aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Peritaje da revés a detector de droga

Laura Castellanos| El Universal
Lunes 08 de octubre de 2012
Peritaje da revs a detector de droga

ENJUICIADA. La hija de Juanita Velázquez muestra la foto de su mamá, presa en el Cereso de Atlacholoaya, Morelos . (Foto: JORGE SERRATOS / EL UNIVERSAL )

El primer peritaje de campo realizado al detector molecular GT-200, utilizado por el Ejército para localizar armas, droga y explosivos, dio como resultado que el dispositivo es un "fraude total"

[email protected] 

La noche del 9 de marzo de 2011 doña Juanita Velázquez pintaba su fonda en la zona industrial de Jiutepec, Morelos, cuando una decena de militares ingresaron e hicieron un cateo sin orden judicial. Nada encontraron. Salieron y detuvieron a una persona en un local cercano. Después regresaron a catear la fonda otra vez y extendieron su revisión al tejabán del patio.

De manera azarosa los soldados dieron con el veliz que una muchacha que trabajó en el negocio fortuitamente dejó encargado porque salía de viaje. No regresó. Cuando ellos lo abrieron, para sorpresa de la señora, encontraron una bolsa con pastillas que resultaron ser anfetaminas.

A ella se la llevaron detenida, pero es inocente. Esa es su versión. “No he mentido en nada”, dice la mujer desde el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Atlacholoaya, Morelos.

La versión del teniente René Espinoza y el cabo Israel Montoya, según la averiguación AP/PGR/MOR/CV /COE/ 045/ 2011, es que encontraron la droga no de forma circunstancial sino gracias al detector molecular GT-200, conocido en el Ejército como la ouija del diablo, pues al pasar frente a la fonda “dio positivo en la detección de anfetaminas”.

El caso está en la fase final de desahogo de pruebas en el Juzgado del Cuarto Distrito en Cuernavaca, pero la mención del GT-200 por parte de los militares posibilitó un hecho inédito y de relevancia nacional: al aparato antes cuestionado por científicos se le sometió a su primer peritaje de campo en México con la participación de éstos y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El físico molecular Alejandro Ramírez de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) fue el perito convocado en el juicio para probar la fiabilidad del GT-200 como evidencia para encontrar sustancias prohibidas.

Su dictamen del aparato fabricado por la empresa inglesa Global Technical LTD, que supuestamente detecta moléculas de sustancias prohibidas, hasta hoy se hace público: “Es un fraude total”.

Valoración

La prueba al GT-200 se realizó en la Academia Mexicana de Ciencias en la capital del país el 21 de octubre de 2011. Alejandro Ramírez y el físico Luis Mochán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) hicieron el protocolo y coordinaron su ejecución.

Mochán dice que el equipo se sometió a una prueba “doble ciego”, en la que el operador que lo usa no sabe de antemano dónde está escondida la sustancia.

El integrante de la Academia de Investigación Científica explica la naturaleza del experimento: “Si esto es un detector de sustancias, pues tráeme una sustancia de esas que dices que detecta, la escondemos y a ver si la encuentras”.

Si bien los científicos se negaron a difundir detalles del protocolo del peritaje y de sus resultados antes de que se dictaminara el juicio, EL UNIVERSAL tuvo acceso a dichos documentos.

El aparato, que consiste en un mango de plástico sin circuitos ni baterías, con una antena montada en un pivote, lo manipularon únicamente dos operadores militares que se turnaron en su uso.

Dos tenientes coroneles y dos policías ministeriales custodiaron el material a localizar: mil 630 cápsulas de Itrabil con Clobenzorex, 33 cápsulas de Obeeclox con Clobenzorex, 3 cartuchos calibre 9x9 mm y un cartucho calibre 0.380.

Se hicieron dos equipos conformados por un investigador y un operador militar. Uno de estos verificó el ocultamiento de los materiales dentro de alguna de las ocho cajas de cartón iguales y cerradas. El operador del otro equipo las buscaba.

Dos cámaras fijas y una cámara móvil filmaron todo el proceso.

Como “echar volados”

En la primera prueba se escondieron las sustancias a la vista de todos los participantes, incluso de los operadores. En cuatro, de cuatro búsquedas, el operador las encontró.

En el segundo experimento el operador no presenció el proceso de ocultamiento. La prueba se repitió 20 veces. Sólo en tres ocasiones el militar tuvo éxito. En el Análisis Estadístico de la Eficacia del GT-200, Ramírez y Mochán concluyen que “la probabilidad de haber tenido únicamente tres éxitos en 20 búsquedas es despreciable”.

Precisan: “El GT-200 señala la ubicación correcta de la muestra cuando el operador sabe dónde se halla escondida; cuando no lo sabe, no funciona en absoluto y sus resultados son consistentes con el azar”. En otras palabras, aseguran que la detección estadística del GT-200 es similar a la que se hubiera obtenido “echando volados” para elegir la caja con la muestra a buscar.

Para Ramírez, “el resultado dio lo que esperábamos, un palo sin ninguna tecnología adentro no es posible que detecte nada”. La antena del aparato señala a algún punto de forma horizontal por la fuerza de gravedad producto de movimientos imperceptibles de la mano.

Mochán destacó la importancia del peritaje porque “la Academia Mexicana de Ciencias ofreció diseñar un protocolo para que el Ejército mismo los pusiera a prueba y éste lo rechazó porque el contrato de compra-venta con la empresa les prohibía hacer pruebas”.

Los científicos consideran que el fraude está tan bien armado por parte de la empresa, que no sólo prohíbe que al equipo se le hagan pruebas científicas, sino que culpa a los operadores de los errores de detección.

Al final de la prueba un militar custodio le comentó a Ramírez: “Nos están mandando como carne de cañón, esto es una burla”. Pero uno de los operadores se ciñó al manual del GT-200, y convencido de su uso, se responsabilizó de los resultados fallidos porque tomó café en la mañana, lo que, según él, pudo alterar el campo energético de lectura del equipo.

El manual del detector asegura que este no funciona por una variedad de razones absurdas que enlista Mochán: si el operador está “nervioso, agitado, cansado, tomando medicamentos” o cualquier tipo de “sustancia” como el café. También los operadores argumentaron que su fracaso se debió a que quizá hubo televisiones o celulares encendidos en las casas vecinas, lo que interfirió en el funcionamiento del equipo.

Libertad esperada

Es un sábado radiante y doña Juanita Velázquez está sentada a la mesa del área del comedor para visitas en el Cereso. Es blanca, de talla menuda y cara redonda. Una leve cicatriz arriba de su labio superior prueba la operación quirúrgica que sufrió en la pubertad por nacer con labio leporino.

Viste una blusa y un pantalón amarillos, el color de las internas aún no sentenciadas. La visitan sus dos hijas y sus dos nietas. El lugar está lleno de familias. Entre las mesas deambulan muchachas muy jóvenes, guapas y arregladas, algunas sentenciadas a más de 40 años por delitos a la salud.

La señora lleva año y medio en reclusión y su expresión es grave, de angustia. Le pregunto sobre el uso del GT-200 en los cateos a su fonda: “En ningún momento vi ningún aparato”, responde. También rechaza ser narcomenudista: “Si yo anduviera en esas cosas, ¿yo hubiera debido siete mil pesos de renta y mil quinientos pesos de agua? ¡Claro que no! ¡Aún los debo!”.

Su abogado Juan Gabriel Vargas definió la estrategia de su defensa en dos vías. La primera, basada en la versión ministerial de los militares que afirmaron usar el GT-200 en los cateos.

Vargas solicitó a la jueza Griselda Sáenz Horta aceptar como evidencia un peritaje científico que probara que el aparato no funciona. La jueza lo aceptó y requirió al Ejército su participación. El abogado dice que la jueza debió hacer ese requerimiento a la Sedena en cinco ocasiones hasta que finalmente la institución lo aceptó.

La segunda vía tiene que ver con las pastillas del veliz. Vargas dice que el ministerio público es el que debe acreditar “si realmente la señora las tenía ahí, si realmente le pertenecían a ella o a un tercero y si realmente eran para la venta”.

Vargas considera que “no se podrá acreditar que mi clienta era narcomenudista. Confío en su inocencia y liberación”. La jueza dice, por su parte, que el caso está “en desahogo de pruebas y aún no hay fecha para su dictaminación”. No se pronunció sobre el análisis al GT-200.

Por lo pronto, la hija mayor de la señora, de nombre Denise, describe el drama familiar: ella está embarazada. Su marido de oficio mecánico y sus dos niñas, una con atrofia cerebral, se mudaron de Aguascalientes a Morelos para estar cerca de su madre y de la hermana con deficiencia mental.

Dice que los gastos del proceso judicial los endeudaron hasta el cielo. Además le preocupa la depresión de su madre: “A veces de a tiro se le ve muy mal, que no quiere comer, y a veces se le ve estable con la idea de que va a salir”. Afirma: “Y va a salir”. De la ouija del diablo, ni ella ni su mamá habían escuchado.



comentarios
0