aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Oligopolios ocultan el gas, acusa el gobierno

Noé Cruz Serrano| El Universal
Miércoles 26 de septiembre de 2007
Petróleos Mexicanos y el gobierno federal aceptaron que existe especulación en el abasto de gas y culparon de ello a las empresas oligopólicas dominantes

[email protected]

La especulación en el abasto y precio del gas licuado de petróleo (LP) es consecuencia de las prácticas monopólicas que ejercen las empresas que dominan el mercado mexicano, así como de los intermediarios que participan en la comercialización del combustible.

Un dictamen de la Secretaría de Energía (Sener), por encargo del presidente Felipe Calderón mediante el oficio No. 100.2007.048, establece la necesidad de incorporar “más jugadores para evitar prácticas como el ocultamiento del producto y un manejo del precio del combustible fuera de la ley”.

En adición, Petróleos Mexicanos (Pemex) aseguró que la escasez de gas LP es irreal, porque el abasto es suficiente, y sugirió que el problema de desabasto reside en los distribuidores que deberían decir “en dónde está ese combustible y por qué cobran un sobreprecio por entregar el combustible a los consumidores”.

Carlos Ramírez, vocero de Pemex, informó que en condiciones normales la demanda de gas LP en el valle de México asciende a 70 mil barriles diarios, y “desde el martes de la semana pasada se han entregado entre 120 mil y 130 mil barriles por día, casi el doble, para evitar desabasto”.

El dictamen de la Sener sobre la concentración de la distribución del gas, entregado a la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) el 23 de agosto, establece que en la ciudad de México y su zona conurbada hay graves problemas con los permisionarios de distribución de gas LP y los agentes denominados comisionistas.

Indica que el sector “presenta discrepancias considerables sobre la independencia y el papel de los comisionistas, toda vez que operan como intermediarios independientes, es decir, tienen una existencia informal (carecen de permiso de distribución) y actúan tanto como clientes como competidores de los distribuidores”, porque pueden provocar sin problema alguno, especulación en el abasto y en el precio.

Para Pemex, el problema de falta de gas LP “está en los comisionistas que los distribuidores contratan, es decir, los camiones repartidores, pues son ellos los que tratan directamente con el consumidor y son los que argumentan la falta del combustible”.

Mediante un sondeo, Pemex detectó que, aunque los camiones transportan cilindros “llenos” para su venta, retienen el combustible para crear una escasez ficticia y recibir propinas que van de 20 y hasta 100 pesos a cambio del tanque o de surtir los tanques estacionarios.

Empresas como Flama Gas, Gas Uribe, Nieto, Soni y Regio Gas, entre otras, participan de manera dominante en el mercado mexicano del gas LP.

El dictamen de la Sener sobre prácticas monopólicas investiga a 262 empresas permisionarias, de las cuales 451 conforman el universo de distribuidores.

Concluye que no existen condiciones de competencia efectiva en el mercado relevante de venta de gas LP a distribuidores en el territorio nacional.

Además, no existen condiciones de competencia en los mercados de venta a usuarios finales ni existen condiciones de competencia en el segmento del mercado relevante de servicios de transporte mediante autotanques y semirremolques correspondiente; ni existen condiciones de competencia en los mercados relevantes de servicios de transporte de gas LP mediante buquetanque y ductos, lo que al final se refleja en una operación prácticamente a su antojo de los comisionistas que tratan directamente con los consumidores.

El precio del gas licuado está bajo “control” oficial desde marzo de 2001 con base en decretos del Ejecutivo federal.



comentarios
0