aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Plantea UNAM pacto nacional

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles, propuso al presidente Felipe Calderón formar grupos de trabajo para alcanzar este mes un acuerdo nacional, de corte político-social, que permita “dar un giro” a la estrategia de seguridad
Plantea UNAM pacto nacional

DIÁLOGO. El rector de la UNAM, José Narro Robles; el presidente Felipe Calderón Hinojosa, y el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, ayer en el Castillo de Chapultepec. (Foto: LUCÍA GODÍNEZ EL UNIVERSAL )

Martes 06 de septiembre de 2011 Nurit Martínez y Jorge Ramos | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, planteó al presidente Felipe Calderón integrar grupos de trabajo para que antes de que termine septiembre se concrete un acuerdo nacional, político y social, que permita dar un giro a la estrategia de seguridad.

En el Castillo de Chapultepec, el rector pidió el regreso de las Fuerzas Armadas a sus funciones naturales. “Sabemos de lo delicado del tema, sabemos que no es un asunto de voluntarismo, pero también estamos convencidos que conviene diseñar un plan para el regreso de nuestras fuerzas armadas a sus funciones naturales”, expresó Narro Robles.

Propuso que a lo largo de este mes se convoque a integrantes de las distintas fuerzas políticas para configurar “un grupo de trabajo, y que idealmente, en aquellos donde pudiera haber consensos, se pueda determinar a los responsables y los tiempos, para asumir los compromisos y mecanismo, dar seguimiento e informar a la sociedad”.

Calderón Hinojosa dijo estar convencido que para el Estado “no es opcional” combatir el crimen, y se pronunció por consolidar una verdadera política en seguridad, que trascienda gobiernos “y también las fronteras de los partidos políticos o de las ideologías”.

“Una política que no se agote en un solo nivel de gobierno, que no termine con una administración sino que vaya a todos los niveles, a todos los partidos políticos y trascienda los límites naturales de una administración pública”, ratificó el mandatario.

Después de poco más de tres horas en el diálogo con la UNAM, y de escuchar al rector, al ex procurador general de la república Sergio García Ramírez, al ex ombudsman Luis de la Barreda; a los especialistas en temas de seguridad Ernesto López Portillo, Guillermo Silva, y al abogado general de la UNAM, Luis Raúl González, el presidente Calderón resaltó las coincidencias entre lo planteado por su gobierno y el documento sobre Elementos para la construcción de una política de Estado para la seguridad y la justicia en democracia de la universidad nacional.

Crítica presidencial

Tras el reconocimiento, Calderón eludió el llamado del rector para convocar a un pacto social de cara a la lucha anticrimen, y demandó propuestas concretas, prácticas y realizables.

“Acepto y propongo que integremos un grupo que nos permita varias cosas, por ejemplo, depurar y llegar a coincidencias, valorar los consensos del documento. Ya hemos expresado nuestras preocupaciones, pero creo que los consensos son mayoría. Hagamos ese grupo y démosle la tarea de procesar sus consensos que nos permitan esbozar un documento final”, dijo Calderón.

El mandatario criticó que cuando supo —en los medios de comunicación— de la iniciativa de la universidad en la que se pedía un “giro inmediato” a la estrategia de seguridad, buscó la “carnita” en el texto y halló “algunas cosas que suenan más genéricas, más de propósito”, como el “giro inmediato” a la actual estrategia.

Aseguró que eso, más que giro, son los objetivos de lo que se está haciendo. “El asunto es de los cómos. Proteger la integridad de las personas es lo que todos queremos. Pero cuando hablamos de girar la estrategia para acá o para allá, creo que vamos buscando lo más concreto posible. Y quizá eso valdría la pena. Pero fuera de eso, creo que las demás premisas son compartibles por nosotros”, señaló.

De inmediato enumeró 10 coincidencias, en las que dijo se puede avanzar, tales como la realización de un diagnóstico estatal sobre la violencia; que la universidad encabece un foro sobre el debate de prevención, desde el enfoque criminalístico, sociológico; además de que esa institución elabore una encuesta sobre los actos de corrupción que más cercanía tienen a la población, entre otros temas.

Antes, reiteró que existe total disposición del gobierno mexicano para revisar, precisar y mejorar la estrategia de seguridad, “para verdaderamente adaptarla a las cambiantes circunstancias que se viven en el país”.

“Lo importante es estar siempre abiertos a nuevas ideas, que más allá de los lugares comunes y los propósitos generales, se traduzcan en propuestas concretas, prácticas, realizables y que verdaderamente puedan ponerse en ejecución”, agregó el Presidente, que estuvo acompañado por su esposa, Margarita Zavala.

Responde García Luna

Ante la propuesta de Narro para que las Fuerzas Armadas regresen a sus tareas naturales, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna dijo que éstas subsidian a estados y municipios.

“Hoy el gran el desgaste que tienen hoy las Fuerzas Armadas está ligado a tareas cotidianas que tiene que desempeñar en estados y municipios, en tareas de seguridad pública. Sin duda sería ideal que tuviéramos policías municipales capaces, con mejores perfiles, con capacidad técnica para combatir al crimen, que aún no tenemos”, sostuvo García Luna.

Al iniciar el diálogo, y con la presencia de los secretarios de Gobernación, Francisco Blake; de Seguridad Pública, Genaro García Luna; de Educación Pública, Alonso Lujambio; de Desarrollo Social, Heriberto Félix; del vocero de seguridad nacional, Alejandro Poiré, y la procuradora General de la República, Marisela Morales, el rector José Narro propuso “la pertinencia de celebrar un pacto político y social. Algunos de nuestros interlocutores les ha parecido que ya se ha hecho o que es volver la vista atrás. Para nosotros es el punto de partida para vislumbrar un porvenir más adecuado y pertinente”.

Describió que ese acuerdo nacional debiera suscribirse por la mayor parte de los actores y sectores involucrados en esta trama, “para generar consensos, dar un giro a las estrategias de seguridad, centrar en el combate a la impunidad, a la preservación de la integridad personal y a la defensa de los derechos humanos”.

Demandas académicas

Luego de describir las 36 propuestas agrupadas en cinco segmentos, el rector presentó 27 “propuestas concretas”, además del pacto político y social.

Sugirió contar con un programa para propiciar la permanencia y reinserción de los jóvenes en los sistemas educativo y laboral; organizar una defensoría de la juventud; establecer un registro nacional de víctimas y diseñar una legislación para la reparación del daño; otorgar la autonomía a la Auditoría Superior de la Federación, a los ministerios públicos y al Instituto Federal de Acceso a la Información.

En las propuestas, el rector enfatizó en la necesidad de elaborar una medición objetiva de las acciones de combate al lavado de dinero, que calificó incluso de “insustituible”.

Luis de la Barreda, director del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad, acusó que la coordinación entre las autoridades federales, estatales y municipales “ha fallado” y las acciones del Sistema Nacional de Seguridad son “insuficientes”, al reunirse cada seis meses.

De los puntos que generaron controversia entre ambas representaciones, uno fue el señalamiento inicial del rector Narro al presentar los “15 defectos de nuestras políticas públicas”, cuando demandó respeto a los derechos humanos y cumplir las sentencias de la Corte Interamericana en la materia.

“Estamos convencidos que se debe aplicar la ley con pleno respeto a los derechos de los seres humanos”, subrayó el rector. La afirmación tuvo respuesta más tarde de Calderón al negar que eso ocurra y argumentó que durante su gestión se produjo la reforma para garantizar el respeto a las garantías.

Incluso, el mandatario dijo que se ha negado a seguir la recomendación de quienes le han planteado hacer uso de sus facultades en el artículo 29 de la Constitución para suspender las garantías individuales en momentos difíciles. Indicó que se ha negado a ello porque “yo soy un demócrata”.

Otro de los puntos de debate fue cuando el rector afirmó que “existe desatención hacia la prevención” en el consumo de drogas, lo que generó la participación de los secretarios de Educación, Salud y Desarrollo Social, quienes enumeraron las acciones del gobierno al incorporar en las escuelas el tema, la recuperación de espacios públicos e incluso la elaboración de la Encuesta Nacional de Adicciones, en la cual, dijo el titular de Salud, José Ángel Córdova, los primeros datos revelan una reducción en el consumo de tabaco y cocaína.

Los especialistas Guillermo Silva y Luis Raúl González insistieron ante los funcionarios federales que la propuesta de la universidad no es un documento de reproches, descalificaciones, ni pretende regatear lo avanzado en la actual administración.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD