aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Papa: la caída en México

Jorge Gutiérrez Corresponsal| El Universal
Viernes 15 de febrero de 2013

El cardenal de Guadalajara, José Francisco Robles, es uno de los posibles candidatos mexicanos para participar en la votación para elegir al próximo Pontífice Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal Norberto Rivera Carrera también podría figurar como candidato para ser el siguiente Papa Archivo/EL UNIVERSAL

Otro de los posibles candidatos mexicanos es Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara Archivo/EL UNIVERSAL

En la lista de los posibles candidatos para Papa, están algunos arzobispos españoles como son: el cardenal Carlos Amigo Vallejo Archivo/EL UNIVERSAL

También se habla de que en la lista podría estar el Arzobispo emérito de Barcelona, Ricard María Carles Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal José Manuel Estepa Llaurens, también podría estar dentro de la convocatoria Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal Julián Herranz también podría tener posibilidades de llegar a ser el próximo Papa Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal español Santos Abril también se encuentra entre los posibles candidatos Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal arzobispo de Toledo y primado de España, Antonio Cañizares, podría unirse a la lista Archivo/EL UNIVERSAL

También suena el nombre del cardenal Antonio María Rouco Varela para posible candidato Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal español Eduardo Martínez Somalo se suma a la lista para posible Papa Archivo/EL UNIVERSAL

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, también tiene posibilidades Archivo/EL UNIVERSAL

El Papa: la cada en Mxico

DESPEDIDA. El papa Benedicto XVI abandona la sala vaticana donde recibió ayer a sacerdotes y obispos de la Diócesis de Roma. (Foto: MAX ROSSI REUTERS )

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, confirmó ayer la versión publicada en el diario "La Stampa" respecto a que Benedicto XVI tuvo una caída y se hirió la cabeza, durante el viaje a México realizado el año pasado, "sin ninguna consecuencia" para la gira. Al despedirse de obispos y sacerdotes de Roma, el pontífice dijo que permanecerá "oculto" para el mundo

CIUDAD DEL VATICANO.— En un encuentro para despedirse de sacerdotes y obispos de Roma, el papa Benedicto XVI dijo ayer que algunas reformas de la Iglesia introducidas por el Concilio Vaticano II en la década de los 60 fueron “malinterpretadas”. El Papa mencionó las diferentes posiciones dentro de la Iglesia en el Concilio y criticó que los medios las presentaran como “una batalla política, de poder”.

Tras agradecer su apoyo a los sacerdotes y obispos romanos, les prometió estar cerca aunque permanezca “oculto al mundo”, una vez que deje su pontificado el próximo día 28. “Aunque me retire ahora, siempre estaré cerca de todos ustedes en mis plegarias, y ustedes estarán cerca de mí incluso aunque yo permanezca oculto al mundo”, dijo.

En el encuentro, el Papa habló de antiguos debates teológicos más que sobre su próxima partida. En referencia a su participación en el Concilio Vaticano II (1962-65), que introdujo amplias reformas, como la celebración de las misas en la lengua local de cada país en vez de latín, el Pontífice dijo que en aquel momento se pensaba que “todo debía ser reformado”. Pero, alertó, una mayor “inteligibilidad” del mensaje de la Iglesia católica no debe llevar a la banalidad. “¿Quién puede decir que ellos (los fieles) entiendan solamente porque es en su lengua?”, se preguntó. En 2007, Benedicto XVI autorizó el uso del latín nuevamente en las misas, lo que fue elogiado por los grupos católicos más ortodoxos.

Mientras tanto, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, confirmó que el Papa sufrió una caída en León, Guanajuato, durante su viaje a México el año pasado, y se golpeó la cabeza sin ninguna consecuencia. “No puedo desmentir este episodio, puedo afirmar que de todas maneras no fue relevante ni para el viaje, de tal suerte que no influyó en lo más mínimo en la gira que, como todos sabemos, prosiguió sin problemas”, indicó.

El diario La Stampa de Turín publicó ayer la versión de que la decisión de renunciar a su pontificado al parecer la tomó el Papa durante su viaje a México y Cuba, al sufrir esa caída. Según La Stampa, la mañana del 25 de marzo, en León, al presentarse ante las religiosas capuchinas del colegio Miraflores, donde se hospedaba, éstas vieron que Benedicto XVI tenía sangre en la cabeza y muy preocupadas le preguntaron qué le había sucedido. El Papa les explicó que se había caído durante la noche, al ir al baño, por no encender la luz, y que se había golpeado la cabeza con el lavabo.

“Aunque el cojín de su cama y la alfombra también estaban manchados de sangre, que las monjas limpiaron inmediatamente, la herida no era ni profunda ni preocupante; la ocultaban los cabellos del Papa. De hecho nadie la notó. Tan es así que, poco después, el Papa celebró misa en el campo Bicentenario ante una multitud... Por la tarde, al volver al colegio Miraflores, la herida le fue curada”, indicó el diario italiano.

Este episodio es considerado hoy de manera diferente a la luz de lo escrito por Gian Maria Vian: “Aquel día, después de la cena me refirieron sobre un breve diálogo entre el Pontífice y su médico personal. Mientras lo curaba, el doctor Patrizio Polisca comentó: ‘Lo ve, Santo Padre porqué soy tan crítico con estos viajes’. Con aquella ironía que conoce quien lo frecuenta, Benedicto XVI le respondió: ‘también yo soy crítico de estos viajes’”.

Pero inmediatamente después, según el periodista, el Papa agregó, que le interesaba mucho recibir el abrazo del pueblo mexicano, aunque sabía que ya no tenía la fuerza física para afrontar viajes tan largos como éste. (Con información de agencias)



comentarios
0