aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Recluta narco a jóvenes de EU

Doris Gómora| El Universal
Viernes 30 de diciembre de 2011
Recluta narco a jvenes de EU

IMPUNIDAD. Rosalío Reta y Gabriel Cardona vivieron durante cuatro años en casas de seguridad que el cártel del Golfo tenía tanto en Estados Unidos como en México. (Foto: ESPECIALES )

La agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) informó que bandas mexicanas del crimen organizado están reclutando a jóvenes estadounidenses de entre 14 y 20 años para convertirlos en sicarios, en operadores tanto de narcotráfico como de trata de personas, además para extorsionar o secuestrar

[email protected]

A los 13 años de edad, Rosalío Reta dejó su casa en Texas para realizar sus primeras prácticas en un campo de entrenamiento del cártel del Golfo en Tamaulipas, y desde entonces fue conocido entre sus compañeros como El niño zeta.

Actualmente, Reta y su amigo Gabriel Cardona cumplen sentencias superiores a 80 años en prisiones de Texas por el asesinato de cinco personas, crímenes que cometieron tanto en México como en Estados Unidos durante los cuatro años —de 2002 a 2006— que estuvieron bajo las órdenes del cártel del Golfo y en especial de Miguel Treviño, identificado como Z-40 y considerado por el gobierno estadounidense como el segundo en importancia en la estructura de Los Zetas.

Desde que en 2006 la policía detuvo en Monterrey a Reta, los cárteles del narcotráfico mexicano decidieron cambiar el esquema y ahora entrenan dentro de Estados Unidos a los jóvenes que reclutan, destaca información de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

En San Diego, California, de un total de 5 mil jóvenes encarcelados, 10%, es decir, 550, han declarado haber trabajado en alguna ocasión con los cárteles, debido a que podían ingresar a México y regresar a Estados Unidos sin despertar sospechas, explicó Pedro Ríos, quien trabaja con la Oficina del Comité Americano de Amigos en Servicio.

Para las autoridades, el caso emblemático sigue siendo Rosalío Reta, un joven estadounidense de origen mexicano que vivía en Laredo, Texas, cuando en 2002, a los 13 años de edad, fue reclutado por el cártel del Golfo junto con su amigo Gabriel Cardona, entonces de 15 años, durante uno de sus múltiples viajes a México.

Ambos son considerados por autoridades de Estados Unidos como los “primeros ensayos” que realizaron los miembros del cártel del Golfo para obtener miembros operativos de Estados Unidos, y ahora son calificados como los sicarios estadounidenses más jóvenes sentenciados, indica la información de la Agencia Antidrogas.

La vida de lujos, autos, mujeres y fuertes cantidades de dinero en efectivo que le presumían a Reta otros jóvenes sicarios estadounidenses en fiestas o centros nocturnos de Nuevo Laredo, lo convenció de convertirse en un sicario del cártel del Golfo, y fue a través de ellos como pudo viajar de Estados Unidos a México para vivir una temporada y así empezar su entrenamiento.

Vendado de los ojos para no conocer el camino por el que se le trasladó al campo de entrenamiento tipo militar, en Tamaulipas, Reta llegó hasta un rancho donde comenzó el programa junto con otros 30 jóvenes aproximadamente, según dijo en sus propias declaraciones judiciales.

En campos itinerantes que montaban y desmontaban, durante seis meses Reta realizó su entrenamiento básico bajo la instrucción de ex militares mexicanos que formaron parte del “Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFES)” y que desertaron para formar parte del brazo armado del cártel del Golfo bajo el nombre de Los Zetas.

“Ex gafes los entrenaban en explosivos, en armas, en tácticas de mano a mano, inteligencia, cómo hacer entradas tácticas en residencias, cómo bloquear carros, hacer trampas para cometer los asesinatos”, explica en entrevista Roberto García Jr., detective del Departamento de Policía de Laredo, Texas, quien estuvo encargado del caso.

Tras su entrenamiento, el cártel del Golfo lo puso a prueba: Reta debía cometer su primer asesinato. El hombre atado que le pusieron de frente para ejecutarlo a sangre fría ante sus nuevos jefes, representó su graduación del entrenamiento.

Al ser ciudadanos de Estados Unidos, tanto Reta como su amigo Cardona pudieron cruzar la frontera con México constantemente, y durante cuatro años vivieron en las casas de seguridad que tiene el cártel del Golfo en ambos países, declaró Reta a la policía.

Entre 2002 y mayo de 2006, Reta y Cardona junto con ocho jóvenes más, algunos mexicanos que ingresaron ilegalmente a Texas, ejecutaron a miembros de las organizaciones rivales.

El trabajo más notorio que llevó a la detención de ambos se dio en Monterrey el 15 de mayo de 2006, a las 2:40 de la madrugada, en el centro nocturno El Punto, ubicado en la avenida Ruiz Cortines de San Nicolás de los Garza, en la zona metropolitana.

El grupo que encabezaba Reta llegó en una Ford Lobo negra y en un Bora Blanco, con placas de Tamaulipas. Tras matar a los guardias de seguridad que intentaron detenerlos, Reta y sus acompañantes arrojaron dos granadas de fragmentación en el interior del antro e inmediatamente dispararon con un AK47 y un R15 contra un grupo que se encontraba en el lugar.

Así dieron muerte a cuatro personas y lesionaron a 25 más, producto de las balas y esquirlas de las granadas. Al salir le dispararon a la patrulla municipal 277 y después huyeron del lugar. Horas más tarde fue encontrado el Bora blanco placas XCD 8121 de Tamaulipas, con dos AK47, pistolas 9mm, varios cargadores y granadas.

Días más tarde, Reta fue arrestado por la policía de Monterrey y permaneció en custodia hasta el 27 de julio —día de su cumpleaños—, fecha en que llamó por teléfono al detective estadounidense García y al agente de la DEA Chris Díaz para pedirles que lo recibieran en EU.

La razón de la entrega de Reta a las autoridades de Estados Unidos era una: el miedo que Reta tenía de ser ejecutado por otros zetas mientras permaneciera en el lado mexicano.

Conocedor de las reglas no escritas de Los Zetas, Rosalío Reta llegó a Texas para enfrentar un juicio por cinco homicidios comprobados, y en su celda de la Unidad Robertson, en la prisión de Abilene, Texas, aún sigue recibiendo rumores de que sus días están contados por fallarle al cártel del Golfo.



comentarios
0