aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Quieren sacudir corrupción en AN

Ariadna García| El Universal
Miércoles 19 de marzo de 2014

Video. Con un tope de gastos de 14 millones 971 mil pesos para cada candidato, el partido arranca su primera contienda en la que la militancia elegirá a su presidente; Madero inicia en Huehuetoca, Edomex, y Cordero en el DF, en pos del voto de 218 mil militantes

Quieren sacudir corrupcin en AN

CONTIENDA. Con un tope de gastos de 14 millones 971 mil pesos para cada candidato, el partido arranca hoy su primera contienda en la que la militancia elegirá a su presidente; Madero inicia en Huehuetoca, Edomex, y Cordero en el DF, en pos del voto de 218 mil militantes. (Foto: ESPECIAL )

Los candidatos a la presidencia del PAN, Gustavo Madero y Ernesto Cordero, inician este miércoles su campaña en busca del voto de los 218 mil militantes, con la promesa de combatir la corrupción interna. La elección se realizará el 18 de mayo

[email protected]

  El partido está viviendo "el parto de los montes"
Gustavo Madero, presidente con licencia
 
Gustavo Madero adelanta que en caso de que existan actos de corrupción dentro del PAN —luego de denuncias de “moches” para privilegiar empresas— se deben combatir, pero no utilizarse para golpear a una persona, un grupo o un partido.

El ex senador quiere ser reelecto en la presidencia nacional de su partido para continuar trabajando en la transición del PAN, la cual dice, no ha terminado.

“Hay quien quiere utilizar esto (el tema de la corrupción) como parte de la campaña, para señalar que hay buenos y malos, no creo que haya buenos y malos, todos somos seres humanos, que queremos lo mejor para México y que pensamos distinto, eso es válido, pero no hay dos categorías de panistas”, destaca.

Las acusaciones de corrupción están siendo investigadas a través de una comisión, dice Madero, que ya trabaja y da seguimiento a temas de presupuesto interno; trabaja en una iniciativa para el partido que permita tener mayor transparencia, vigilancia y rendición de cuentas, y busca si realmente existieron casos de corrupción.

“Cualquier prueba para poder actuar y presentarla ante las autoridades federales, estatales o partidistas”, expone.

Como parte de su propuesta, adelanta que pretende encontrar nuevos liderazgos y ser una oposición que imponga su agenda. Además, darle al partido, dice, una unidad de pensamiento y convertirlo en motor de cambios en el país, en cualquier terreno y cancha.

En entrevista, el presidente panista con licencia, asegura que su proyecto es el de darle mayor poder al militante, de ahí su impulso a la reforma de estatutos, para que hoy sea la militancia la que elija a su dirigente, y no los consejeros, como antes.

Madero visualiza una contienda en paz, en donde las nuevas reglas partidistas funcionen y no se contemple el regreso al viejo sistema de elección.

No deja de presumir que la elección del domingo 18 de mayo será democrática y un punto más al proceso de cambios que ha vivido el partido, porque votará la militancia y no una cúpula.

Prevé una elección con alta participación y civilizada, porque las reglas de la contienda están claras, lo mismo que los mecanismos que se implementarán. No atisba la necesidad de una regresión futura al método antiguo de selección de dirigencia —por el Consejo Nacional— porque la idea es perfeccionar la democracia interna.

Va por ideas y combate a corruptelas

Ante los más de 218 mil militantes que podrán sufragar en dos meses, Madero quiere quedar como el personaje de las ideas, de las propuestas, el que no hace críticas ni en defensa propia.

“El PAN hoy está viviendo el parto de los montes. Toda contienda es conflicto, es competencia, es contraste, yo ahí no advierto un problema”, ataja al referirse a la confrontación que vive su partido.

“Lo han querido comparar con las crisis que han tenido otros partidos o mi partido; no se equipara, de lo que estamos hablando es de una contienda, hablamos de dos proyectos, dos visiones distintas de cómo entender el rol del partido”.

Defiende el Pacto

Madero busca centrar la estrategia de trabajo a partir de temas que reflejen los principios e ideales del organismo. Quiere una unidad diversa, democrática, la que reconozca que los panistas son distintos, pero que muestra resultados.

“Que no se confundan: ni el Pacto por México fue idea del presidente (Enrique) Peña Nieto, ni del PRI, ni su formato ni su contenido, ojo, no se me vayan con la finta” asevera Madero Muñoz.

A sus 58 años de edad, 15 de ellos como militante, Madero quiere buscar la concordia, sin enojos, sin conflictos personales, pero sin acuerdo, en competencia.

Manifiesta que la contienda interna del PAN no es un asunto de conflicto personal contra alguien, simplemente es una competencia por una mejor democracia al interior del partido y terminar con lo que denomina la hegemonía priísta.

Es la búsqueda de la unidad, dice el dirigente con licencia, en donde se reconozca el pensamiento distinto y los resultados que se dan en mayorías.

Las críticas, expresa, son estilos personales de cada quien, formas de hacer campañas y no de gobernar, cosas distintas.

“Algunos le apuestan a ‘ya pónganse de acuerdo y hagan una negociación cupular’. No señor, hay que demostrar que en el PAN podemos ser democráticos a plenitud, al 100% y demostrar que la democracia funciona”, subraya Madero Muñoz.

Dice estar preparado, sin la estrategia de crítica ni golpes políticos, simplemente competir.

“Que va a haber críticas, que va a haber descalificaciones, bueno, eso ya es cuestión del modo personal de campañear, ya no es el estilo de gobernar sino el estilo, sino el modo personal de hacer campañas, cómo te quieres distinguir y cómo quieres convencer”, menciona.

Rechaza culpas

Ante acusaciones en su contra, asegura que no es responsable de haber perdido la Presidencia de la República en 2012, pues ello sería darse más importancia de la que tiene, se perdió porque el PAN —dice— se alejó de la ciudadanía.

¿Cree que lo quieren hundir?, se le pregunta a Madero.

—“No creo, yo creo que esos son arrebatos”, dice.

¿Debe favores?

—“No. Yo le debo el favor a todos los militantes, a los consejeros que votaron por mí... pero ser agradecido no quiere decir que estoy en deuda con alguna agenda en particular, que no sea la del partido”, rubrica el político chihuahuense.

(LEO MORALES / EL UNIVERSAL)

.........................

Dar poder al militante y atajar corrupción, metas
Ernesto Cordero, senador con licencia
 
Como parte de su propuesta para conseguir la presidencia nacional del PAN, el senador con licencia Ernesto Cordero apostará por el combate a la corrupción interna, porque —asegura— el partido no es “tapadera” de nadie, y siempre ha luchado contra el abuso y la utilización ilegal de recursos públicos.

“Seremos consecuentes y actuaremos con transparencia”, establece.

En entrevista, cercano al ex presidente Felipe Calderón y a su grupo, con apenas siete años de militancia acompañados de un rápido crecimiento en el servicio público, Cordero busca unir al partido, sacarlo de lo que él considera estancamiento, y desterrar esa cercanía con el PRI.

Su proyecto para rescatar al blanquiazul, detalla, se basa en tres pilares: recuperar los valores y principios del partido, en donde incluye la honestidad en la vida pública; el fortalecimiento institucional, el cual incluye voltear a mirar a los comités directivos municipales y estatales, olvidados —considera— y no tomados en cuenta para las decisiones importantes de la organización.

“Es nuestro propósito volver a fortalecer las instancias de decisión locales en el partido y respetar los estatutos y reglamentos”, señala Cordero.

Pero primero, ataja, “recuperar esos principios y valores que nos caracterizaban y defender nuestros logros como gobierno. Nosotros gobernamos bien y ahí están los resultados, hay que señalarlos; el PAN le ha cumplido a México desde la oposición y desde el gobierno”.

Con el respaldo de don Luis H. Alvarez, uno de los líderes panistas, Cordero buscará convencer que es la opción para que vuelvan a ganar la Presidencia de la República; que defenderá la agenda azul frente a otros partidos y, sobre todo, que escuchará lo que la militancia quiere.

“Este es un proyecto de unidad, es un proyecto de cambio, de muchos militantes que no están conformes en cómo se ha dirigido nuestro partido y con mucha alegría y mucho entusiasmo, quieren que las cosas retomen el rumbo, retomen color azul, retomen mística, retomemos principio, valores, volvamos a ser el partido creíble, que la gente vuelva a votar por nosotros”, expresa el aspirante.

Honestidad, la bandera

Instalado en su oficina de campaña en la Ciudad de México, apuesta a que el ingrediente principal es manejarse con honestidad; que ésta regrese a ser la base para que la militancia albiazul se sienta orgullosa de su partido.

Para Cordero, la unidad que busca es la de los militantes que no se ven, los que dan todo y nunca piden nada a cambio, que buscan la democracia, así como la defensa de las libertades.

La honestidad, asevera, se les ha olvidado a algunos panistas y por ello es que pagan justos por pecadores.

“Por eso se etiqueta al PAN como si todos fuéramos iguales y no, no somos iguales”, expresa.

No más verticalidad

Ex secretario de Hacienda y de Desarrollo Social durante la administración de Felipe Calderón, defiende que si bien su militancia es de casi siete años, desde hace 14 conoce al PAN, y coincide con su doctrina, principios e ideología, de lo que se empapó siendo asesor en la Cámara de Diputados entre 2000 y 2003.

Ahora trabaja para construir un partido del que todos estén orgullosos, regresar la mística de obtener un buen resultado a través del convencimiento de la sociedad.

“Un PAN donde la militancia tenga espacios de participación desde el subcomité más humilde en alguna sierra perdida, hasta el CEN. La militancia necesita de espacios de participación a la buena, ese es el PAN que estamos construyendo”, expresó.

Cordero Arroyo reitera que todos los militantes deben ser escuchados, y acusa que últimamente las decisiones se han tomado de manera unilateral, en el centro del país.

¿Usted no fue escuchado? —se le pregunta al panista.

“Me escucharon porque no les quedaba otra, porque era el coordinador parlamentario del PAN, nunca estuvieron de acuerdo y claramente actuaron en consecuencia, de manera unilateral con base en sus atribuciones”, responde.

Ahora peleará porque las decisiones del PAN no sean unilaterales, que la verticalidad desaparezca, y el andar del partido sea de la mano de la militancia.

Campaña de tierra... contra el PRI

Ernesto Cordero adelanta que su campaña será de tierra.

Asegura que va adelante en encuestas y no va a entrar a una guerra electoral, pero expondrá aquello en lo que no está de acuerdo y sobre todo exhibirá cómo se han llevado a cabo las cosas en el PAN. De entrada, si se le menciona a Gustavo Madero, lo que le viene a la mente es: PRI.

“Lamentablemente mucho de este ánimo y alegría que tienen los panistas que puedan las cosas cambiar, es que nos acercamos mucho al PRI y nos alejamos bastante de la mística panista de la cual nos sentimos muy orgullosos”, justifica.

De acuerdo con Cordero, se pueden hacer acuerdos, pactos, sin necesidad de perder la dignidad partidista defendiendo la agenda azul.

Apela a que la actual dirigencia de Cecilia Romero ponga cancha pareja en la contienda, en tanto, se dedicará a atraer el voto libre, sin movilización de estructura.

Cordero no lamenta que Josefina Vázquez Mota no se haya unido a su campaña, simplemente decidió no participar en la contienda, de ninguna manera, por el desacuerdo de la inequidad, la corrupción interna, entre otros.

Pero asegura que habla con ella. 

(RAMÓN ROMERO / EL UNIVERSAL)



comentarios
0