aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Supieron 1 año antes que Tabasco se inundaría

Noé Cruz Serrano| El Universal
Ciudad de México | Lunes 19 de noviembre de 2007
Elías Ayub, Manuel Andrade y Gil Díaz conocieron del rezago de obras

[email protected]

Oficialmente las principales entidades gubernamentales y federales supieron con poco más de un año de antelación que las inundaciones en Villahermosa, Tabasco, eran inevitables porque recibieron información de que las obras hidráulicas del estado estaban desfasadas y que no estarían listas hasta 2008 o probablemente 2009.

Tanto el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Alfredo Elías Ayub, como el entonces director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Cristóbal Jaime Jáquez; el ex gobernador del estado, Manuel Andrade Díaz, y el mismo ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, recibieron documentación sobre el grado de avance del llamado Proyecto de Protección a Centros de Población y Áreas Productivas en la Cuenca del Río Grijalva (PICI) que daba cuenta de serias irregularidades en el manejo de los recursos para estas obras.

En enero de 2006, estas dependencias realizaron un corte de caja del PICI y detectaron que las obras destinadas a “mitigar los daños a la población, por efecto de las crecidas que se presentan recurrentemente en la planicie del estado de Tabasco, principalmente en las cercanías de los núcleos de población como Villahermosa”, no estaban ni remotamente listas para afrontar inundaciones que podrían afectar a casi 300 mil tabasqueños y una superficie de 46 mil hectáreas.

En la actualización de los Indicadores Socieconómicos del citado proyecto (Addendum PICI), cuya copia posee EL UNIVERSAL, se manifiesta que a pesar de que el gobierno del estado de Tabasco puso en marcha la licitación y “la construcción” de las 28 obras planteadas en el PICI a partir de 2003, el grado de avance de todos estos proyectos reportado un año después demostró que se encontraban en fase de proyecto ejecutivo, estudio hidráulico, estudio anteproyecto, estudio topográfico o estudio geotécnico.

Ninguna de estas obras había iniciado su construcción y para entonces se habían gastado más de 900 millones de pesos de un total de mil 741 millones previstos originalmente. El Addendum que evidencia esta situación estuvo a disposición de todos estos funcionarios el 6 de julio de 2006, el cual “consideró llevar a cabo las obras en un periodo de cuatro años, comenzando en el año 2003 y terminando en el año 2006”.

Sostiene que “efectivamente las obras iniciaron en 2003, teniéndose ejecutado a la fecha una inversión de aproximadamente 900 millones de pesos (diciembre de 2005)”, pero reconoce que “debido a restricciones presupuestales, no se ha cumplido con el calendario de inversiones y se espera que las obras terminen hasta el año 2008 o quizá hasta 2009”.

Es decir, la catástrofe que azotó la ciudad de Villahermosa pudo haberse presentado con los mismos efectos en los próximos dos años porque las obras para evitar inundaciones en la zona simplemente no estaban listas.

Más aún, la falta de planeación llevó a “identificar trabajos complementarios que no estaban considerados en la inversión inicial, principalmente la rehabilitación de infraestructura existente de agua potable, drenaje y caminos, con un costo de alrededor de 60 millones de pesos más”.

El propio Programa Hidráulico del Estado de Tabasco 2002-2006 no dejaba lugar a dudas:

El documento precisa que 11% de los tabasqueños son afectados anualmente por la frecuencia de inundaciones y “existe además un riesgo importante para Villahermosa y su zona conurbada”.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0