aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿De qué se ríe La Reina?

Guillermina Ortiz C. / EL UNIVERSAL.com.mx| El Universal
02:33Ciudad de México | Martes 02 de octubre de 2007

Personas como Sandra Ávila viven un aquí y ahora constante. Para ella no pasa nada porque sabe que tiene los medios para evadir la justicia, sabe –o al menos así lo cree-- que no irá al (penal de máxima seguridad del) Altiplano, dice el especialista. (Foto: AP )

Aun en el momento de ser fichada, Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, mostraba en su semblante una sonrisa. Explica siquiatra que su actitud se debe a un comportamiento conocido como disociación ideoafectiva

Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, rindió declaración con un semblante sonriente, seguro y siempre mirando a la cámara, según pudo verse en noticieros.

Para muchos, que esta mujer no mostrara miedo o que no pestañeara, causó asombro, pero su actitud se debe a un comportamiento conocido como disociación ideoafectiva.

De acuerdo con el siquiatra Félix Aranday Cortés, miembro del Instituto Nacional de Siquiatría Ramón de la Fuente, éste se presenta en momentos muy estresantes en los que se separa la racionalización de los afectos.

Por lo general, como explica el doctor Aranday, esta disociación ideoafectiva es propiedad de personalidades histéricas o sociopáticas y en el caso de La Reina del Pacífico, es deshumanizar a la persona, no darse cuenta del mal que ha hecho.

“Viven un aquí y ahora constante. Para ella no pasa nada porque sabe que tiene los medios para evadir la justicia, sabe –o al menos así lo cree-- que no irá al (penal de máxima seguridad del) Altiplano, sabe que lo tiene asegurado. Es decir, tiene poca conciencia de sus acciones, como el vender drogas a menores. Sabe que puede vencer cualquier límite”.

Según el especialista del Instituto Nacional de Siquiatría Ramón de la Fuente, este desapego entre “el otro” (como alguien que siente) con “el algo” (el objeto para llegar a un fin) se debe a una infancia en la que el paciente regularmente es víctima de abuso sicológico o físico además de contar con una figura autoritaria o ambivalente.

“Por ejemplo, les dicen ‘cállate, pero contéstame’. Son muy exigentes y muchos de ellos manejan el chantaje como vía de coerción. Por otro lado, son sometidos a mucha ansiedad y establecen esta vinculación distante, lejana, carente de afectos”.

A esto se suma que desde pequeños viven en una familia desintegrada y que por lo general quedan al cuidado de un tercero, como el abuelo o uno de los padres, que no establecen consecuencias a sus actos, una conciencia moral, añade el especialista en Adicciones.

El doctor Félix Aranday agrega que en el desarrollo dentro de una comunidad jerárquica, evitará las relaciones con afecto y que para “subir” en esta sociedad, en este caso dentro del cártel, buscará destruir al de arriba o, en otro caso, permanecerá dentro de su rango por el tiempo que le agrade y se sienta segura.

“Esta mujer en particular no tiene conciencia de todas las personas que ha dañado, no tiene conciencia de que al traficar droga miles de personas mueren, que han fallecido muchos de sus colaboradores”, comenta.

La Reina del Pacífico, Sandra Ávila Beltrán, y su novio, el capo colombiano Juan Diego Espinoza Ramírez, alias El Tigre, considerados el enlace entre los narcotraficantes de Colombia y sus socios de los cárteles de Juárez y Sinaloa, fueron detenidos ayer por la Policía Federal en la ciudad de México.

Ambos forman parte de la lista de los narcotraficantes más buscados por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA). Tan sólo en el año 2002, a través de los operativos vulcano y Macel, se incautaron más de 200 inmuebles en territorio mexicano a la organización de El Tigre, y se le decomisaron nueve toneladas de cocaína pura en Manzanillo, Colima.

Goc / jcm



comentarios
0