aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Los Zetas” se fortalecen con “maras” en Guatemala

Romina Ruiz-Goiriena / AP| El Universal
Sábado 07 de abril de 2012
Los Zetas se fortalecen con maras en Guatemala

NEXOS. Autoridades guatemaltecas aseguran que “zetas” entrenan a “maras” en estados como Veracruz, Sonora, Chiapas y San Luis Potosí. En imagen de diciembre de 2010, armas incautadas en la provincia de Alta Verapaz. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Los Zetas quieren que los maras generen caos en ciudad de Guatemala, capital del país, para que distraigan las acciones y recursos de las autoridades y así asegurar el control de corredores terrestres rurales usados para el trasiego de estupefacientes con el apoyo de la inteligencia provista por una sofisticada estructura criminal local

GUATEMALA.— Durante años la pandilla Mara Salvatrucha ha controlado las redes criminales en las ciudades del país y son responsables de buena parte de las extorsiones, secuestros, asaltos y asesinatos ocurridos. Pero ahora las autoridades guatemaltecas advierten que el grupo de narcotraficantes mexicanos Los Zetas, que controlan zonas rurales de algunas provincias guatemaltecas, están reclutando a estos pandilleros para entrenarlos en campos paramilitares.

Los Zetas quieren que los maras generen caos en ciudad de Guatemala, capital del país, para que distraigan las acciones y recursos de las autoridades y así asegurar el control de corredores terrestres rurales usados para el trasiego de estupefacientes con el apoyo de la inteligencia provista por una sofisticada estructura criminal local, aseguraron autoridades.

Los mareros, por su parte, pueden mejorar sus operaciones delictivas y ganar más dinero con acceso a entrenamiento militar, armas de largo alcance y drogas para la venta o el consumo propio, dicen las autoridades. “En esta unión con Los Zetas, (la) Mara Salvatrucha tiene más capacidad de articulación, estrategia y más capacidad de maniobra”, dijo Estuardo Velasco, jefe coordinador de las fuerzas de tarea del Ministerio de Gobernación.

“Según fuentes de inteligencia policial, Los Zetas buscan reclutar a 5 mil colaboradores. La estrategia es que la Mara Salvatrucha concentre el caos en la metrópolis para que queden libre los corredores de droga en el interior del país”.

Los corredores a los que se refiere Velasco se encuentran entre las regiones de Izábal y Zacapa, que conducen hacia la costa Caribe, y entre Coban y Petén, del centro hacia el norte de Guatemala, y que las autoridades esperan intervenir a través de grupos especiales divididos por delitos: homicidios y sicariato, extorsiones, robo de vehículos, feminicidios, secuestros, y narcotráfico, según anunció el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla en enero pasado.

La presencia de los cárteles mexicanos en Guatemala, en particular Los Zetas, llevó al gobierno de Álvaro Colom a imponer estados de sitio en las provincias de Petén, en mayo de 2011, y en Altaverapaz en diciembre de 2010. El ministro López Bonilla dice que además de Los Zetas hay más grupos delictivos en territorio centroamericano.

“Son como 22 grupos en diferentes áreas”, dijo en entrevista. “El más importante y peligroso es el de Los Zetas porque al no sólo dedicarse a la narcoactividad, toman el control de la estructura criminal y se adueñan por completo de todo tipo de actividades”. “Ellos saben que el beneficio económico es grande y que Los Zetas, al ser un grupo extranjero, necesita de sus redes para aumentar su nivel operativo en Guatemala”, agregó Velasco que coordina los operativos policiales contra los grupos criminales del país.

La información de la alianza entre maras y zetas provino después del arresto de 50 personas vinculadas a la masacre ocurrida en una finca ganadera de Petén, el pasado 14 de mayo que dejó 27 muertos, 25 de ellos decapitados, según dijo a la AP un alto funcionario del Ministerio Público, cuya identidad reservamos por razones de seguridad. Esas evidencias materiales incluyen “escuchas de conversaciones entre los jefes más importantes de salvatrucha y zetas en la cárcel donde hablan de pactos”.

Los Zetas buscan integrar a la Mara Salvatrucha “por completo y les están brindando entrenamiento militar y adoctrinamiento político en campos mexicanos (en los estados de Veracruz, Sonora, Chiapas y San Luis Potosí)”.

Otras operaciones de inteligencia guatemalteca también han confirmado la nueva estrategia del cártel mexicano. Con el desmantelamiento de una banda de secuestradores y sicariato, las autoridades se enteraron de quién reclutó a “18 hombres para Los Zetas dándoles 5 mil quetzales (640 dólares), cada uno, con la intención de mandarle seis más”, dijo Estuardo Velasco.

A la fecha, autoridades mexicanas no han reportado que Los Zetas hayan reclutado o entrenado a maras en territorio mexicano. Lo que sí han dicho es que han tratado de reclutar forzosamente a inmigrantes centroamericanos en tránsito por México. La negativa a ser parte de ese cartel provocó, según las mismas autoridades, la masacre de 72 migrantes en agosto de 2010.

Entre 2010 y 2011, la Policía y la Armada mexicana desmantelaron campamentos de entrenamiento donde se encontraban miembros de Los Zetas en ranchos de Nuevo León. En el lugar también se encontraron rifles, chalecos antibalas, granadas y uniformes militares falsos. En uno de los operativos detuvieron a seis menores de edad.

Cambio de estructura

Velasco resaltó que pese a los vínculos estrechos que unen a los pandilleros el adoctrinamiento ideológico consiste en convencerlos de que al ser parte de Los Zetas pueden controlar todas las actividades criminales.

Al pasar a una segunda fase, integrando a la Mara Salvatrucha, Los Zetas están generando un cambio dentro de la estructura familiar de las pandillas que arribaron en la década de 1990 cuando EU aceleró las deportaciones de delincuentes.

Las maras trajeron a Guatemala, El Salvador, y Honduras sus hábitos brutales, lo que resultó en una creciente violencia en países donde había escasa presencia policial, impunidad y un sistema de prisiones inadecuado. “Ha incrementado aún más la brutalidad en los últimos ataques de Mara Salvatrucha contra otras pandillas como aquel a finales de enero en Villanueva (donde cinco personas murieron abatidas a tiros en una discoteca suburbana)”, dijo Velasco.

“Allí había una reunión de maras rivales. Entraron con fusiles para contraatacar a los que no se quieran alinear y esto sólo ha pasado después del vínculo con zetas”.

Agregó que producto de su entrenamiento, “la marca zeta se ve en secuestros por maras donde empiezan a cortar dedos y matar a choferes” y la incautación de “fusiles AR-15, M-16, AK-47, al igual que granadas de fragmentación de uso militar”.

Miguel Ángel Gálvez, juez de narcoactividad y delitos contra el ambiente del juzgado primero de primera instancia penal, asegura que los nexos son cada vez más evidentes en los casos que están procesando.

“Los Zetas ven a un grupo como las maras y agarran el control por completo”, dijo Gálvez. “(Cuando son capturados) llevan siempre una libreta donde tienen anotados a todas las personas que ellos les pagan y que roles fungen empezando por alcaldes, jueces y llegando a los criminales locales”.

Scott Stewart, analista de la compañía de inteligencia Startfor y antiguo encargado de seguridad diplomática de la embajada estadounidense en Guatemala señaló que “las pandillas están cada vez más dispuestos a trabajarles a Los Zetas (por) el poder económico de la organización criminal, pueden operar en países como Guatemala y abaratarle los costos al mercado local. Por ende hay un incentivo en pertenecer a la organización o arriesgar quedarse fuera del negocio por completo”.

Los Zetas se han abstenido de reclutar a pandilleros de La 18, pandilla nacida en Los Ángeles, porque no tienen el nivel de sofisticación de los maras, que cuentan con abogados y un modus operandi más compatible con el cártel mexicano.

“(La 18) se limita a pequeñas operaciones y extorsiones pero su capacidad operativa es más descifrable”, dice Velasco. “Por ejemplo, no hay coordinación entre el jefe de un barrio en la zona 18 y uno en Villanueva mientras que la Mara Salvatrucha tienen una estructura que se extiende con coordinación e inteligencia”.

Según un reporte por el Servicio de Investigación del Congreso estadounidense, La 18 nació como un grupo de otra pandilla, llamada Clanton 14, pero buscaban integrar a más inmigrantes e hicieron toldo aparte.

El FBI ha detectado la existencia de 65 mil miembros en 120 ciudades de 37 estados del país, citó el reporte.

Los Zetas nacieron de ex integrantes del extinto Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (Gafes), en México, con el propósito de crear el brazo armado del cártel del Golfo. Ambas organizaciones se separaron y Los Zetas se convirtieron en una de las organizaciones de crimen transnacional más poderosas del mundo.

Edgardo Buscaglia, catedrático experto en la Universidad de Columbia en Nueva York y presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México, resaltó que ingobernabilidad ha generado las condiciones idóneas para que organizaciones como los zetas suplanten al estado guatemalteco.



comentarios
0