aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Protección especial a Calderón

Sergio Javier Jiménez| El Universal
Sábado 10 de mayo de 2008
En el convoy presidencial se intercalaron al menos tres camionetas repletas con elementos de asalto, quienes empuñaron sin discreción ametralladoras que asomaban ligeramente por las ventanas

[email protected]

REYNOSA, Tamps.— Un operativo de seguridad nunca antes visto se desplegó en esta ciudad para la visita del presidente Felipe Calderón, quien fue protegido por tierra y aire con un helicóptero artillado de la Marina, cientos de elementos del Ejército a bordo de vehículos Humvee blindados y armados con ametralladoras calibre 50, además de decenas de policías estatales que cerraron todas las calles por las que transitó el convoy del mandatario.

El trayecto de Calderón hacia el Hospital Materno-Infantil fue escrupulosamente vigilado. A una calle del sitio del acto, unas 60 personas, mujeres y niños en su mayoría, protestaron por la presencia del Ejército y exigieron con pancartas, su salida. Este tipo de manifestaciones que se ha especulado son auspiciadas por grupos delincuenciales, no fue vista por el mandatario.

Ahí, Calderón pidió la ayuda de la sociedad y de los tres niveles de gobierno para decir un "ya basta categórico y definitivo" contra la delincuencia organizada, y que "no hay marcha atrás".

En el operativo de seguridad desplegado participó un helicóptero de la Marina, matrícula AMHP-151, de cuyas puertas abiertas asomaban dos elementos con igual número de ametralladoras calibre 50 -el más alto- y que zigzagueó por la carretera al cuidado del convoy compuesto por 23 vehículos a la llegada y salida.

En el convoy se intercalaron al menos tres camionetas van con elementos de asalto, en uniforme camuflado, quienes empuñaron sin discreción ametralladoras que asomaban por las ventanas.

Además, todas las camionetas Suburban que encabezaban el convoy fueron en color arena, con el fin de confundir en cuál iba el mandatario y en tres de ellas fueron colocadas banderas nacionales como las que usa Calderón en sus vehículos blindados.

La seguridad del Presidente obligó a que, incluso, se llevara desde el Distrito Federal una de camioneta blindadas con placas de circulación de la capital.

El acto tuvo lugar al aire libre, sin embargo, las precauciones se extremaron al grado de que fueron colocados dos tráileres frente al hospital que bloquearon la visibilidad hacia el patio del mismo en donde el mandatario encabezó la ceremonia.

A lo largo del trayecto, en las bocacalles, se colocaron unidades militares con al menos 10 elementos de la Defensa armados y con chalecos blindados, mientras que otros recorrieron la carretera en el otro sentido vehicular para peinar la zona.

Calderón, como suele hacerlo, recorrió el nuevo hospital, pero al interior sólo hubo al número indispensable de médicos, los demás invitados esperaron afuera.

Golpe al crimen organizado

En la inauguración del Hospital Materno-Infantil ene esta ciudad, el Presidente aseguró que la delincuencia organizada "sabe y siente" que se está golpeando a su estructura criminal y operativa, y por ello, su reacción de violencia.

"Debemos decir los mexicanos, juntos, un ya basta, categórico y definitivo que nos una para enfrentarlo", expresó Calderón.

En ese acto, el mandatario lamentó el asesinato de Edgar Millán, alto mando de la Secretaría de Seguridad Pública federal.

Pese al asesinato del funcionario, su gobierno no se amedrenta ni se atemoriza, y que por el contrario enfrentará a la delincuencia hasta hacerla fracasar, advirtió.

"Tengan la seguridad, mexicanas y mexicanos, que el gobierno federal no faltará a la lucha contra el crimen organizado", señaló el mandatario.

jigh



comentarios
0