aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El perdón no llegó; Tamayo, ejecutado en Texas

Natalia Gómez Quintero Enviada| El Universal
Jueves 23 de enero de 2014

Video. Pasarán unos cinco días para la repatriación del cuerpo de Édgar a Miacatlán, Morelos, donde viven sus padres, quienes hasta antes de las 5 de la tarde de este miércoles lograron escuchar por última vez a Édgar vía telefónica

El perdn no lleg; Tamayo, ejecutado en Texas

TESTIGOS. Compañeros del policía asesinado en 1994 se apostaron a las afueras de la prisión de Huntsville, Texas, donde el mexicano recibió la pena capital. (Foto: LUIS CORTÉS / EL UNIVERSAL )

Una apelación de última hora fue rechazada por la justicia de EU; la inyección letal se le aplicó al mexicano 3 horas después de lo previsto. México llamó a evitar nuevos casos que contravengan fallos de la Corte Internacional de Justicia

[email protected]

HUNTSVILLE, Texas.— “Siempre hay fe y esperanza”, eso dijo su padre Héctor a las 11:30 de la mañana afuera de la prisión de Polunsky, en Livingston, donde visitó por poco más de dos horas a su hijo Édgar Tamayo.

El señor Héctor conservó la esperanza junto con unos 20 familiares más, hasta el último minuto, de los 180 que fue retrasada su ejecución, prevista para las 18:00 horas, debido a un recurso interpuesto ante la Suprema Corte por sus abogadas.

Se resguardaron en una casa de una Organización no Gubernamental ubicada a unas calles de la prisión de Walls, donde tíos, primos, hermanos, hijas, padre y madre y su nieta de seis meses esperaban el aviso para ir a recoger los restos del mexicano que el 31 de enero de 1994 fue acusado de asesinar al policía Guy Gaddis.

A petición de Édgar, ningún familiar suyo, ni autoridades mexicanas, ni las abogadas de su defensa estarían presentes en su muerte anunciada. En este día su padre Héctor no quería declarar más a la prensa. “Ya lo que hablamos ya pasó, ya llegó el día”. Las oraciones y cantos afuera de la prisión hacían creer que se alcanzaría el milagro.

Héctor había establecido desde unos días antes exactamente lo que quería hacer cada uno de los tres días previos a su muerte. Todo estaba establecido en una especie de horario día por día. El nombre del documento es “reloj de la muerte” (death watch).

Aproximadamente a las 20:50 horas se informó que la Corte Suprema de Estados Unidos había rechazado los recursos legales para suspender la ejecución de Tamayo.

El protocolo de la muerte se inició y un estruendo provocado por el tronido de los escapes de policías en retiro dio paso a una simbólica celebración que realizaron los ex compañeros de Gaddis en apoyo a la familia que desde las 5 de la tarde llegó al lugar para presenciar éste, al que llamaron los defensores de derechos humanos, “asesinato legal”.

Los testigos de la ejecución, entre ellos cinco reporteros, alcanzaron a escuchar el ruido de afuera del edificio de la prisión de Walls, donde Tamayo dijo, horas antes “20 años ha sido mucho, estoy listo”.

Presenciaron su muerte 31 personas, entre ellos cinco familiares de Gaddis. En el procedimiento una inyección con una fuerte dosis de Pentobarbital en el brazo de Tamayo, a quien minutos antes le preguntaron si quería decir sus últimas palabras: “mnmn”, musitó para expresar su negativa.

La dosis letal fue inyectada a las 9:15 de la noche y fue declarado muerto a las 9:32. No hubo palabras de Édgar, pero tampoco ningún movimiento. Permaneció con los ojos cerrados. “Si puede quedar de consuelo para la familia de Édgar, parecía que estaba tranquilo”, dijo Patricia Estrada, reportera de Semana News de Houston, al término de la ejecución, donde estuvo como testigo.

Unos 50 reporteros esperaron afuera la confirmación. Salieron los voceros del Departamento de Justicia de Texas para hacerlo oficial. La madre Gayle Gaddis y el hermano Gary dieron unas palabras a la prensa, a la que le agradecieron que este proceso hubiera concluido y enviaron sus condolencias a la familia de Tamayo.

“Espero que este acontecimiento no separe a nuestras comunidades, porque lo único que buscamos es la justicia”, dijo Gary en español.

Pasarán unos cinco días para la repatriación del cuerpo de Édgar a Miacatlán, Morelos, donde viven sus padres, quienes hasta antes de las 5 de la tarde de ayer lograron escuchar por última vez a Édgar vía telefónica, él desde la prisión y ellos desde la casa que les prestaron. Por la mañana estuvieron sus padres y sus hijas cuatro horas con él en la prisión de Polunsky. A las 2 de la tarde llegó a la prisión de Walls, donde hubo esperanza por algunas horas.



comentarios
0