aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Impide postura de CNDH que La Reina vaya a un penal federal

Silvia Otero | El Universal
14:35Ciudad de México | Jueves 04 de octubre de 2007
Asegura titular de la SIEDO, Noé Ramírez Mandujano, que la reclusión de Sandra Ávila en una cárcel del DF obedece a una recomendación que hizo Derechos Humanos en 2001 para que las mujeres no sean recluidas en cárceles de alta seguridad

El ingreso de Sandra Ávila Beltrán, la "Reina del Pacífico", a un penal del Distrito Federal, no fue un acto "premeditado o de mala fe", sino que un juez capitalino aceptó tener a su cargo el caso de la presunta traficante; además de que desde 2001 no se permite el ingreso de mujeres a penales de alta seguridad por recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Noé Ramírez Mandujano, titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la Procuraduría General de la República (PGR), expuso así los motivos de que la inculpada fuera recluida el sábado pasado en el penal de Santa Martha Acatitla.

En una entrevista radiofónica detalló que la presunta traficante fue consignada ante un juzgado federal del Centro Federal de Readaptación número 1, el Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México, pero éste se declaró incompetente a favor de un juez de distrito en el Distrito Federal, el cual aceptó llevar el caso, por lo que el ingreso de la inculpada a una prisión de la ciudad de México, fue sólo el cumplimiento de un mandato judicial.

Ramírez Mandujano expuso además que "desde el año 2001 ya no se ingresan mujeres a penales de máxima seguridad por intervención de la CNHD. Se considera que una mujer por muy alto grado de peligrosidad que tenga, no se requiere que esté en un penal de este tipo".

Detalló que los casos más representativos fueron los de Gloria Arenas Agis, alias "La Coronela", dirigente del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente, (ERPI), y Felicitas Padilla Nava, quienes se encontraban recluidas en el CEFERESO número 1, por los delitos de terrorismo, sabotaje, acopio de armas de fuego, entre otros, pero ante la intervención de la CNDH fueron reubicadas al penal de Neza Bordo, en Nezahualcoyotl, Estado de México.

sgf / jcm



comentarios
0