aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ahumada exige a PRD 200 mdp

Elena Michel| El Universal
Lunes 03 de marzo de 2014

El empresario Carlos Ahumada ahora vive en un Penthouse enclavado en la Recoleta, un barro argentino Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Por las calles se le ve con una playera de Los Verdes, el club de futbol que preside y unos lentes Prada Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Reveló en entrevista con EL UNIVERSAL que interpuso una demanda contra el PRD para solicitar el pago de una deuda por 200 millones de pesos Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

La deuda fue contraída cuando Rosario Robles era presidenta del partido Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Asegura tener un pagaré firmado por la actual titular de Sedesol Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Asegura haber sido víctima de un "operativo ilegal" para arrestarlo en el aeropuerto de la ciudad de México; pide la intervención de la CNDH Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Ahumada exige a PRD 200 mdp

SIEMPRE PRECAVIDO. El empresario Carlos Ahumada cuenta a EL UNIVERSAL que siempre lleva consigo un amparo para evitar ser detenido. (Foto: ARIEL OJEDA / EL UNIVERSAL )

A una década de que se difundieron videos en los cuales entrega dinero a figuras perredistas, el empresario Carlos Ahumada Kurtz da a conocer que interpuso una demanda contra el PRD para exigir el pago de más de 200 millones de pesos

[email protected]

BUENOS AIRES, Argentina.— A diez años de los videoescándalos, el empresario Carlos Ahumada Kurtz no olvida. Una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), emitida el 29 de mayo de 2013, que permite embargar prerrogativas a los partidos políticos cuando éstos deban dinero a particulares, lo motivó a interponer una demanda contra el PRD y su entonces presidenta nacional, Rosario Robles, para exigir el pago de más de 200 millones de pesos que él le prestó al partido para saldar deudas de 2003 y 2004.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Ahumada dice que tiene en su poder un pagaré firmado por la actual secretaria federal de Desarrollo Social.

El empresario relata que el 24 de julio de 2013 comentó este tema durante una cena con un amigo, quien a su vez transmitió el mensaje a Rosario Robles.

“Le comenté (a mi amigo) que tenía los papeles que ella (Rosario Robles) me había firmado, finalmente reconociendo todas las deudas que yo había pagado a nombre del PRD y el dinero que le había prestado. Le dije que no me interesaba generar problemas, ya he tenido muchos. Pero sí me gustaría que lo supiera, y me gustaría saber qué piensa”, recuerda durante la conversación.

¿Quiere que le paguen?

Obviamente, que me paguen o por lo menos que me digan perdóname la deuda, o que me digan olvídate de esa deuda, pero algo...

“(Mi amigo) dice que la vio (a Rosario Robles) esa misma noche y que se puso furiosa, furiosa. Yo al día siguiente salí a Estados Unidos con mis dos hijos y Cecilia (Gurza, su esposa)”, cuenta Ahumada.

Cuatro días después del supuesto enojo de Robles, el empresario regresó del viaje familiar a Las Vegas. Ese 28 de julio, cuenta Ahumada, un fuerte dispositivo de agentes de Migración, Policía Federal e Interpol lo mantuvo aislado durante varias horas, con la intención de reaprehenderlo.

Luego de que Ahumada mostrara un amparo, los agentes lo dejaron en libertad. “Yo duermo con el amparo”, dice. Y desde ese día, el argentino no ha pisado territorio mexicano por temor a que lo lleven preso “con cualquier pretexto”.

En agosto del año pasado, Ahumada Kurtz inició una queja por estos hechos ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), cuya copia tiene EL UNIVERSAL, y pidió al presidente del organismo, Raúl Plascencia, dar avances de la investigación.

En el documento enviado a la CNDH, Ahumada asegura que fue víctima de un “operativo ilegal”.

En 2004, Carlos Ahumada filmó a René Bejarano —operador político del entonces jefe de gobierno capitalino y aspirante a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador— y a otros perredistas recibiendo fajos de billetes, lo que cimbró a la administración local y derivó en un conflicto diplomático entre México y Cuba.

El argentino presume que aún tiene más videos en su poder. En su libro Derecho de Réplica explica que la primera reunión que grabó fue una que sostuvo con Rosario Robles, regresando de un viaje en 2003. En la grabación, que no ha sido dada a conocer, la entonces presidenta del PRD admitiría la deuda en cuestión.

Refugiado en Argentina

El empresario vive en un Penthouse de dos plantas, enclavado en el barrio Recoleta, una zona exclusiva de la capital argentina, que evoca la colonia Polanco del Distrito Federal. En el apartamento se observa a cuatro empleados: dos empleadas domésticas, su secretaria particular y un chofer.

A la reunión también asiste un camarógrafo contratado por Ahumada, quien graba la conversación con EL UNIVERSAL. Durante el encuentro, el argentino mantiene la sonrisa, posa para la cámara. Su cutis no refleja los estragos de esos 50 años de vida. El outfit formal, la corbata amarilla. Cuando camina por las calles de Buenos Aires prefiere una playera de Los Verdes, el club de futbol que preside, y unos lentes de sol marca Prada.

Suelta una tremenda carcajada cuando le preguntamos si se considera uno de los villanos famosos en México, pero su rostro palidece cuando hablamos de su estancia en Cuba, en 2004.

Con frecuencia viaja 800 kilómetros, a la provincia de San Luis, ya que es presidente del equipo local, Club Sportivo Estudiantes, al que busca llevar a primera división en el mediano plazo.

Y cuenta que emprenderá una nueva aventura económica: abrir una planta de energía solar.

“Ya hay un trámite de demanda”

Carlos Ahumada estuvo preso casi cuatro años por cometer un fraude a la delegación Gustavo A. Madero, ya que según la Contraloría general se le pagaron 32 millones de pesos por obras no ejecutadas. Fue liberado en mayo de 2007 con la condición de reparar el daño con el pago de 21 millones de pesos; pero el empresario se amparó contra esta última medida.

¿Parece que todavía muchos le tienen miedo a Ahumada?

Lamentablemente sí, no entiendo por qué. Se preocupan mucho por mí. No pretendería que me envíen un mail, pero que me dejen en paz, que me dejen vivir tranquilo.

¿Tiene pruebas documentales del dinero que le debe Robles?

Sí, incluso, ya se iniciaron los trámites judiciales y seguramente en este año va a haber noticias.

¿Ya la demandó?

Así es, no te puedo dar más datos porque me lo recomendaron los abogados, pero sí ya hay un trámite de demanda, pero no a Rosario Robles especialmente, porque ella no lo firmó a título personal solamente, sino a nombre y como presidenta del PRD.

¿O sea demandó al PRD para que le pague de su prerrogativas?

No sé cuál será la consecuencia, pero que me devuelvan lo que en su momento yo pagué a nombre de ellos (del partido).

¿Qué cantidad es?

Mucho dinero, en la actualidad no sé porque se firmó en su momento, era pagadero a un tiempo, más los intereses.

Pero, ¿cuál es la cantidad inicial?

Unos 200 millones de pesos.

“Empezó una extorsión del GDF”

Ahumada Kurtz reveló en su libro Derecho de Réplica que la difusión de los videos había sido planeada por el ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y el panista Diego Fernández de Cevallos, con el aval del entonces presidente de la República, Vicente Fox Quesada (2000-2006).

¿Por qué tanto dinero al PRD?

Por tonto, por ingenuo. No debí haberlo hecho, pero como para mí el dinero no ha sido una cuestión en mi vida, no vivo para el dinero. El dinero no toma las decisiones de mi vida, y como empresario debí haber dicho “no puedo apostar por un proyecto o por las personas en las que creo”, debí cuidar más la cuestión empresarial, lo hice más por sentimiento.

¿Conoció al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas?

Conocí al ingeniero Cárdenas a través de Lázaro Cárdenas, pero de una manera efímera, y no hubo relación con él. Con quien tuve relación, y muy buena, tengo buen recuerdo de él, fue con su hijo Lázaro Cárdenas Batel, con el cual hay buena relación.

¿Cuándo decide grabar?

A los pocos meses René Bejarano, entonces secretario particular del jefe de gobierno, me llama a su oficina, me contactó, porque sabía que yo tenía muy buenos contratos en el gobierno, le habían hablado de mí, y empezamos a tratarnos.

En la segunda reunión, me pide que lo apoye con 50 mil pesos para unos comités ciudadanos, y me dice que me puede ayudar mucho.

Yo no necesitaba que me ayudara nadie, porque vuelvo a repetir, había trabajado —como cualquier empresario de la construcción y servicios— en el gobierno del DF varios años, pero no tuve inconveniente, y se los presté.

¿Y qué pasó después?

Empezó una extorsión, me llegaron auditorías a las compañías a través de la Contraloría del gobierno del Distrito Federal, encabezada por Bertha Luján, sin fundamento ni razón, pero llegaban.

¿Cuándo se quiebra la relación con López Obrador?

El punto de clímax es cuando ganamos la licitación del segundo piso (del Periférico), ganándole a otras, y sale Andrés Manuel diciendo que no se le iba a dar a la compañía porque estaba sospechada, sin ningún argumento, sólo dijo que estaba sospechada porque había irregularidades. Y lo hizo porque sabía que ya había una disputa muy clara entre el grupo Rosario Robles y (Cuauhtémoc) Cárdenas con Andrés Manuel y René Bejarano. Ahí se quiebra; yo estaba del otro lado de los que eran la autoridad en ese momento.

¿Por qué decide grabar a los perredistas?

El dinero que se había prestado por el problema que tenía Rosario Robles, ya como presidenta del PRD, el apoyo a las campañas que ella me pidió, que finalmente acepté, por también compartir la idea de lo que se perseguía con el partido y esa situación. Pero fue a carácter de préstamo, ganaron. Vinieron las elecciones de 2003, me hice cargo de gastos de campaña, cargo de deudas que tenía el PRD con anterioridad, como por ejemplo, la deuda de Televisa, que fue de la campaña de Andrés Manuel, pero si no se pagaba esa deuda no podían salir los comerciales de los candidatos del PRD. Fui concretamente con Bernardo Gómez y me hice cargo de la deuda.

“Salinas me utilizó”

Carlos Ahumada afirma que fue un error confiar en el ex presidente Carlos Salinas. “Me utilizó”, dice durante la entrevista.

¿Cómo conoció a Carlos Salinas de Gortari?

Fue él quien me buscó. ¿Te acuerdas de Javier Solórzano?, el director de El Independiente, él me dijo: conozco una persona que te quiere conocer, es un abogado muy bueno y muy amigo de Salinas, Juan Collado.

¿Carlos Salinas de Gortari ya sabía de los videos?

No, para nada. Además, yo creo que ni existían los videos o deben haber sido contemporáneos, una cosa de la otra. Yo conocí a Carlos Salinas en 2003, más o menos fue cuando yo empecé a grabar. Además, yo lo traté de manejar de la manera más discreta posible. Entonces voy a ver a Salinas.

¿Y de qué hablaron?

Él estaba muy interesado en Rosario Robles, él me pide una reunión con ella, y me da un libro para ella y subraya una frase.

No estaba interesado, eso le salió un poco más adelante, no en los videos, sino en poderse reunir con Rosario Robles.

¿De él fue la idea de difundir los videos?

Sí, de él.

¿Dónde vio el video de René Bejarano?

No lo vi, yo ya estaba en Cuba.

Y asegura que tampoco debió irse a Cuba a refugiar cuando salieron estas grabaciones. Lo mejor —dice— hubiera sido viajar a Argentina, donde por su origen habría recibido más protección.

“Viví un secuestro en Cuba”

“Irme a Cuba, por ejemplo, fue una torpeza total y absoluta. Si yo me hubiera venido a Argentina no hubiera pasado nada de lo que viví ahí ni el calvario que pasaron mis hijos. Aquí me podría haber defendido mucho mejor, haber podido hablar, porque las leyes de Argentina, aquí hubiera estado sin ningún problema, inclusive en Estados Unidos”, refiere.

¿Qué vivió en Cuba?

En la cárcel sí viví cosas muy fuertes, cuando estuve los 30 días en la cárcel militar de Cuba. Interrogado por el teniente coronel Estrada, que dicho por el mismo sistema es uno de los más duros interrogadores del sistema de Castro, te imaginarás que no es nada, ninguna perita en dulce.

¿Hubo maltrato?

Totalmente, sí hubo maltrato y además —no lo digo yo, sino especialistas— simple y sencillamente la denigración a la persona.

Para empezar no fue una detención normal, fue un secuestro. Me encapucharon, me subieron a un coche, los primeros días fue un cautiverio, yo pensé que me habían secuestrado. No me llevaron a la cárcel militar, ni me dijeron “esta es la orden de aprehensión”, no llegaron militares. Llegaron personas de civil y me levantaron de la cama y me llevaron encapuchado al campo —después entendí qué era el campo— y ahí me tuvieron. Después me empezaron a interrogar sobre mil cosas. Me decían que me iban a matar.

¿Nadie lo visitó?

A los seis días me dicen te vamos a transportar y ya me llevan a la cárcel militar y a los dos días puedo ver a la cónsul de México, quien pide verme. Luego a Juan Collado, que después de unos días me doy cuenta que fue a verme no porque le preocupara mi situación ni mucho menos, sino que me pide callarme, que no hable y me pide además dónde hay más videos.

¿Hay más videos?

Sí, son muchísimos más. Hay muchísimas cosas.

Pero, ¿usted los tiene?

Sí.

“No amé a Rosario”

¿Cuba tiene algunos videos?

Lo que se quedó Cuba se lo quedó. Como por ejemplo a mí me achacan la indiscreción de haber publicado en el libro la carta de Rosario Robles. Yo no la publiqué, fue una carta que ella hizo, le nació hacerla una noche antes de irse de Cuba a Michoacán, a refugiarse con Lázaro Cárdenas, y escribió la carta, y a los dos o tres días me detienen y toman todas las cosas los cubanos, y mandan todo a la PGR y René Bejarano ve la carta en el expediente, y él la hace pública

¿Estuvo alguna vez enamorado de Rosario Robles?

Definitivamente creo que no, creo que la quise muchísimo, compartimos momentos muy bonitos, pero he estado enamorado en mi vida, y si lo comparo con eso, no estuve enamorado, pero sí tuve un gran sentimiento por ella, no lo niego, nunca lo he negado, además se lo expresé a ella y además, ella misma en la carta lo deja muy claro: puros cojines buenos de tu parte, y ninguno del mío. Ella usa (la referencia de) los cojines, porque su psicóloga le había dicho eso, cuando fue a una terapia, y la psicóloga le dijo, sobre una persona en concreto: “pon los cojines buenos que pienses sobre esa persona, y los cojines malos, haciendo un balance”, como ella misma me había hecho esa referencia, lo pone en la carta, sobre mi persona. Me imagino que alguien que hace cosas buenas por una persona, obviamente tiene un gran sentimiento. Pero contestando a su pregunta, no.

“Alegría que no ganara AMLO”

¿Cómo vivió el 2006?

Estaba preocupado de que no ganara Andrés Manuel, porque si ganaba me iba a quedar refundido en la cárcel 200 años más, eso es lo único. Me dio cierta alegría que no llegara él por una cuestión desde mi punto de vista personal.

¿Qué opina de René Bejarano?

Que es una persona muy hábil, de la leche Bety, se repuso, llegó a ser presidente de la Asamblea (Legislativa del Distrito Federal), y hoy sigue operando, dicen que es una de las fuerzas del poder más importantes y que el gobierno del DF tiene que negociar con él. Es una persona muy hábil, salió exonerado de lo que era una situación imposible, es hábil.

¿De Carlos Salinas de Gortari?

Me parece una persona también muy hábil, muy inteligente. Me utilizó en toda la extensión de la palabra, y me dijo lo que iba a hacer, que era sacar a su hermano (Raúl) de la cárcel, lo sacó, era parte de lo que había negociado con Fox. Es una persona que alcancé a ver en el transcurso del tiempo, muy vengativa, muy rencorosa.

¿Y de López Obrador?

A pesar de que considero que hubiera sido lo peor, y que hubiera sido un peligro para México, pero dentro de todo fue frontal y sincero, porque no fue como los otros que me atacaron por las espaldas. Congruente para todo, él veía actos de corrupción y los justificaba... En realidad tal vez podríamos decir que es cínico.



comentarios
0