aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ven anomalías en AICM en 2011

Ricardo Gómez| El Universal
Viernes 22 de febrero de 2013
Ven anomalas en AICM en 2011

OBSTÁCULO. En el padrón de superficies arrendadas, el aeropuerto carece de bases de datos para identificar los movimientos realizados en el ejercicio 2011, dice informe. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

ASF detecta problemas de comercialización de espacios

[email protected] 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en 2011 en la comercialización de espacios en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, incluidos problemas en el incremento y posterior cobro de la deuda a sus clientes morosos.

Por un lado, el aeropuerto no tiene un registro eficiente de sus espacios y administración, y por otro, las deudas generadas por los concesionarios de los lugares han crecido a tal grado que ya se consideran adeudos “incobrables”.

La Auditoría Superior de la Federación evidenció las pérdidas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), al asociarse con la empresa FUMISA —especializada en servicios de limpieza y que mantuvo contratos con otras áreas del gobierno federal, y con oficinas del gobierno del DF—, la cual le iba a pagar un porcentaje de ganancias por explotar espacios comerciales, sin embargo, no le ha dado a conocer cómo tasa esas ganancias, lo que provocó que lleven un litigio desde hace muchos años.

El informe señala además que al 31 de diciembre de 2011 el área jurídica del AICM reportó 39 asuntos en litigio por 660 millones de pesos, registrados en las cuentas por cobrar por 659 millones, y en la cuenta de deudores diversos por 805 millones.

De esos 39 asuntos, la ASF auditó nueve y se confirmó que dos se encuentran en juicio de concurso mercantil con empresas, entre ellas Mexicana de Aviación.

Al cierre de 2011, el saldo de las cuentas por cobrar fue de mil 428 millones de pesos, a 219 clientes, reporta la ASF; en tanto las cuentas de “cobro dudoso” ascendieron a 613 millones, “monto excesivamente alto, por lo que el AICM debe realizar las acciones necesarias que le permitan disminuir en el menor tiempo posible, ya que de la integración de la estimación se identificaron partidas con antigüedad de 147 meses”, es decir, más de 12 años.

De los 219 clientes morosos, 19 de ellos registraron adeudos por mil 314 millones de pesos, es decir, 92% del saldo de las cuentas por cobrar, y los 200 clientes restantes adeudaban 113 millones de pesos, de los cuales Aeroméxico tenía 20% de la deuda y Mexicana de Aviación 17.3%.

El “cobro dudoso” ascendió a 613 millones de pesos, en los que se involucraba a 27 clientes.

El informe detalla que en el padrón de contratos, espacios comerciales y superficies arrendadas, el aeropuerto carece de bases de datos históricas para identificar los movimientos realizados en el ejercicio, “por lo que no se identificaron los contratos concluidos, locales y superficies ocupadas, desocupadas, superficies en trámite de contratación o disponibles para ser ocupados en 2011”, lo cual al final fue solventado.

La ASF recomienda al gobierno pensar si mantiene dicha asociación.

Con casos así, de acuerdo con la auditoría financiera y de complimiento, cuyo resultado fue negativo, se considera que, en términos generales y respecto de la muestra auditada, el aeropuerto “no cumplió con las disposiciones normativas aplicables”.

Sostiene que el aeropuerto “ha distorsionado de manera importante el estado de resultados”, al registrar desde el año 2005 como gastos de operación la amortización del crédito solicitado para construir la Terminal 2, con recursos provenientes de la cesión de derechos del TUA equivalentes a 10 millones 210 mil pesos al cierre de 2011.

La pesadilla

El aeropuerto mantiene litigios con empresas como FUMISA, con la cual en 1991 Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) firmó un contrato de arrendamiento.

A la empresa se le cataloga de “conflictiva y desfavorable para el gobierno federal”.

Ese contrato —el vigente— está por vencerse en el presente año.

Las diferencias entre la empresa y el Aeropuerto están en el plano judicial, situación por la que la Auditoría recomienda a los funcionarios del gobierno federal tener en consideración para evaluar con mucho cuidado continuar cualquier relación de negocios con este grupo empresarial.

Como resultado de la revisión, se detectaron actos u omisiones que pudieran constituir responsabilidades administrativas, por lo que el pasado 14 de enero se solicitó la intervención del Órgano Interno de Control en el AICM, a efecto de que se dé seguimiento a las acciones implementadas en el ejercicio 2007 por parte del AICM en contra de FUMISA por incumplimiento de contratos y convenios, “debido a que FUMISA no ha entregado la información y documentación justificativa del cálculo de la TIR pactada como se había estipulado en los instrumentos jurídicos correspondientes, lo que podría, en su caso, afectar el patrimonio del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”.

El contrato era para que FUMISA construyera locales, salas de espera y estacionamientos, entre otros, para conformar la Terminal Internacional 1 del AICM, pero tuvo problemas y suspendió temporalmente las obras.

Por ello, fue rescatada por el grupo Advent Airports B.V., con el que logró continuar el proyecto, cuya inversión está documentada en diversos contratos y convenios, por 908.9 millones de pesos.

A cambio, se le otorgó a FUMISA el derecho de explotar comercialmente los espacios para recuperar su inversión a una Tasa Interna de Retorno (TIR) de 12.82%, sin embargo, en el pago de excedentes por parte de FUMISA por el usufructo de los espacios, la empresa oculta al AICM el cálculo de la tasa de retorno, por lo que están en litigio.

Y es que según las normas, si la Tasa Interna de Retorno rebasa ese porcentaje, el extra será dividido en dos partes, y una de ellas le corresponderá al AICM.

FU MISA ha demandado hasta en cinco ocasiones al Aeropuerto, el cual también demandó a la empresa.

En su momento, FUMISA pidió prorrogar el contrato, señalando que podría fondear a Mexicana de Aviación; ante la SCT dijo que es la afectada, porque entre otras cosas el aeropuerto construyó la Terminal 2, y que le deben mil 500 millones de dólares “cifra que no tiene sustento documental, financiero ni jurídico”, de acuerdo con el reporte.

En materia de comercialización de publicidad, al Aeropuerto también le adeudan 53.3 millones de pesos.

En otras áreas, la ASF recomendó que el aeropuerto mejore sus sistemas de control, pues no se conoce qué clientes le depositaron 17 millones de pesos. Al 14 de diciembre pasado, el AICM seguía sin aclarar esos depósitos.

En cuanto a otra auditoría, de “Gestión financiera para la conservación y operación de infraestructura aeroportuaria”, la ASF también emitió un dictamen “negativo” al encontrar varias irregularidades.



comentarios
0