aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Costo de turbosina presiona a aerolíneas

El aumento en el costo del combustible obligó a las compañías a implantar diversos planes para enfrentar la situación, sin la necesidad de subir el precio del boleto

AUMENTA PRECIO. El precio del combustible para aviones subió 68.06% en un lapso de cinco años; de 5.98 pesos a 10.05 pesos el litro. . (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Lunes 28 de marzo de 2011 Jorge López y David Aguilar | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

El incremento en el precio de petróleo puso a temblar a las aerolíneas del mundo, y México no es la excepción, pues la turbosina pasó de representar 12% de la estructura de costos de operación a casi 40%.

El precio del combustible para aviones subió 68.06% en un lapso de cinco años; de 5.98 pesos a 10.05 pesos el litro se vendió en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

La tendencia, de acuerdo con los expertos, es que continúe a la alza ante los conflictos en Medio Oriente; a diferencia de las gasolinas que tienen un subsidio, la turbosina se apega al comportamiento de los precios de referencia internacionales.

Este fenómeno obligó a las compañías aéreas a implantar diversos planes para enfrentar la situación sin la necesidad de subir el precio del boleto de avión; se minimizaron las secuelas negativas de esta acción: menos pasajeros abordando los aviones.

Sin embargo, el Banco de México en su pasado reporte de inflación informó que en lo concerniente al transporte aéreo en la primera quincena de marzo elevó 4.12% sus precios.

Este incremento podría responder al inicio de la temporada de springbreakers y podría ser la antesala de un incremento de tarifas que se dará por Semana Santa. En lo que va del año se reporta un caída de 6.95% en el precio de boletos aéreos, según Banxico.

Precio del petróleo, principal riesgo

En enero, cuando el precio del barril rondó 90 dólares, el director general de Interjet, José Luis Garza, comentó que 100 dólares representaría el aniquilamiento de algunas aerolíneas, sobre todo aquellas que no tienen aviones eficientes.

A principios de marzo, con un precio promedio de la mezcla mexicana entre 97 y 98 dólares, el director general de VivaAerobus, Juan Carlos Zuazua, coincidió en que ninguna aerolínea en el mundo sería capaz de soportar un precio de 150 dólares el barril, y recordó que en 2008 hubo no solamente recorte de rutas y frecuencias sino también de personal.

Recientemente el director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), Gilberto López Meyer, alertó sobre un ajuste en los precios de los boletos de las aerolíneas por el constante aumento en el precio de la turbosina que en la primera semana de este mes rebasó los 10 pesos por litro.

José Luis Garza comentó que “a partir de este momento una aerolínea solo tiene dos alternativas: o sube el precio de sus tarifas para mantenerte en estándares competitivos o está obligada a renovar su flota para ser más eficiente en el uso de combustible”.

El vicepresidente de Grupo Posada y ex propietario de Mexicana, Pablo Azcárraga, explicó que el constante aumento en los precios de turbosina fue lo que provocó que los inversionistas de PC Capital desistieran de continuar en el rescate de la compañía.

Sin embargo, Juan Carlos Torres, presidente de TG Group (el principal consorcio aspirante para adquirir la concesión de Mexicana), descartó que ese tema lo atemorice. “Yo estimo que esa situación se resolverá con cuestiones de mercado”, afirmó.

Andrés Fabre, director de Aviacsa, afirmó que el alza en la turbosina “está contemplado en su plan de negocios y no será obstáculo para su crecimiento. Obligado ajustar las estrategias

Juan Carlos Zuazua expuso que ante esta problemática, la herramienta más común es echar mano de las coberturas a futuro. Otra alternativa es agregar un cargo extra.

Dijo que las aerolíneas estadounidenses ya le aumentaron 10 dólares a sus tarifas, pero sólo está vigente mientras el precio de la turbosina se mantenga alto. Recordó que su aerolínea se verá en la necesidad de aumentar 50 pesos en caso de que el precio el crudo llegue a 110 dólares.

Otras opciones son mejorar las operaciones en plataforma, eliminar exceso de peso, la altura y seleccionar rutas; bajar costos en áreas innecesarias para para que la empresa pueda balancear el precio del combustible y evitar un impacto en el boleto, y operar menos vuelos y recortar rutas. (Con información de Ricardo Jiménez)

 

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD