aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Pasividad oficial alentó al crimen”

La intervención palmaria y evidente de los delincuentes en procesos electorales, es un dato nuevo y preocupante, alertó FCH

CAMPO MARTE. Durante su mensaje, el presidente Felipe Calderón reconoció a los soldados, marinos, policías y agentes del MP por sus tareas en materia de Seguridad Nacional. (Foto: JUAN BOITES/EL UNIVERSAL )

Lunes 05 de diciembre de 2011 Jorge Ramos y Lilia Saúl | El Universal04:27
Comenta la Nota

[email protected]

La pasividad de los gobiernos del pasado permitió la expansión de cárteles en el país. Los convirtió en una amenaza para la democracia y se dio paso a una intervención palmaria de la delincuencia en los procesos electorales, ante lo cual, ningún partido debe mantenerse en silencio y, por el contrario, debe unirse a la lucha anticrimen sin regateos, afirmó el presidente Felipe Calderón.

En un mensaje en el Campo Militar Marte ante unos 12 mil panistas, burócratas, gabinete legal y ampliado, gobernadores y alcaldes, beneficiarios de programas sociales, reclamó a los intereses de algunos partidos que bloquean la reforma política que pretende dar más poder al ciudadano y consideró imperdonable que se regateen reformas estructurales, como la nueva legislación laboral o la de las asociaciones público-privadas.

El mandatario habló durante una hora 15 minutos, de los cuáles la seguridad absorbió el mayor tiempo, con 25 minutos. En total le aplaudieron 43 ocasiones y sólo se pusieron de pie cuando recordó la muerte en tragedias aéreas de sus secretarios de Gobernación, José Francisco Blake Mora y Juan Camilo Mouriño, cuya fundación hoy se presenta en el DF.

“No es la lucha del gobierno”

Dijo que “lamentablemente aún hace falta una verdadera visión de Estado en la que todas las fuerzas políticas apoyen con claridad la lucha por la seguridad y tengan claro que ésta, no es lucha ni de un Gobierno ni de un Presidente, ni de un partido (…). Para ganarla es necesario que todas las fuerzas políticas expresen con claridad, sin dobles discursos, sin regateos, su repudio unánime al crimen organizado y su repudio unánime a la violencia que genera. Aquí, no hay espacio, ni para mezquindades ni para cálculos políticos (…), es una amenaza a la viabilidad del Estado, clara y obvia para la democracia nacional”.

Insistió varias veces que inicia “una nueva etapa” contra la criminalidad, pero que contiene los mismos ingredientes de lo que ha sido su estrategia, como el énfasis en la prevención del delito, tratamiento y prevención de adicciones, ir a fondo en la protección de derechos humanos, formación de valores en niños y jóvenes, y generación de oportunidades de estudio, trabajo y esparcimiento.

El presidente Calderón exigió como parte de esa nueva etapa, terminar de aprobar leyes pendientes en materia de seguridad, como la de mando único policial o la de seguridad nacional, además de pedir centrar su acción “especialmente en los más violentos, donde nos concentremos en neutralizar a aquellos criminales empeñados en meterse con la gente, en meterse con ella a través del secuestro, de la extorsión o del cobro por derecho de piso”.

La lucha por la seguridad pública tiene que seguir adelante”, aseveró y, por lo tanto, ratificó que él lo hará hasta el último día de su mandato.

Cerrar paso a los criminales

Por ello, el mandatario exigió a todos los partidos que juntos deben cerrar el paso a los criminales ante esta amenaza.

“Una delincuencia que, como he dicho, ahora también se constituye en una abierta amenaza para la democracia. La intervención palmaria y evidente de los delincuentes en procesos electorales, es un dato nuevo y es un dato preocupante”, dijo el titular del Ejecutivo federal.

Agregó que es “un dato al que ningún partido político puede permanecer silente u omiso. Es una amenaza para todos y a la que juntos, sin titubeos, debemos cerrar el paso”.

Pidió al Poder Judicial revisar sus estructuras y sus integrantes, porque nadie está exento de la corrupción.

Propuso impulsar un debate internacional para frenar el tráfico de drogas, incluidas las “opciones lícitas”. A los soldados, policías y marinos que están en la línea de fuego y nadie les da las gracias, se quejó, les agradeció su labor, incluido el Estado Mayor Presidencial que cumple su misión de protegerlo.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD