aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Apoyó María Esther la labor social

El Universal
Domingo 05 de diciembre de 1999
Apoy Mara Esther la labor social

. (Foto: )

De ideas progresistas, la que fuera esposa del ex presidente Luis Echeverría destacó por su impulso a la mexicanidad

María Esther Zuno de Echeverría nació en Guadalajara, Jalisco, el 8 de diciembre de 1924. Fue la tercera hija del matrimonio de José Guadalupe Zuno, ex gobernador de esa entidad, y Carmen Arce.

La ?compañera María Esther?, como cariñosamente le llamaron las campesinas, creció rodeada de figuras políticas.

Como testigos de su registro de nacimiento participaron los ex presidentes Álvaro Obregón, Lázaro Cárdenas y Manuel Ávila Camacho.

También se vinculó con personalidades de la cultura y el arte, y tuvo estrecha amistad con Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco e Isidro Fabela.

De ideas progresistas, la que fuera esposa del ex presidente Luis Echeverría destacó por su impulso a la mexicanidad.

Conoció a Luis Echeverría en la casa del muralista Diego Rivera. Contrajeron matrimonio el 2 de enero de 1945 y procrearon ocho hijos: Luis Vente, María del Carmen, Álvaro, María Esther, Rodolfo, Pablo, Benito y Adolfo.

Durante el periodo que gobernó su esposo, de 1970 a 1976, la ?compañera María Esther? promovió los trajes típicos mexicanos, los bailes autóctonos, las artesanías y los platillos regionales.

Incluso, fundó la Academia de Bailes Regionales ?Las Palomas de San Jerónimo?, que ha funcionado durante más de tres décadas.

La señora Echeverría se involucró verdaderamente en la labor social. Se hizo cargo de diversos programas establecidos por su propia iniciativa, como el de Orientación Familiar, en el que participaron más de 3 millones de promotoras voluntarias.

Entre sus prioridades de trabajo destacó el respeto y la igualdad de la mujer en la vida económica, política y jurídica.

Desde el Instituto Nacional de Protección a la Infancia desarrolló centros familiares, en favor de la niñez desvalida, de la mujer abandonada y del anciano sin esperanza.

No era difícil ver a María Esther llegar a las zonas indígenas más recónditas, abrazar y besar a las mujeres, tomar en sus brazos a un niño y mostrar prácticamente cómo debe alimentarse a un bebé.

Su llegada a las áreas campesinas era todo un acontecimiento, las mujeres la recibían con gran cariño y tomaban de ella su sabiduría.

Alguna vez, durante un sismo que azotó a diversas zonas del país, la señora Echeverría llegó a Ciudad Cerdán, Puebla, y encontró a los damnificados sentados en espera de ayuda.

Cuando vio María Esther la pasividad de la gente, tomó la escoba y se puso a barrer e instó a los habitantes del lugar a no esperar que todas las soluciones llegaran del gobierno, y les dijo que ellos deben luchar por la superación de sus problemas.

Durante el periodo de gobierno de Echeverría, su esposa realizó una gira de buena voluntad por diversas naciones del Caribe para difundir los bailes y la música mexicana.

También se destacó por su labor de asistencia y altruismo. Fundó el Banco de Sangre, así como el de Oídos y trabajó en el proyecto del Banco de Ojo.

En 1976 recibió la distinción internacional ?Maurice Patte?, que anualmente otorga el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El pasado 27 de agosto, la Confederación Nacional Campesina (CNC) le otorgó por sus méritos agrarios y en pro del desarrollo rural la medalla ?José María Morelos?.



comentarios
0