aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Una familia con cinco integrantes perrunos

Catalina Lara| El Universal
04:25Lunes 27 de octubre de 2014

TESTIMONIO. "No son mascotas, son parte de mi familia", Liliana Carmona, dueña de cinco perros. (Foto: Especial )

Sitios Relacionados:



[email protected]

Desde pequeña, Liliana quería tener un perro, pero durante su niñez no tuvo la oportunidad de adoptarlo; sin embargo, esa situación cambió a los 17 años de edad, cuando su tía le regaló a Ginger, una schnauzer que trajo ‘torta bajo el brazo’, pues siete años después la joven tiene a cuatro canes más en casa, ellos son Sally, Toto y Arnold, de raza pug, y Krusty, un pitbull.

Cinco perros representan cinco historias que contar, es por esto que Liliana Carmona, de 24 años de edad, narró la llegada de cada uno de ellos a su vida, así como parte de las emociones que implica verlos crecer y, en el caso de los pug, preocuparse por el deterioro de su salud y los gastos que ello conlleva, pues afirma que se trata de una raza que se enfrenta a diversas enfermedades respiratorias y motrices.

Sally y Toto llegaron primero y un año más tarde se convirtieron en padres de Arnold, quien “ya va a cumplir tres años”, dijo Liliana, quien también vio nacer a Krusty, último miembro de la familia.

"Cuando nació, mi papá trajo a la perra a tener los perritos en la casa, porque era de un amigo y necesitaba un lugar para tenerlos. Nos dijo que la perra daba leche sola y no teníamos que preocuparnos por nada, pero no era cierto y los cachorros se estaban muriendo de hambre. De los cinco se murieron dos e intentamos rescatar a los otros tres, pero sólo sobrevivió él y ya no lo pudimos dejar ir, nos encariñamos mucho", narró.

“No son mascotas, son parte de mi familia, al igual que mis hermanas y mis papás, los quiero mucho”, expresó Liliana, quien comentó que aunque sus perros nunca se han perdido, una vez compartió esa pena con su tía, pues su perrita salió y nunca la volvieron a ver.

La joven amante de los animales comenta que en su celular guarda números telefónicos de emergencia para reportar maltrato a perros: “No me cabe en la cabeza cómo pueden dañar a una criatura que no es maliciosa, no me parece que eso se sancione con dinero, las penas deberían ser más graves”, opinó.

Aunque ninguno de los cinco integrantes de esta familia canina han sido inscritos en el Registro de Animales de Compañía de LOCATEL, Liliana sí planea hacerlo, pero comenta que no cuenta con información suficiente para saber si debe empadronar a todos o basta con uno y si esto implica algún gasto.

“Me parece muy bueno que por fin se les esté tomando en cuenta a los animales, que si alguien los maltrata puede tener un castigo y, uno como dueño, los beneficios que va a tener el registro, pues te ayudarán a localizarlo. Obviamente, hace falta trabajar más, es necesario conocer todas las ventajas que nos pueden traer estas leyes”, dijo.

Finalmente, la joven egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UNAM expresó: “Un animal de compañía no es un mueble, un juguete o un regalito de cumpleaños, es una responsabilidad más y que igual te acarrea problemas, así como del dinero para las croquetas o para el veterinario, pero también te dejan cosas muy buenas, porque son criaturas muy nobles y si tú les muestras cariño y respeto ellos te lo regresan igual. Pudiste haber tenido un mal día, pero llegas a casa y el perrito está ahí esperándote, feliz por verte, eso es muy bonito”. 

jram

 

 



comentarios
0


 

PUBLICIDAD