aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Cargadas” tienen sólo fin mediático: analistas

Francisco Nieto, Francisco Reséndiz y Ricardo Gómez| El Universal
Martes 06 de diciembre de 2011
Cargadas tienen slo fin meditico: analistas

DIVISIÓN. En el PRD, los desacuerdos entre sus “tribus” complican la ejecución de “cargadas”, lo que existe son prácticas clientelares . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

La cargada, o apoyo de gobernadores, alcaldes, legisladores y de dirigentes de organizaciones a los más visibles aspirantes a las candidaturas presidenciales, sólo genera un efecto mediático sin repercusión en la obtención de votos, coincidieron académicos y expertos

[email protected]

La cargada es un instrumento utilizado por PRI y PAN para generar efecto mediático que, según analistas, no repercuten en votos e inhiben la decisión libre en los procesos internos de selección. En el caso del PRD, los desacuerdos entre sus corrientes internas complican su ejecución y lo que opera son las prácticas clientelares.

El PRI de ayer

Desde el año 2000, el PRI impulsó la competencia interna para definir a su candidato presidencial. Las cargadas son parte definitoria de su actualidad.

Los analistas John Ackerman y Alberto Aziz advierten que el apoyo de gobernadores, alcaldes, legisladores y líderes de sectores y organizaciones al virtual candidato presidencial priísta Enrique Peña refleja que “no existe un nuevo PRI”.

En contraste, Peña Nieto rechazó —la semana previa a su registro como precandidato único— que existiera una cargada a su favor, y argumentó que era una “expresión legítima de respaldo. La cargada, es una expresión denostativa”.

Pero para John Ackerman, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el PRI “nunca ha hecho procesos internos democráticos y competitivos, y la cargada tiene como finalidad enviar a las fuerzas internas mensajes que den claridad sobre quién manda y quién obedece”.

Con base en eso —agregó— las fichas se acomodan, según el interés de líderes partidistas.

Para Alberto Aziz, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, lo que se vivió en el registro de Peña Nieto “es como volver al museo, fueron como escenas del pasado, el PRI que se dice nuevo está retratado de cuerpo completo, como el PRI de toda la vida: los viejos liderazgos” rindiendo su apoyo al mexiquense.

Por ello, consideró que el PRI no muestra “ningún elemento de legitimidad democrática.

PAN hace lo que critica

A pesar de criticar las viejas prácticas del PRI, el blanquiazul las ha replicado. El politólogo de la UAM, Pablo Javier Becerra, afirmó que las cargadas, en particular a favor del aspirante presidencial Ernesto Cordero buscan generar la percepción de que es un aspirante “más fuerte” de lo que en realidad es.

Cordero ha tenido actos masivos y con cargada, por ejemplo, en Guanajuato. Al respecto, Becerra consideró que el PAN incurre en una “contradicción típica del partido opositor” que, antes de obtener el poder, critica al partido gobernante por ese tipo de prácticas y cuando lo obtiene repite lo mismo, porque la gente no acude de manera espontánea a sus actos.

Lorenzo Córdova, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, opinó que no hay un partido en México que esté exento de este fenómeno, aunque la cargada se acentúa en el PRI. Córdova y Becerra coincidieron en que la práctica no garantiza triunfos, es parte de la “escenografía política”.

PRD: “tribus” pelean poder

Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, aseguró que en su partido no existen las cargadas, aunque reconoció que sí hay prácticas clientelares con el propósito de hacer presencia en algunos eventos.

“Aquí no las ha habido, más bien han sido decisiones avaladas por los órganos de dirección del partido”, indicó.

No obstante, admitió: “Una cosa es que haya habido prácticas clientelares, corporativistas, para hacer presencias en algunos eventos, (pero) otra cosa son las cargadas; son dos cosas muy diferentes, y no estoy a favor ni de una ni de otra”.

El analista político Macario Schettino coincidió con Zambrano y añadió que el sol azteca es un partido con un corte corporativo, de masas, que suele hacer uso de los acarreos en su eventos públicos.

El experto explicó que por su conformación interna, en el PRD es complicado que se den las cargadas, ya que al haber muchas corrientes, con diferentes intereses, frecuentemente habrá grupos que no se sumen al apoyo de un candidato.

El clientelismo en la política nunca beneficiará a la democracia, porque implica siempre la relación entre un patrón y un cliente e implica intercambio de beneficios por votos, dijo.

Las asambleas informativas de Andrés Manuel López Obrador organizadas en el Zócalo o en el Monumento a la Revolución han puesto de manifiesto las prácticas clientelares reconocidas por los entrevistados.



comentarios
0