aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Creel y Larios, coordinadores de bancadas de AN

Afirman que Espino se impuso en designación; "nomás no me vayan a pedir que cuente voto por voto", soltó Creel frente a un auditorio ciento por ciento panista
San Juan del Río, Querétaro | Martes 08 de agosto de 2006 Ricardo Gómez y Andrea Merlos | El Universal

"¡Ánimo, que Dios lo bendiga!", le soltó un panista a Santiago Creel, con todo y apretón de manos, minutos después de haber sido elegido coordinador de los senadores del PAN, con lo que Manuel Espino se impuso a Felipe Calderón.

A pesar de que se trató de ocultar la derrota del candidato presidencial en la designación del coordinador, cuyo apoyo se centró en Alejandro Zapata Perogordo, la realidad, aceptaron senadores, es que Espino se impuso pero adicionó una novedad: el supuesto acuerdo con Calderón para hacer menos visible su triunfo.

Espino se puso a tono con la coyuntura, una vez que anunció que el ex secretario de Gobernación será la nueva cabeza panista en el Senado: "Nomás no me vayan a pedir que cuente voto por voto", soltó frente a un auditorio ciento por ciento panista.

Por supuesto que vinieron las risas, al recordar al enemigo "invisible" Andrés Manuel López Obrador, presente hasta en la plenaria, la encerrona panista de tres días.

Inmediatamente, incluso sin haber hecho oficial el nombramiento de Héctor Larios, como coordinador de los diputados federales, de la casa de campaña calderonista se emitió un comunicado para felicitar a los nuevos coordinadores, y anunciar que este martes Felipe Calderón sostendrá un encuentro con ellos "para trabajar de manera conjunta en sacar adelante los proyectos y reformas legislativas que requiere México".

Ayer, de nueva cuenta en el reflector político, Creel recobró el semblante, se tomó fotos y ofreció tiempos a la prensa.

Un Creel muy diferente al de minutos antes, cuando nada estaba decidido, sin dar declaraciones, cabildeando con los senadores Ramón Muñoz, coordinador de Innovación Gubernamental, y el ex gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas, con pasos apresurados y respuestas tajantes.

Se trató de un toma y daca estratégico entre calderonistas y panistas afines a Espino, que mantuvo la expectativa hasta el último minuto, con las dos caras de la moneda: Creel y Zapata.

Alejados a la tradición de no "operar" para dicho nombramiento, ambos movieron sus piezas, y a través de llamadas telefónicas trataron de ganar la simpatía de sus compañeros de bancada. "Yo voté por Creel porque fue el único que me habló por teléfono", reveló una legisladora.

El arribo del secretario de Gobernación Carlos Abascal Carranza a la plenaria panista del Senado ahondó más aún la incertidumbre, la expectativa, al mantenerse en encerrona con Espino durante más de veinte minutos, antes de tomar la decisión. Afuera, Creel se paseaba nervioso.

Del otro lado de la Hacienda Galindo, en una mesa esperaba Cuauhtémoc Cardona, perteneciente al equipo de Calderón, quien veía todo de lejos y "operó" para favorecer a Zapata Perogordo. El esfuerzo no bastó.

Entre los que apoyaron a Zapata se encuentran Federico Doring, Gaby Ruiz, Ricardo García Cervantes, además del ex gobernador de Baja California, Alejandro González Alcocer.

Al final, Espino presentó al elegido. Zapata Perogordo no se inmutó. Celebró la unidad del partido. Pero la señal estaba mandada: nadie perdió, todos ganaron, aunque en realidad Espino se anotó un punto más.

Más tarde, el nuevo coordinador de los diputados panistas, Héctor Larios, adelantó que el compromiso de su partido en el Poder Legislativo será "con los que menos tienen", y se dijo confiado de que el PRD supere sus envidias y pueda transitar de la política del "no" a la de la negociación.



PUBLICIDAD