aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El misterioso vuelo de Caro Quintero hacia Costa Rica

José Meléndez / Corresponsal| El Universal
Sábado 17 de agosto de 2013
El misterioso vuelo de Caro Quintero hacia Costa Rica

VUELO. Esta es la aeronave Commander 8-40 de Servicio Aéreo Costeño (SACSA), matrícula TI-AQM que utilizó Rafael Caro Quintero para viajar. (Foto: ESPECIAL )

El viaje abrió uno de los capítulos de mayor secreto e intriga en la historia política, policial y judicial de Costa Rica

[email protected] 

SAN JOSÉ.— El viaje misterioso se dio al atardecer del domingo 17 de marzo de 1985.

A las 16:45 horas de ese día, y en un avión Commander 8-40 de la empresa costarricense Servicio Aéreo Costeño (SACSA) y matrícula TI-AQM, el narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero aterrizó en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, a unos 20 kilómetros al noroeste de esta capital, y abrió uno de los capítulos de mayor secreto e intriga en la historia política, policial y judicial de Costa Rica

Acompañado de Sara Cosío —sobrina de Guillermo Cosío, ex gobernador de Jalisco— y de varios colaboradores, el capo llegó procedente de Mazatlán, Sinaloa, y en una nave al mando de los pilotos costarricenses Werner Lotz —dueño de SACSA— y Hugo Miranda.

Años después, Lotz purgó prisión en Estados Unidos por narcotráfico, quedó libre y vive en Costa Rica.

Rafael Caro Quintero, entonces de 32 años, llegó con Cosío, de 16, presuntamente secuestrada por el sinaloense, y con los mexicanos José Albino Bazán Padilla —su más estrecho subalterno—, Juan Carlos Campos, Rodrigo Soto Guerrero y Victoria Estrada.

El 20 de abril de 1985, como presidente de SACSA, Lotz relató en un documento público que “quien contrató el vuelo” en la oficina de la empresa en el Santamaría dijo que era para “personas muy importantes e inversionistas”, y pagó la mitad para un vuelo directo a Mazatlán y de regreso.

“En Mazatlán, un funcionario de la Aduana y Migración uniformado llevó los seis pasajeros al lugar de abordaje del avión”, narró. De regreso, la aeronave estuvo en contacto de radar, primero con Guadalajara, Jalisco y el Distrito Federal, luego con Tapachula, Chiapas, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, hasta contactar al Santamaría.

Los detalles del arribo a Costa Rica del narcotraficante mexicano, liberado recientemente, tras 28 años de prisión, surgieron luego de que Lotz y Miranda comparecieron en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) —dependencia del Poder Judicial— tras la captura y deportación del grupo a México.

Los seis, junto a Miguel Ángel Lugo Vega, Luis Beltrán Alvarado y Juan Francisco Hernández Ochoa —todos mexicanos—, fueron arrestados el jueves 4 de abril de 1985 en un operativo relámpago con apoyo de la DEA, agencia antidroga de Estados Unidos, que tardó cinco minutos y tras un breve tiroteo, en una residencia de lujo cerca del aeropuerto, y expulsados el viernes 5 a México. La DEA alertó a Costa Rica el 3 de abril sobre la presencia de los narcotraficantes.

Caro Quintero huyó a esta nación como sospechoso del asesinato del agente estadounidense Enrique Camarena y del piloto mexicano Alfredo Zavala, secuestrados el 7 de febrero y cuyos cadáveres aparecieron en Michoacán el 5 de marzo.

El abogado José María Plá (ya fallecido), defensor de Lotz y Miranda, reveló que el vuelo habría costado más de 4 mil dólares y fue contratado por “un particular”, cuya identidad no proporcionó.

El ingreso es uno de los misterios del caso, ya que ninguno de los mexicanos apareció en registros de Migración y Aduana.



comentarios
0