aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Aún sin claridad, origen de gas en edificio de Pemex

Luis Carriles| El Universal
04:05Viernes 08 de febrero de 2013

Trabajadores del complejo administrativo de Pemex, ubicado en Marina Nacional fueron evacuados de las instalaciones por una supuesta alarma de olor a gas Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Mujeres sufrieron crisis nerviosa y una se desmayó en la puerta No. 22, ubicada en Bahía de San Hipólito Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Miguel Hernández, uno de los trabajadores de la paraestatal, aseguró que él no alcanzó a percibir el olor a gas, que no sonó ninguna alarma Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Emilio Lozoya, director general de Petróleos Mexicanos, dijo que una bolsa de comida podrida fue la causante de que la gente se asustara, "no pasó absolutamente nada, las instalaciones han sido revisadas en su totalidad", aseguró el funcionario Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

No obstante, los encargados de Comunicación Social no precisaron si alguna autoridad ordenó la salida de los trabajadores, ni tampoco dónde se encontraba la bolsa de comida podrida que generó el pánico entre las personas Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Aproximadamente a las 12:40 horas, el personal, que salió por la puerta número 22, ubicada en Bahía de San Hipólito, ingresó nuevamente a su lugar de trabajo Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Carlos Murrieta, director de Operaciones de Pemex (al centro), y peritos de la PRG, durante una rued

REPORTE. Carlos Murrieta, director de Operaciones de Pemex (al centro), y peritos de la PRG, durante una rueda de prensa. (Foto: LUIS CORTÉS EL UNIVERSAL )

Peritos internacionales y la PGR determinaron al menos tres posibles fuentes del gas metano que provocaron la explosión en el sótano del edificio B2 de Petróleos Mexicanos la semana pasada: el drenaje, el subsuelo o ductos de gas en desuso

[email protected]

Una semana después de la explosión que dañó el Edificio B2 del Centro Administrativo Pemex, los peritos internacionales y la Procuraduría General de la República (PGR) determinaron que hay al menos tres posibles fuentes de gas metano que provocaron la explosión en el sótano: el drenaje, el subsuelo o ductos de gas en desuso.

Además, las investigaciones que se llevan a cabo deberán determinar el origen del regulador y del ducto de gas natural que la PGR halló, y que, de hecho, no aparecen en los planos del inmueble, dijo Sergio Martín, subdirector de Servicios Corporativos de Pemex.

Los informes que se tienen de Copicosa, empresa dedicada al mantenimiento de los pilotes, no señalan que haya irregularidad alguna, y el último de los trabajos por parte de ellos fue realizado el 24 de enero pasado, agregó.

De acuerdo con los peritos, la concentración de metano se llevó a cabo en una de las celdas de construcción, de aproximadamente 9 metros cuadrados, que están en el subsuelo del edificio, y pudo ser una nube de entre uno y dos metros cúbicos de metano que al contacto con una chispa eléctrica o de estática provocó la explosión.

“Creemos firmemente que fue metano y no otro gas, porque se trató de una explosión limpia”, dijo Bryan Dunagan, vicepresidente de Integridad Operacional Global de SGS.

“Fue un accidente desafortunado y es poco común que una acumulación de metano se dé en un edificio tan grande”, expresó.

Modifican rutinas

Este accidente modificará la manera en que trabajan en Pemex, anunció Carlos Murrieta, director de Operaciones, porque se tomó la resolución de que cada 12 horas se hará un recorrido para medir las concentraciones de gases en estas zonas del edificio.

Explicó que por protocolo no se hacen mediciones de concentración de gases en las zonas confinadas, como es el caso de las celdas donde están los pilotes del edificio B2, pero a partir de este accidente se llevarán a cabo todos estos recorridos.

Mauricio Chequer, director industrial de SGS en México, dijo que se investiga si el origen del metano fue un ducto de gas natural, que está fuera de operación desde una fecha indeterminada, la red hidrosanitaria de Centro Administrativo o metano natural del subsuelo.

“Nos enfocamos en determinar de dónde proviene ese gas e intentamos replicar esa intrusión para poder determinar si la acumulación se generó a través de los años”, explicó Chequer.

Sin embargo, el tiempo que van a tardar para determinar el origen del gas no está definido, incluso podría tomar semanas.

Amplia explicación

Bryan Dunagan hizo una explicación de porqué hubo una explosión sin fuego: el gas metano, al hacer contacto con la chispa, se prende, y al explotar rápidamente consume todo el oxígeno que hay cerca.

“Para causar una ignición no se necesita gran cantidad de metano y sólo necesitas una chispa”, dijo.

Calculan que había entre 5 y 10% de concentración de metano en la atmósfera, “y si hay mucho metano, no hay oxígeno, entonces los trabajadores se habrían sentido mal.

“Si hubiera una concentración mayor a 15%, el porcentaje de oxígeno en el aire, hubiera sido menor y las personas habrían resentido la falta del mismo. En un rango de 5% a 10% las personas no lo notan” explicó.

Salud de lesionados

En tanto, la Secretaría de Salud (Ssa) reportó que a una semana de la explosión, de las 47 personas ingresadas por ese siniestro, 20 siguen hospitalizadas; cinco se encuentran en estado de salud muy grave y tres grave.

En su reporte, detalló que en el Hospital Central de Pemex, en Picacho, están hospitalizadas siete personas, dos en estado estable, uno delicado, uno grave y tres muy graves, mientras que en el de Central Norte hay tres estables, dos delicados y dos muy graves.

En el caso del Hospital Angeles del Pedregal, hay un herido grave, mientras que en el Hospital Ángeles de Interlomas se reporta un estable, tres delicados y un grave.

La dependencia reiteró que está al pendiente de los lesionados, para que reciban un servicio médico oportuno, de calidad y eficiente.



comentarios
0