aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Luto por muerte de doña Amalia

Francisco Reséndiz| El Universal
Sábado 13 de diciembre de 2008

Multimedia:

  • Perfil: Amalia Alejandra Solrzano Bravo.
Murió Amalia Solórzano. Su discreción la convirtió en la mujer fuerte de una de las familias que han marcado el rumbo histórico del país en dos generaciones, y anoche, en sus funerales, logró el abrazo de quienes fueron adversarios políticos

[email protected]

Murió Amalia Solórzano. Su discreción la convirtió en la mujer fuerte de una de las familias que han marcado el rumbo histórico del país en dos generaciones, y anoche, en sus funerales, logró el abrazo de quienes fueron adversarios políticos.

Es la viuda de Lázaro Cárdenas del Río, madre de Cuauhtémoc Cárdenas y abuela del exgobernador michoacano Lázaro Cárdenas Batel. Ella bautizó la residencia presidencial como “Los Pinos”, encabezó la colecta para pagar la deuda de la Expropiación Petrolera de 1938 y recibió a los niños huérfanos de la Guerra Civil española.

Anoche, el presidente Felipe Calderón, acompañado por su esposa Margarita Zavala, su secretario particular, Luis Felipe Bravo Mena, y la secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota, llegó a la vieja casona del general Cárdenas, en las Lomas de Chapultepec.

En una visita de 10 minutos, el mandatario ofreció su pésame a la familia Cárdenas y montó, al lado de Cuauhtémoc Cárdenas, una guardia de honor al frente del féretro. Más tarde llegó Fernando Gómez Mont, titular de Gobernación, quien dijo que el mejor homenaje para doña Amalia es “seguir construyendo patria”.

Amalia Solórzano nació en Tacámbaro, Michoacán, en 1912. Era hija de un ranchero y comerciante, Cándido Solórzano Morales, y de una mujer dedicada al hogar y a la contabilidad de los negocios de su marido, Albertina Bravo.

Amigos de la familia narran que doña Amalia y el general Cárdenas se hicieron novios cuando en medio de la contienda electoral por el gobierno de Michoacán, el político-militar visitó Tacámbaro y le ofrecieron una comida en una huerta llamada “Los Pinos”, pero ante la negativa de la familia se casaron cuando concluyó su mandato en Michoacán, en 1932.

Mujer discreta que evitaba lujos, joyas y sombreros. Siempre mantuvo un bajo perfil y se abstuvo de participar en actividades públicas, luego cambio.

En 1938 encabezó en Bellas Artes la colecta pública para pagar la expropiación petrolera, y recibió a los “niños de Morelia”, huérfanos de la Guerra Civil española.

En noviembre de 2007 fue condecorada por España por arropar a exiliados de la dictadura de Francisco Franco.

 

Doña Amalia murió ayer, a los 97 años, en el DF, por complicaciones respiratorias.

Al filo de las 21:00 horas llegaron a los funerales el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, el dirigente del PRD, Jesús Ortega, el senador Graco Ramírez y Jesús Zambrano.

Por separado arribaron Guadalupe Acosta Naranjo, Porfirio Muñoz Ledo, Dante Delgado, Manuel Camacho Solís, Carlos Navarrete, Javier González Garza, José Narro, Raúl Álvarez Garín, Mario Saucedo, Marco Rascón, los priistas Francisco Rojas, Francisco Suárez y el ombudsman capitalino, Emilo Álvarez Icaza.

 

 



comentarios
0