aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Enjuician al creador de la "ouija del diablo"

Laura Castellanos| El Universal
00:10Miércoles 10 de octubre de 2012
La polica londinense detuvo a Bolton el 11 de julio pasado; enfrenta su juicio en libertad condicio

BENEFICIO. La policía londinense detuvo a Bolton el 11 de julio pasado; enfrenta su juicio en libertad condicional. (Foto: COURT NEWS UK )

Al empresario se le acusa de fabricar y vender un equipo fraudulento a gobiernos del mundo. En México, éste se usa en operativos para detectar droga y explosivos

[email protected] 

El empresario inglés Gary Bolton, dueño de Global Technical LTD, fabricante del detector molecular GT-200 usado en México en operativos de seguridad para localizar droga y explosivos -conocido como la ouija del diablo-, enfrenta un juicio penal por fraude en su país por manufacturar ahí su equipo y venderlo en el mundo.

El hombre de 46 años, de apariencia atractiva y refinada -radicado en el condado adinerado de Kent- compareció en libertad condicional el pasado 12 de septiembre, y el 18 de octubre deberá asistir a su siguiente audiencia judicial.

La policía londinense detuvo a Bolton y a cinco ex socios el 11 de julio pasado, entre ellos a James McCormick, poseedor de la empresa ATSC, que elabora el aparato ADE651 utilizado en Irak y Afganistán, en donde operadores del mismo han muerto al detonarles explosivos que no detectaron.

El departamento policiaco informó que las seis consignaciones fueron posibles gracias a una larga investigación relacionada con la fabricación, promoción y venta "de una variedad de equipos detectores de sustancias realizadas en jurisdicciones extranjeras del 15 de enero de 2007 al 12 de julio de 2012".

La agencia especializada en noticias de la Corte y de los tribunales en Inglaterra, Court News UK, informó en exclusiva a EL UNIVERSAL que el fiscal David Levy externó a los acusados en la audiencia del 12 de septiembre:

"Esos equipos han provocado la pérdida de vidas humanas".

Por igual, el fiscal Peter Burt dijo en la primera audiencia del 18 de julio:

"La gente ha sido embaucada con la creencia de que el equipo funciona; éste se vende alrededor del mundo y ellos lo han vendido a ejércitos de otros países".

El único distribuidor del GT-200 en México, dueño de la empresa Seguridad e Inteligencia con Tecnología de Vanguardia (Segtec), dio una entrevista a condición de ocultar su identidad.

Negó que Bolton estuviera en libertad condicional y comentó que sólo se le investiga por el vínculo que tuvo con James McCormick.

Sobre Bolton dijo: "El señor está perfectamente bien, sin ningún problema".

Desde 2004, el ejecutivo ha vendido mil 100 GT-200 a entidades federales y a 25 gobiernos estatales. El precio actual de dicho aparato es de 450 mil pesos por pieza.

Su principal cliente es la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); también están la Secretaría de Marina (Semar), la Procuraduría General de la República (PGR), Petróleos Mexicanos (Pemex) y los gobiernos de Sinaloa, Guanajuato, Chihuahua, Michoacán, Estado de México y del Distrito Federal.

 

De campos de golf a zonas de guerra

Court News UK asegura que ambos empresarios y los otros consignados: Simon Sherrad y Joan y Sam Tree, quienes idearon el equipo Alpha 6, así como Anthony Williamson, creador del XK9, salieron libres bajo fianza, deben vivir y dormir en sus domicilios y se les confiscaron sus pasaportes para enfrentar el proceso en su contra.

Burt explicó durante su intervención que se les detuvo como parte de una misma investigación, aunque los juicios son independientes, porque todos fueron socios de un proyecto que abortó y luego cada uno creó su propia empresa timadora de detectores.

"Hay una muy seria implicación por parte de estos equipos", agregó, "porque la gente cree genuinamente que pueden trabajar, y con tal convicción obtienen una seguridad falsa".

Apuntó: "Cuando abrimos el equipo, no tiene batería y está vacío, es una caja de plástico con una antena".

El fiscal precisó que el antecedente de esos aparatos se fabricó en Estados Unidos en los años 90, bajo el engaño de localizar pelotas de golf en los campos de juego, lo cual mereció un juicio en una corte civil en 1997.

Burt se refiere al equipo Quadro Tracker: un mango de plástico hueco, con una antena montada en un pivote que puede girar 360 grados horizontalmente, y que señala hacia algún punto gracias a la fuerza de gravedad que provocan movimientos imperceptibles de la mano que lo sostiene.

Tras el escándalo judicial en Estados Unidos, explicó Burt, "un caballero americano vino a Reino Unido y arrancó un nuevo negocio, y ese aparato se convirtió en equipo detector".

 

Halla marfil y cadáveres

Court News UK asegura que tan sólo en 2011 Bolton obtuvo ganancias por un millón de libras esterlinas al vender 2 mil pistolas moleculares en el mundo.

Al GT-200 lo acompaña una veintena de tarjetas tipo Ladatel que se introducen en el mango de plástico hueco para localizar, de acuerdo con su ficha documental, en un lapso de cuatro segundos y en un radio general de 300 metros cuadrados, sustancias prohibidas a nivel molecular como cocaína, heroína, opio, anfetaminas, explosivos y armas de fuego.

Según la ficha técnica actualizada, las búsquedas por tierra de un objetivo específico alcanzan hasta 700 metros de distancia; en el mar, 850 metros; desde el  aire, 4 mil metros de altura, y 60 metros de profundidad en el subsuelo.

Un manual del equipo afirma que localiza minas ocultas en tierra o mar, "seres humanos vivos y seres humanos muertos de hasta dos y tres semanas", además de "dinero, veneno, marfil".

McCormick añadió además una tarjeta para buscar diamantes. Ha acumulado 50 millones de libras esterlinas al vender 6 mil 500 equipos a un precio unitario de entre 20 mil y 800 mil pesos.

De esta forma engañó lo mismo a fuerzas de seguridad de Irak y Afganistán, que a clientes de Arabia Saudita, Bélgica, Kenia, Rumania... y al gobierno del estado de Colima.

En septiembre de 2009, el entonces gobernador Jesús Silverio Cavazos presumió en conferencia de prensa que su administración adquirió un ADE651 por 800 mil pesos.

El físico Luis Mochán, investigador de la Academia Mexicana de Ciencias y uno de los principales detractores en México de dichos detectores, se congratuló de la consignación del grupo.

"Sé que en Tailandia ya habían llegado a la conclusión de que ese aparato no servía porque hicieron sus propios peritajes científicos", explica, "pero lo nuevo ahí es que se investiga a los compradores".

 

Narcofosas y mochilas

El dueño de Segtec, desde sus oficinas en la capital mexicana, niega que el GT-200 sea un fraude: "Estoy seguro de que el equipo funciona".

Destaca su uso diverso: en operativos de combate al narcotráfico, la localización de cadáveres en narcofosas de Tamaulipas, o en escuelas para detectar armas en mochilas de los estudiantes.

El distribuidor del GT-200 no vende su equipo a la iniciativa privada, sólo a entidades gubernamentales.

La primera que lo adquirió fue la PGR, en 2004, seguida por Pemex, en 2005; y después la Sedena, que en 2007, 2008 y 2010 hizo compras masivas hasta tener bajo funcionamiento 742 equipos.

"Y no tengo quejas de ningún cliente", asegura el empresario.

Como prueba, muestra carpetas con boletines oficiales que dan cuenta de operativos de "barridos" con el aparato en comunidades de Michoacán y Chihuahua, entre otras entidades, en los que se informa sobre decomisos de droga, armas y de aprehensión de personas.

Llama la atención el boletín fechado por la PGR el 16 de abril de 2008. Informa del arraigamiento -por 90 días- del piloto Arévalo Kessler "por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita".

El comunicado detalla la única evidencia en su contra: "Arévalo Kessler es el piloto que tripuló la aeronave Grumman Gil, con matrícula KB-KIV, de Ecuador a Toluca, en octubre del año pasado, misma que al ser sometida a revisión mediante el escáner GT-200 resultó positiva para la identificación de cocaína".

En ninguna línea se notifica el descubrimiento de droga en la aeronave.

El empresario niega que el GT-200 sirva para detectar moléculas de droga en las personas, como sus operadores en México lo creen: "Es un equipo para detección a distancia".

Se le cuestiona entonces sobre el número indeterminado de personas inocentes que han sido detenidas en México en retenes policiaco-militares por lecturas de dicho aparato.

Tal fue el caso de Isaías Cayetano, aprehendido en un retén militar en Veracruz porque el GT-200 lo señaló entre una fila de pasajeros a los que se hizo descender de un camión (eluniversal.com.mx/notas/799848.html) .

Un perro de búsqueda encontró droga oculta en un asiento del autobús. El empresario piensa que la droga la halló el GT-200: "El equipo funcionó, que éste se haya utilizado como una prueba [en contra de Isaías Cayetano], es algo que yo no puedo controlar".

El distribuidor del GT-200 confía en que Bolton salga bien librado de la investigación en su contra y que cesen finalmente los ataques.

"¿Por qué empezó esta polémica? Yo no entiendo, es de gente sin escrúpulos", se queja.

Le solicito que me permita conocer un GT-200, pero dice que no lo tiene en sus oficinas.

-¿El aparato sí está hueco por dentro? -le pregunto.

-No sé, yo nunca he abierto uno, ni me interesa abrirlo. Como le repito, yo soy un simple vendedor, eso es lo que soy.

 

 

 



comentarios
0