aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Israel-Palestina, lucha desigual

Eduardo Mora Tavares y Saúl Hernández | El Universal
00:29Domingo 24 de agosto de 2014

PELIGRO. Una familia israelí corre para ponerse a salvo de un ataque con cohetes por parte de Hamas, en Sderot. (Foto: JIM HOLLANDER / EFE )

Los árabes/palestinos han sufrido seis veces más bajas que los judíos/israelíes en el curso de las guerras que han librado. Desde los años 50s, Israel ha sido el mayor receptor de la ayuda militar y económica de EU

[email protected]

GUERRA ASIMÉTRICA Gráficas 

[email protected]

El nuevo conflicto armado en Gaza evidenció la asimetría que existe entre Israel y las fuerzas palestinas: un Estado con un ejército equipado y poderoso frente a Hamas (Movimiento de Resistencia Islámica), y su brazo armado, las Brigadas Ezzedine Qassam, que se ha transformado de grupo terrorista en una organización guerrillera paramilitar.

El alto número de víctimas civiles palestinas es otro indicador de la asimetría entre ambas partes. Desde el inicio de la operación israelí Margen Protector contra la Franja de Gaza, el pasado 8 de julio, hasta el 23 de agosto, han muerto 2 mil 48 palestinos (70% civiles), incluyendo 479 niños y 249 mujeres. Los ataques de Hamas han causado la muerte a 64 soldados y 3 civiles israelíes, incluyendo un niño, más un extranjero, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en ingles).

El conflicto también puso en evidencia la disparidad entre la asistencia militar y económica que recibe Israel de Estados Unidos y la muy limitada ayuda económica que han obtenido los palestinos por parte del gobierno de Washington. En 41 días de la actual ofensiva en Gaza, Israel ha gastado más de 2 mil 500 millones de dólares, según el diario israelí Haaretz.

Un análisis de las cifras de las víctimas del conflicto árabe-israelí muestra que árabes y palestinos han sufrido la mayor parte de las bajas en los enfrentamientos y guerras que han librado con Israel. De acuerdo con datos de Jewish Virtual Library, de 1920 a 1985, cuando concluye la primera guerra de Líbano, murieron un total de 81 mil 328 árabes-palestinos, seis veces más que los 13 mil 440 judíos-israelíes que murieron en ese lapso.

La situación se tornó más desigual a partir de la primera Intifada (levantamiento palestino) a fines de 1987. Datos del Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados B'T Selem, muestran que del 9 de diciembre de 1987 al 10 de agosto de este año han muerto 10 mil 892 palestinos y mil 579 israelíes. Es decir, que por cada víctima israelí hubo siete palestinas.

Una razón de la disparidad, según dijo a CNN el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, es que "desarrollamos sistemas antimisiles para proteger a nuestros civiles", mientras Hamas usa "a sus civiles para proteger sus misiles". Hamas ha lanzado más de 3 mil 800 cohetes contra Israel desde el 8 de julio, pero Israel ha interceptado la mayor parte con el sistema antimisiles Cúpula de Hierro.

Sin embargo, el profesor judío Norman G. Finkelstein documenta en su libro This Time We Went Too Far: Truth & Consequences of the Gaza Invasion (2010) que la ONU y organismos defensores de derechos humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, han confirmado que Israel ha atacado múltiples veces blancos civiles, no militares, en anteriores confrontaciones con Hamas y la milicia libanesa Hezbolá.

Desde la primera guerra árabe-israelí en 1948, la asimetría de fuerzas fue patente. Incluso antes de la fundación del Estado de Israel (14 de mayo de 1948), las fuerzas judías en Palestina eran superiores a las de los habitantes árabes palestinos y estaban mejor organizadas y pertrechadas que los ejércitos árabes, según Shlomo Ben-Ami en su libro Scars of War, Wounds of Peace. The Israeli-Arab Tragedy (2006).

Las comunidades judías en Palestina sabían, explica Shlomo, que su Estado nacía en una tierra disputada y que esto significaba la expulsión de los habitantes locales, es decir, los palestinos, por lo que debían estar preparados para defenderse por la fuerza de las armas.

A diferencia de la cohesión social y cultural de los inmigrantes judíos, los árabes palestinos no tenían desarrollada una conciencia nacional ni contaban con una estructura política sólida para defender sus tierras. La conciencia nacional palestina se forjó ante la emigración y colonización judía y la expulsión de 750 mil palestinos conocida como "Nakba" (catástrofe), que trajo consigo la guerra de 1948.

Un aliado estratégico

Israel, por otra parte, es el mayor receptor de ayuda exterior de EU desde la Segunda Guerra Mundial, según Jeremy M. Sharp, autor del estudio U.S. Foreign Aid to Israel (11 de abril de 2014) del Servicio de Investigación del Congreso estadounidense. De 1949 a la fecha, EU ha dado a Israel asistencia bilateral por 121 mil millones de dólares, frente a 8 mil 960 millones de dólares que ha entregado a los palestinos, ya sea en ayuda presupuestaria directa o en contribuciones a la UNRWA. Es decir, Israel ha recibido 14 veces más ayuda de EU que los palestinos.

El 60% de la ayuda a Israel es militar, aunque en el pasado el Estado judío también recibió ayuda económica significativa. El experto explica que el fuerte apoyo del Congreso estadounidense ha dado como resultado que ningún otro país reciba tantos beneficios como Israel. Además, la ayuda estadounidense a Israel es entregada, por lo general, en los primeros 30 días del año fiscal, mientras que la mayoría de los demás destinatarios suelen recibir ayuda a plazos.

De acuerdo con Sharp, "por décadas, Estados Unidos e Israel han mantenido fuertes relaciones bilaterales basadas en una serie de factores, que incluyen un sólido apoyo doméstico de EU para Israel y su seguridad; objetivos estratégicos compartidos en Medio Oriente; un compromiso mutuo con los valores de la democracia; y lazos históricos que datan desde el apoyo estadounidense para la creación de Israel en 1948".

"La ayuda exterior de EU ha sido un componente mayor para cimentar y reforzar esos lazos. Aunque sucesivas administraciones han desaprobado algunas políticas de Israel, incluyendo la construcción de asentamientos en Cisjordania y -antes del retiro israelí en 2005- de la Franja de Gaza, funcionarios estadounidenses y muchos legisladores han considerado durante mucho tiempo a Israel como un socio vital en la región, y los paquetes de ayuda estadounidense a Israel han reflejado este cálculo", señala Sharp.

Sin embargo, John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt señalan al respecto en su libro The Israel Lobby and U.S. Foreign Policy (2007) que el extraordinario nivel de apoyo material y diplomático que EU proporciona a Israel no puede ser explicado en su totalidad por razones "estratégicas o morales", sino que es "debido en gran medida al poder político del lobby israelí, una coalición de individuos y grupos que buscan influenciar la política exterior estadounidense de forma que beneficie a Israel".

En contrapartida, desde el establecimiento del autogobierno limitado en Cisjordania y Gaza a mediados de los años 90s, el gobierno de EU ha comprometido sólo 5 mil millones de dólares en asistencia bilateral para los palestinos, de acuerdo con Jim Zanotti, en su análisis U.S. Foreign Aid to the Palestinians (3 de julio de 2014) del Centro de Investigaciones del Congreso.

El objetivo de la asistencia estadounidense ha sido promover tres prioridades de EU: "prevenir el terrorismo contra Israel por parte de Hamas y otras organizaciones militantes islámicas; impulsar la estabilidad, la prosperidad y la gobernanza propia que incline a los palestinos a la coexistencia con Israel y a una ‘solución de dos Estados', y satisfacer las necesidades humanitarias", dice Zanotti.

Las dudas de Washington

Entre junio de 2007 y junio de 2014, esas prioridades de la política de EU fueron conformadas por la separación geográfica y facciosa entre la Autoridad Palestina (AP), conducida por Al Fatah en Cisjordania, y Hamas, en la Franja de Gaza. Sin embargo, de acuerdo con Zanotti, la formación de un gobierno de unidad palestina (Hamas-Al Fatah) en junio pasado, despertó interrogantes sobre su impacto en la unidad palestina, las perspectivas para la paz y la seguridad palestino-israelí, y para la ayuda de EU.

Mientras la administración del presidente Barack Obama reafirmó su intención de seguir brindando esa asistencia financiera a la AP, vigilando cuidadosamente la composición y acciones del nuevo gobierno palestino, algunos congresistas de EU han mostrado su escepticismo y consideraban cambiar las condiciones bajo las cuales fluye la ayuda a la AP.

Desde el año fiscal 2008 al presente, el Fondo de Apoyo Económico anual de Asistencia para Cisjordania y la Franja de Gaza ha promediado unos 400 millones de dólares, distribuidos tanto a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) como en asistencia presupuestal directa a la AP.

Según Zanotti, la ayuda estadounidense a los palestinos está sujeta a un riguroso escrutinio por el temor del Congreso de que sea desviada a terroristas palestinos. Con todo, EU es el mayor donante para la UNRWA: ha contribuido con 4 mil 926.7 millones de dólares desde 1950 hasta este año. Zanotti sostiene además que los palestinos se encuentran entre los mayores recipientes de ayuda internacional per cápita a nivel mundial.





comentarios
0


 

PUBLICIDAD