aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




PAN va rezagado, le urge correr: Vicente Fox

Hacia el 2012, “yo digo a los panistas que llegó el momento de ponerse las pilas, porque las encuestas marcan que estamos muy rezagados. Negarlo sería la estrategia del avestruz, tapar el sol con un dedo”, advierte el ex presidente Vicente Fox
Lunes 15 de agosto de 2011 Roberto Rock L. | El Universal04:05
Comenta la Nota

[email protected]

SAN CRISTÓBAL, Gto.— Hay quien se refiere a este lugar como la “República Fox”, un viejo casco de hacienda con casi dos siglos de antigüedad. Entre sus columnas y estancias era criado a finales del siglo XIX, un hato ganadero bajo la mirada de José Luis Fox Flach. En los últimos años, su nieto, de nombre Vicente, ha hecho construir en el interior del antiguo rancho un complejo arquitectónico estilo minimalista, con inversiones por más de 250 millones de pesos, para albergar la memoria de un sexenio y las obsesiones de un hombre al que, no hay remedio, le corresponderá un lugar especial en la historia de México.

Aquel rancho vio crecer a los ocho hijos de José Luis Fox Pont, originario de León —cabecera municipal de esta comunidad—, y de Mercedes Quesada Etxaide, de San Sebastián, España. Lo que fueron las habitaciones de doña Mercedes —fallecida en 2006, a finales de la Presidencia de su hijo Vicente— dejaron su sitio a un restaurante. Los hermanos Fox acordaron ceder su parte del inmueble a este recinto, inspirado en la costumbre estadounidense de crear un museo —“bibliotecas”, les llaman— para cada ex presidente. De hecho, muchos detalles en el diseño del Centro Fox dan cuenta de visitas de su promotor al Centro Carter, en Atlanta.

Como en toda república que se precie, en el Centro Fox hay elecciones cotidianamente y un parlamento que debate asuntos clave, pero los actores son niños de todas las regiones de Guanajuato, y más allá. La mayoría, de origen humilde. La mayoría, también, más hábiles que sus mayores para definir acuerdos, como aprobar leyes e incluso elegir presidente o presidenta, sin recuentos ni plantones.

Cada día de escuela, y aun en vacaciones, cientos de niños y niñas recorren salones, revisan vitrinas con medallas, collares, fotos y pergaminos donde su anfitrión es el personaje central; contemplan mantas con las frases del hombre de la “V” de la victoria junto a las de líderes como Mandela, Teresa de Calcuta o Martin Luther King. Atienden videos interactivos que buscan orientarlos sobre los caminos de la vida, acaso inspirarlos para descubrir dentro de ellos a un líder como el que tienen frente a sí, al que se topan por los pasillos y quien les llama “chiquillos” y “chiquillas”.

Réplica de la oficina presidencial

El plato fuerte del recorrido es la visita a la réplica de la oficina presidencial, aquella que Vicente Fox mandó a acondicionar en Los Pinos luego de transformar en oficinas ejecutivas la casa Miguel Alemán, que por casi medio siglo acogió a la familia de los mandatarios. Es muy probable que Alemán Valdés nunca haya imaginado que uno de sus sucesores (2000-2006) habitaría con su esposa un galpón de vigilantes acondicionado como “cabaña”. Pero aquí está la réplica de la oficina, con casi todos sus detalles: la silla de montar, el retrato con Marta, su esposa; la pequeña escultura con la efigie de su padre político, Manuel J. Clouthier. La sencilla mesa de juntas frente al ventanal que mira justo hacia el busto de Juárez, en los jardines de la residencia oficial... Los niños juguetean, se sientan al escritorio y se toman fotos. Difícilmente descubrirán que el retrato enmarcado frente a ellos hace imposible la plena fidelidad del montaje: una imagen oficial del actual presidente, Felipe Calderón Hinojosa.

Pero el Centro Fox no es sólo escenario para recorridos escolares. Es sede de visitas de personajes de diverso signo, lo que va desde artistas que ofrecen espectáculos para recaudar fondos, que políticos de diverso signo. Uno de ellos, hace pocos meses, el priísta Enrique Peña Nieto.

Fue en este centro, bajo una arcada colonial al aire libre, con el acoso de los mosquitos del verano, donde se desarrolló la conversación de Vicente Fox con EL UNIVERSAL. Un resumen de la misma:

Usted ha hecho diversos pronunciamientos en foros académicos y entrevistas, pero su implicación es inevitablemente política, siendo usted un ex presidente y un militante connotado. ¿Cuál cree que es la lectura que hacen sus correligionarios panistas cuando usted dice que el PRI y Enrique Peña Nieto se han adelantado en la contienda por el 2012?

Para ellos, mi mensaje es: Llegó el momento de ponerse las pilas, de echarnos a trabajar y a nadar, porque las encuestas en este momento marcan que estamos muy rezagados. Si ante esa realidad se concluye que la estrategia debe ser que no se haga visible nuestro rezago para que todo mundo mantenga el entusiasmo, yo creo que es la estrategia del avestruz o de tapar el sol con un dedo.

A mí me parece que es mucho mejor reconocer la desventaja en la que estamos y actuar en consecuencia; ese es mi mensaje número uno. Mi mensaje número dos es más complicado: Tengo la convicción, y la debemos tener todos los mexicanos, de que realmente vivimos en una verdadera democracia. Si aceptamos ese principio, debemos aceptar que democracia es alternancia.

Establezco que hoy el PAN aparenta una desventaja, sin embargo, para un alma grande, para alguien dispuesto a entregarse, alguien que ejerza un liderazgo excepcional, alguien que tenga y proponga ideas nuevas, un año es sobradamente tiempo para ganar. Entonces no es reconocer una derrota de antemano, para nada, ni es reconocer que el otro ya la tiene ganada. Un buen estratega en una carrera de cien metros tiene que decidir cuándo va atrás, dónde se pasa al frente, dónde se lanza al fondo, dónde cierra fuerte; eso es lo que yo estoy llamando a que hagamos.

El partido tiene todo para hacer eso, los líderes ahí están, lo que yo estoy diciendo es: Si traes tal bagaje como partido de sabiduría, de valores, de capacidad política, de estructura orgánica y todo eso, suelta las riendas y échate al caballo, échate a correr. ¿Para qué lo estás entrenando y reteniendo? Si los candidatos traen madera y probada experiencia, ¿para qué seguimos en esa estrategia semioculta?

Crecimiento económico

Hay dos lastres para esa estrategia, que empezaron a ser enfrentados desde su gobierno. El primero, el tema económico, el bajo crecimiento. Los gobiernos del PAN han estado acompañados por bajas tasas de crecimiento económico y de empleo...

El indicador de crecimiento no es todo, realmente el indicador de crecimiento es un indicador de acciones, el indicador final es si estás llevando desarrollo a las personas y que alcancen un estatus de clase media, si estás reduciendo considerablemente la pobreza y ampliando las oportunidades para todos. En eso, que es el indicador de fondo. No es poca cosa reducir 33% la pobreza, entonces no hay tal de que los gobiernos del PAN no saben vencer la pobreza, claro que sí supimos hacerlo y se redujo considerablemente.

Pero el PIB apenas si ha crecido...

Yo te digo que lo más importante es reducir el número de familias en pobreza, y se logró. Es más importante que más familias tengan más hogares, y se logró. Es más importante que las familias tengan seguridad social, y se logró con creces con el seguro popular. ¿Qué más le puedes ofrecer a una persona: educación, salud, ingreso, empleo y oportunidades? Eso es mucho más valioso que el crecimiento económico.

El otro tema es el de la inseguridad pública. ¿Cuál fue su estrategia al frente del gobierno y cómo percibe la evolución del problema?

Ciertamente ha habido un crecimiento: en mi sexenio se contuvo ese crecimiento. En mis tiempos el número de delitos era de 9 por cada 10 mil habitantes, hoy andamos en 18 no sé cuántos, pero el verdadero indicador al final es el de que la gente pueda vivir con tranquilidad, que no pierda su esperanza, que sienta que vamos caminando hacia más, hacia más y hacia más. No se trata de una guerra y cuántos muertos más hay, se trata de cuánta más paz, cuánta más armonía, cuánta más tranquilidad hay en el país. Estamos en una situación complicada con alta visibilidad del número de crímenes y de alto contenido de sangre, de violencia extrema. Pero nuestro país no es diferente a cualquier otro, yo pienso en el presidente Obama: en Estados Unidos hay mucho más consumo de droga que aquí, mucho más lavado de dinero que aquí. Y sin embargo ahí nadie trae una cruzada para cambiar esa situación.

Ante el nuevo proceso electoral tenemos que avanzar con nuevas ideas y en varios frentes. Recapacitar sobre las oportunidades para los jóvenes y para los ciudadanos. La carencia de oportunidades los orilla a ir a terminar en la migración o en el crimen. Necesitamos como gobierno atender ese flanco de oportunidades.

Usar al Ejército no es la solución

Me parece que la idea ya tiene que concretarse: hay o no una policía nacional o estatal, o nos seguimos con la que tenemos, le volvemos a dar el respeto y la dignidad que merecen los policías municipales, volvemos a trabajar en tener esos 350 mil integrantes de las fuerzas policiacas en los tres niveles, gente en verdad trabajando para dar seguridad en las calles a las familias. Desde mi punto de vista muy personal, es hora de retirar al Ejército; se debió haber hecho desde hace tiempo. (La participación de las Fuerzas Armadas) no creo que sea la solución, violencia no resuelve violencia. Me parece que sólo está creando más violencia, está proliferando la violación a derechos humanos, la violación al debido proceso jurídico. Con esa participación del Ejército en una tarea que no le corresponde estamos poniendo en riesgo la imagen sólida del propio Ejército mexicano. Esa es una acción que a mí me parece ya hay que poner en marcha. La otra, la más importante de la legalización de la droga, y para mí éste es el encabezado de esta conversación.

Yo creo que ahí está el meollo del asunto y ciertamente en ese tema la sociedad está dividida; las mamás dicen: “No, por Dios, que mi hijo no tenga acceso a drogas”. Pero hay que preguntar a esa mamá: “Oye, cómo educaste a tu hijo, que no puede él cuidar su propia salud, que no es un ciudadano responsable, no puede ejercer su libertad con responsabilidad y dejar de consumir drogas, no importa que sean legales o ilegales”. Segundo, ¿por qué estamos todos aquí pidiéndole al gobierno que ponga a nuestros hijos en una caja de cristal y que les impida tener acceso a las drogas? Eso nunca lo va a lograr el gobierno, la droga va a seguir circulando, ¿por qué el alcohol sí está autorizado y mueren más personas por consumo de alcohol? ¿Por qué el cigarro está permitido y mueren más personas por exceso de fumar que por la droga?

¿Por qué durante su gestión no se avanzó en el tema de la legalización?

Porque no teníamos el problema que tenemos hoy. Uno atiende los problemas, no los busca; uno no va a buscarlos a ver de dónde salen.

Creo que no hay que comparar a los gobiernos, a cada quien nos tocan la circunstancias y hay que enfrentarlas. A mí me tocó López Obrador enfrente, ¡qué piedra más grande en el zapato! López Obrador con toda su rebeldía, con todo su desprecio por las instituciones, con todas sus violaciones flagrantes de la ley, como lo de El Encino y demás. Yo lidié con eso, ante la opinión pública tuve mis detractores y mis apoyadores, en los medios de comunicación se dio amplísimo debate. Cuando el primer año me viene una crisis económica fuerte, cuando cayó la economía de 7% que estaba con Zedillo a cero de crecimiento conmigo, hubo que enfrentar eso. Creo que cada quien debe enfrentar eso. Y creo que el Presidente de la República (Felipe Calderón) lo está haciendo; al final el ciudadano está esperando resultados y esa es la tarea de un gobernante, trabajar en eso.

“Mi relación con FCH, buena”

Se reunió en semanas recientes con Felipe Calderón. ¿Cómo es el diálogo entre ustedes; existen consultas o de qué tipo es su comunicación?

No es para nada en el contexto de que hagamos análisis de problemas concretos, ya sea porque él tuviera interés en oír mi opinión o yo tuviera curiosidad de ver qué plan tiene él. No, simple y sencillamente hay una buena relación que ambos mantenemos. Sé que yo he sido claridoso, porque hoy mi tarea es esa, y yo sé que la gente dirá es que no me pueden ver más que como panista. Bueno, está bien, es así, soy panista, quiero mucho a mi partido, lo quiero ver gobernando, lo quiero ver resolviendo los problemas de la pobreza, abriendo oportunidades para los ciudadanos.

¿En la reunión que tuvieron sintió una incomodidad por parte del presidente Calderón con algún pronunciamiento suyo?

No, jamás me ha hecho un señalamiento, ha respetado mi libertad de expresarme. Nos hemos podido reunir, platicar tranquilos y a gusto.

Hace unos días usted dijo en entrevista que no importa quién gobierne, si el PRI o el PAN, mientras que se hagan los cambios necesarios. Y aseguró que México ya vive una generación que creció en democracia, en la que incluyó al gobernador mexiquense priísta Enrique Peña Nieto.

De lo que dije, lo más importante, lo más profundo, fue: señores, nos echamos 71 años tragando camote al son del director en turno, que nos impuso las reglas, que controló la sociedad, que impuso sindicatos, que dominó toda la escena nacional. Cuando en toda América Latina entró un frenesí, una oleada democrática devastadora, las cosas empezaron a caminar mucho mejor; entonces, cuidemos mucho nuestra democracia. En ese sentido, yo digo que México ya no nos quedamos en el pasado, ya somos democráticos. Ahora existe, hay la obligación de cualquier candidato y de cualquier partido de estarse reoxigenando, renovando, estar muy cercano a la ciudadanía, estar trabajando sobre proyectos de nación, sobre ideas a proponer en la siguiente campaña.

En 2012 cualquiera puede ganar, cualquiera debe poder ganar. Yo creo que el 2012 se lo va a llevar el que traiga tres ideas concretas —y las puede traer el PAN, el PRD o el PRI—. Tres ideas concretas que muevan a la sociedad mexicana a renovar su esperanza, a renovar su energía, a renovar su unidad. Esa es la gran oportunidad que nos ofrece la democracia en cada proceso electoral, el entrar al debate, el entrar con nuevas ideas, el aportar nuevos proyectos.

Pero hemos destruido nuestro sistema político, lo hemos hecho pedazos, digo nuestra democracia ganada a pulso. Los legisladores. Bueno, reforma electoral que hicieron en cabeza de quién cabe, que hoy todo mundo se tiene que callar, que nadie puede opinar, que el que quiere ser candidato no lo puede decir, que el que aspira a ser presidente se tiene que quedar callado, que los medios de comunicación no pueden esto, no pueden a, b, c; de dónde sale todo esto. Y por eso no salen las ideas nuevas, por este sistema represivo que hemos creado con la ley electoral, me parece aberrante esa cosa y ojalá alguien la eche por tierra.

Yo por eso creo que los diputados deben tener mejor ocupación que estar inventando leyes a como se les ocurre, no necesitamos 500 cuates ahí pagados tan soberbiamente para estar sacando esas leyes. Dónde está la reforma en Pemex y en energía, esa sí es necesaria, dónde está la reforma fiscal que urge a este país, esa sí es necesaria, y todo mundo está viendo que ya estamos llegando al límite del precipicio, ya todo mundo vemos que ya no hay petróleo en México, ya todo mundo vemos que el país ya no tiene dinero para seguir construyendo universidades y escuelas, pero siguen bloqueadas las verdaderas reformas.

Creo entender que usted percibe en el PRI un talante democrático consumado. ¿Usted ve en el PRI una convicción democrática?

Tuve relación con muchos priístas como presidente de la República, y sigo en relación con muchos de ellos, como presidente del Centro Fox, igual que con los del PAN y con los del PRD. Y ciertamente, creo que la esencia democrática ganada en el 2000, la libertad ganada en el 2000, ha hecho su efecto. Hoy no se piensa igual que antes en ninguno de los partidos políticos, creo que se están acabando los cacicazgos, los liderazgos fuertes.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD