aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Director de Aguas del DF ensucia en Jalisco

Alberto Cuenca| El Universal
Lunes 17 de diciembre de 2007
Ramón Aguirre Díaz es socio de la compañía Envir Eau de México, la cual enfrenta una denuncia penal por daño al ambiente y siete clausuras por violar diferentes normas municipales, estatales y federales

[email protected]

PUERTO VALLARTA, Jal.— Ramón Aguirre Díaz, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, es socio de una empresa que ganaría hasta 613 millones de pesos en 15 años, gracias a contratos que le adjudicó en 2006 el anterior ayuntamiento para el manejo de un relleno sanitario en este municipio.

Esa compañía, Envir Eau de México, enfrenta hoy una denuncia penal por dañar el medio ambiente, y siete clausuras por violar diferentes normas tanto municipales, estatales y federales. Además, fue denunciada por un grupo ambientalista por presuntos actos de corrupción durante la obtención del contrato y por el daño ecológico que habría causado a la selva durante las obras.

Ramón Aguirre, en entrevista con este diario, aseguró que al menos desde enero de 2007 no participa en gestiones de ese proyecto, pues está dedicado a su tarea al frente del Sistema de Aguas, aunque aceptó que es accionista de la empresa Envir Eau.

Los contratos otorgados a la empresa en la cual Aguirre Díaz actuó también como representante legal, fueron otorgados en condiciones ventajosas, pues primero se le encargó a Envir Eau la construcción del relleno sanitario por adjudicación directa, y al cancelarse ese proceso por falta de recursos federales, se le volvió a dar la obra pero a través de una licitación pública en la que no tuvo otros competidores. Así lo acusa el presidente del grupo ecologista México, Comunicación y Ambiente, Carlos Álvarez Flores.

Ramón Aguirre dijo que si el contrato fuera ventajoso no se habrían presentado todos estos problemas y lamentó que en torno al proyecto existan intereses por parte de las autoridades del municipio; aseguró que se cumplieron todos los requisitos legales para iniciar la obra.

Aguirre Díaz insistió en minimizar su participación en ese proyecto, pues dijo que sólo tiene 2% de la participación accionaria, a pesar de que los dos contratos llevan su firma como representante de la empresa.

El relleno sanitario que pretende construir esa compañía se ubica en la zona ejidal con vocación forestal del poblado Santa Cruz de Quelitán, a 22 kilómetros del área urbana de Puerto Vallarta. Hasta ahí llegarían las 450 toneladas de basura que genera al día el municipio. Envir Eau cobraría 249 pesos por tonelada, según el contrato y de acuerdo con Juan Pablo García, director de Servicios Municipales.

Envir Eau obtuvo aquella concesión en septiembre de 2006, tres meses antes de que concluyera la administración del priísta Gustavo González Villaseñor como presidente municipal de Puerto Vallarta. En ese contrato, Ramón Aguirre firma como representante y apoderado legal de la empresa “para pleitos y cobranzas”, según los documentos de los que EL UNIVERSAL tiene copias.

Ese contrato para construir el relleno sanitario se firmó dos meses antes de que Aguirre Díaz fuera nombrado funcionario del gobierno de Marcelo Ebrard en el Sistema de Aguas del DF, primero como directivo y luego como su titular, aunque él dijo que se incorporó desde febrero de este año.

Los problemas para Envir Eau empezaron en diciembre de 2006, cuando la Secretaría de Medio Ambiente de Jalisco la clausuró por primera vez por no tener un estudio de impacto ambiental y por violar la Norma Oficial Mexicana 083 sobre las especificaciones ambientales para la selección del sitio, diseño, construcción y operación de un relleno.

Luego vendrían otras clausuras. En marzo de 2007, el actual ayuntamiento encabezado por el priísta Javier Bravo Carvajal, multó a la empresa de la que es socio Aguirre, con 178.5 millones de pesos por, entre otras cosas, no tener una bitácora de obra y planos autorizados para revisión, por no presentar licencia de construcción en el sitio de la obra ni mostrar estudios de cambio de uso de suelo y de impacto ambiental.

En abril, la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) no sólo clausuró la obra, sino también inició una denuncia penal. José de Jesús Becerra, delegado de Profepa, dijo que Envir Eau “cometió un delito ambiental al remover vegetación sin permiso, dañando selva baja en un área de vocación forestal cuando se iniciaron las obras del tiradero”.

Además, el director jurídico del municipio, Armando Partidas Zamudio, acusó que Envir Eau ni siquiera ha probado que posee el terreno donde hace el relleno.

Las irregularidades en que ha incurrido Envir Eau le han valido hasta ahora dos clausuras por parte de las autoridades ambientales del estado de Jalisco; cuatro del ayuntamiento y una de Profepa.

La representación legal de Envir Eau ha combatido esas clausuras. Según el director técnico de la empresa, Luis Eduardo de Ávila Rueda, han ganado seis de los siete procesos. Sin embargo, a la fecha sigue clausurada y con una multa vigente por 571 mil pesos impuesta por el gobierno estatal. Este diario le solicitó a Eduardo de Ávila esos documentos pero no los proporcionó. Ofreció enviarlos pero al cierre de esta edición no se tenían. Tampoco presentó documentos que acrediten la propiedad del terreno.

No obstante, mostró una licencia de construcción expedida por la pasada administración municipal y un escrito de noviembre de 2006 dirigido a Ramón Aguirre en el que se autoriza un manifiesto de impacto ambiental para iniciar la construcción del relleno. También mostró un acta de entrega—recepción, fechada el 1 de enero de 2007, donde aparece un estudio de autorización de uso de suelo otorgado por el anterior alcalde el día que dejó el cargo.

Esos documentos han servido a Envir Eau como pruebas para desvirtuar las clausuras, pero el debate jurídico entre la empresa y varios niveles de gobierno se centra en demostrar si la pasada administración municipal se extralimitó o no en sus facultades al entregarle permisos, por tratarse de un relleno en una zona ejidal de vocación forestal.



comentarios
0