aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ven positivo giro en agenda bilateral

J. Jaime Hernández / Corresponsal| El Universal
04:10Domingo 05 de mayo de 2013
El jueves y viernes pasados, el presidente de EU, Barack Obama, realiz una visita de trabajo al pa

ALIANZA. El jueves y viernes pasados, el presidente de EU, Barack Obama, realizó una visita de trabajo al país y se reunió Enrique Peña Nieto. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Renunciar a apoyo de EU en seguridad “será difícil”, aseguran expertos. Explican que pese a que las relaciones diplomáticas son cordiales, al final el gobierno mexicano entenderá que seguirá necesitando de su vecino del norte

[email protected] 

WASHINGTON.— En medio de valoraciones dispares, la mayoría de los expertos en las relaciones con México coincidieron en valorar positivamente el giro en la agenda bilateral para prodigar el enfoque económico que han decidido los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama.

Advirtieron, sin embargo, que el tema de la reforma migratoria seguirá siendo “el elefante en el salón” que ninguno de los dos gobiernos podrá ignorar mientras no llegue a buen puerto en el Congreso de Estados Unidos.

Adelantaron, además, que en el tema de seguridad, “México difícilmente podrá divorciarse” de una cooperación que llegó hasta niveles sin precedentes durante el sexenio de Felipe Calderón.

“Yo creo que es positivo que la relación bilateral refleje más realidad, que sea mucho más amplia y que no esté monopolizada por el tema de la seguridad”, consideró Armand Peschard del Center for Strategic and International Studies (CSIS).

Dicho esto, prosiguió, es muy difícil el tratar de blanquear el tema de seguridad y presentar a México como si de la noche a la mañana se hubiera convertido en una Disneylandia”.

Para algunos de ellos, las filtraciones en distintos medios de Estados Unidos, sobre problemas de cooperación que han surgido en materia de seguridad tras la llegada del nuevo gobierno, “habla volúmenes” de la insatisfacción que hay en algunas agencias federales estadounidenses.

Sin duda, dijo, aprovecharon la coyuntura de la visita de Obama para filtrar su enojo a varios medios por la sencilla razón de que “no quieren perder terreno”. En este sentido, John Bailey, de la Universidad de Georgetown, consideró “importante” que el presidente Obama haya escuchado a Enrique Peña Nieto y las razones detrás de ese cambio en su política de seguridad que ha generado escozor entre los responsables de algunas agencias de inteligencia de Estados Unidos.

“Las presiones de las agencias federales van a seguir”, insistió Armand Peschard al asegurar que los servicios de inteligencia de Estados Unidos no quieren perder el nivel de acceso a una realidad que, desde su punto de vista, resultó ser “un monstruo” por el grado de componendas y la corrupción que había permeado a las instituciones mexicanas.

“Los servicios de inteligencia fueron expuestos a lo que es realmente la realidad. Y ahora va a ser muy difícil que las agencias de seguridad lo dejen pasar tan fácil. Primero porque ya están expuestos a esa realidad y, segundo, porque está en curso un debate de reforma migratoria donde la seguridad fronteriza es un tema clave”, añadió.

“México necesita de EU”

Para George Grayson, profesor del College of William and Mary, la visita de Obama a México ha dejado en claro que, a pesar de que las relaciones diplomáticas son cordiales y de que México ha pedido un alto en el camino para revisar la estrategia de seguridad que llegó a niveles sin precedentes bajo el mandato del ex presidente del país Felipe Calderón, al final del día el gobierno mexicano entenderá que seguirá necesitando de su vecino del norte.

“México sabe que necesita acceso a los centros de fusión, a los centros de entrenamiento o a los aviones no tripulados o drones. Pero, cada vez que hay un nuevo presidente en México, éste siempre quiere minimizar la dependencia con Estados Unidos, ya sea en el terreno de la seguridad o en el de la economía”.

En pocas palabras, dijo, “el PRI siempre ha tenido más reticencia al Tio Sam que el PAN. El PRI no esta contento con la participación tan ubicua y tan activa de los agentes de seguridad e inteligencia de Estados Unidos. Por eso quiere revisar la estrategia y, además, está en su derecho. Pero es difícil dar marcha atrás”, concluyó Grayson.



comentarios
0