooperación”. 

De acuerdo con el gobierno de Estados Unidos, los retrasos en el desembolso del apoyo a México tienen que ver con el hecho de que el nuevo gobierno sigue perfeccionando su plan de seguridad. 

El secretario de Estado adjunto para Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley de Asuntos, William Brownfield, afirmó en mayo pasado en comparecencia ante el Congreso: “Todavía no tenemos una estrategia definida [del gobierno mexicano] que podamos decir, la tenemos... y ponerla en práctica”. 

Mientras el nuevo gobierno mexicano termina de armar su estrategia, dicen los analistas, el Congreso debe analizar el futuro de la Iniciativa Mérida. Desde el año fiscal 2008 hasta el año fiscal 2012 se avalaron alrededor de mil 900 millones de dólares, de los cuales se habían entregado, hasta abril pasado, cerca de mil 200 millones de dólares a México. 



comentarios
0