aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Crónica Mancera, de la tribuna de Donceles a la pasarela popular

Juan Arvizu| El Universal
Miércoles 18 de septiembre de 2013

Video. El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, entregó su Primer Informe de Gobierno en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Durante su comparecencia habló del rumbo de la ciudad y del trabajo que se hizo durante su casi primer año de gestión

<b>Crnica</b> Mancera, de la tribuna de Donceles a la pasarela popular

PRESENCIA. En el Informe estuvieron los gobernadores de Chihuahua, Puebla, Guanajuato, Baja California (electo), Aguascalientes, Estado de México, Morelos, Tlaxcala, Tabasco, Sonora, Chiapas, Hidalgo y Sinaloa. (Foto: LUCÍA GODÍNEZ / EL UNIVERSAL )

Sin la parafernalia del poder político

[email protected]

Por dos minutos, Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe de Gobierno del Distrito Federal, levanta la voz desde la tribuna de Donceles, de frente al pleno de la 6 Legislatura de la capital, y se refiere, sin mención específica, a las manifestaciones y bloqueos de las últimas semanas.

Apenas asoma el tema —“no promoveremos escenarios violentos ni caeremos en provocaciones…”—, y la bancada perredista, que es mayoría en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, abre una estruendosa ovación que lejos de apoyar, interrumpe al orador.

Mancera regresa al renglón para reiniciar y decir la idea entera de que no caerá en provocaciones, y completa: “…que nos orillen a tomar decisiones equivocadas”.

Habla en la misma tribuna donde Gustavo Díaz Ordaz, en 1969, en su quinto Informe de Gobierno, dijo 22 palabras para la Historia con voz metálica: “Asumo la responsabilidad ética, moral, jurídica e histórica con relación a los hechos ocurridos el año de 1968”.

En aquel entonces, la inmensa mayoría priísta se puso de pie y tributó a Díaz Ordaz un eterno aplauso, al que el presidente respondió con su ademán de brazos abiertos, manos tendidas, mirada filosa alzada.

Entonces, Mancera tenía casi tres años de edad, y hoy, a los 47 años, es el gobernante de mayor relieve después del Presidente de la República, y tras interminables deliberaciones con la CNTE, entrega su primer Informe.

A su lado derecho está el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Han hablado antes en un salón con gobernadores asistentes, y lamentan los desastres por los meteoros “Ingrid” y “Manuel”, que reducen la línea de invitados del doctor en Derecho Penal, sin partido, como se ve en la calle, sin adeptos a él.

Están presentes 13 gobernadores, y en su relación el primero es Eruviel Ávila (PRI), del Estado de México); los presidentes del PRD, Jesús Zambrano, y del PAN, Gustavo Madero; el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el diputado Ricardo Anaya (PAN), y el del Senado, Raúl Cervantes. Los senadores Emilio Gamboa (PRI), Jorge Luis Preciado (PAN), Miguel Barbosa (PRD); los diputados Silvano Aureoles (PRD), Arturo Escobar y Vega (PVEM).

El mayor liderazgo invitado es Cuauhtémoc Cárdenas, en el lugar preferente de la primera fila, en la que está Porfirio Muñoz Ledo. En la sala, otros personajes, como Isabel Miranda y Alejandro Martí; el empresario Claudio X. González, la intelectual Guadalupe Loaeza. También asistió el director del Sistema de Transporte Colectivo, Joel Ortega. El ausente es Marcelo Ebrard Casaubon.

La pasarela popular

Mancera se mueve sin las maneras de quienes lideran multitudes. Camina por la valla en Donceles. La gente lo saluda, responde con atención a los contingentes de Víctor Hugo Lobo, el presidente de la ALDF.

Llama la atención Miguel Ángel Osorio Chong, quien es reconocido por la gente de la valla, que dice ser “de la banda”; una de las asistentes lo saluda al paso: “Adiós, bizcocho”, grita entusiasmada.

Osorio Chong sigue. Le piden fotos. Acepta. Avanza. En la escalinata de la ALDF despide a Luis Felipe Puente, coordinador Nacional de Protección Civil. Instruye: “Échale todo, que no falte nada”, a los damnificados por las lluvias.

Las pícaras vallas del primer Informe desgranan silbidos sexys a la vista de damas, como esa curvilínea de vestido naranja y zapatillas altas, que puso a carburar el ingenio de microbuseros y ambulantes.

Pasa Emilio Gamboa, que recibe saludos de jóvenes y viejos. Manuel Camacho, que saluda sin prisas. Jesús Zambrano, feliz: “Quién dijo que no nos quieren”; Ricardo Anaya (PAN), que regresa sus pasos a atender a quien le llama a la distancia; Alejandra Barrales, Fernando Zárate, Esthela Damián Peralta, Aleida Alavez.

Al entrar al salón de sesiones, Mancera estrena estilo, sin prisa saluda, se adentra entre curules, escucha, sigue adelante. Y de salida, lo mismo, con fotos para el recuerdo. Ya en la escalinata, donde la valla pícara espera, se despide con un ademán a “la banda”, y se va por la acera del Teatro de la Ciudad. Mancera, un estilo sin parafernalia del poder político.



comentarios
0