aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Biotecnología contra las amputaciones

Natalia Gómez Quintero / Enviada| El Universal
Domingo 22 de julio de 2012

En el mundo cada 20 segundos se notifica que un paciente con pie diabético debe ser amputado; En México la tasa de amputación es inferior a 30% y el Heberprot-P podría reducir dicha estadística Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

El tratamiento es de ocho semanas con 24 inyecciones que deben ser aplicadas lunes, miércoles y viernes, acompañado de control endocrino metabólico y curas locales, así como tratamiento de antibiótico o terapia cuando lo requieren Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

El médico José Conteras fue el responsable de impulsar este protocolo en el Hospital “Gea González”, de manera conjunta con el Laboratorio Mexicano Alvartis Pharma, a través del cual llegó la molécula de origen cubano sintetizada por ingeniería genética Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Gabriela podía ver los tendones y los músculos de su pie descarnado, también percibía que su extremidad expedía un olor a podrido. Su esposo ya había firmado la autorización para que en las próximas horas le cortaran parte de su pierna Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Apenas 15 días atrás la mujer que padece diabetes se cortó el pie con un vidrio, su herida que no cicatrizaba, la llevó al Hospital “Gea González”, donde se infectó y la solución que le dieron fue la amputación Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Se prevé que en septiembre próximo la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico de Insumos del Sector Salud apruebe su inclusión en México Tanya Guerrero /EL UNIVERSAL

Biotecnologa contra las amputaciones

VANGUARDIA. El doctor José Conteras, responsable de impulsar la aplicación del Factor de Crecimiento Epidérmico Recombinante Humano (Heberprot-P). (Foto: TANYA GUERRERO )

En el hospital “Gea González” se está aplicando un medicamento de origen cubano, sintetizado por ingeniería genética, que acelera el proceso de cicatrización de heridas

[email protected]

LA HABANA.— Gabriela podía ver los tendones y los músculos de su pie descarnado, también percibía que su extremidad expedía un olor a podrido. Su esposo ya había firmado la autorización para que en las próximas horas le cortaran parte de su pierna.

Apenas 15 días atrás la mujer que padece diabetes se cortó el pie con un vidrio, su herida que no cicatrizaba, la llevó al Hospital “Gea González”, donde se infectó y la solución que le dieron fue la amputación. Justo a poco tiempo de ser sometida a la cirugía, fue invitada del área de Dermatología para participar en un protocolo donde le darían un tratamiento convencional para pie diabético, pero que agregarían un Factor de Crecimiento Epidérmico Recombinante Humano, denominado Heberprot-P, medicamento biotecnológico para tratar las úlceras de pie diabético.

El médico José Conteras fue el responsable de impulsar este protocolo en el Hospital “Gea González”, de manera conjunta con el Laboratorio Mexicano Alvartis Pharma, a través del cual llegó la molécula de origen cubano sintetizada por ingeniería genética y de origen biotecnológico. Se realizó la elaboración y conducción de un estudio comparativo para demostrar la eficacia clínica y de seguridad de Heberprot-P en pacientes con úlcera de pie diabético y mostrar los beneficios en el proceso de cicatrización y cierre de las heridas en los pacientes.

El fin fue demostrar que no era un producto milagro, como otros muchos que se ofertan en el mercado para atender el pie diabético. Se seleccionó a un grupo de 30 pacientes con clasificación de úlcera de pie diabético, a 15 de los cuales les aplicaron un tratamiento convencional y a los otros 15 el mismo tratamiento más el factor de crecimiento. “Encontrando diferencias significativas a quienes además se les aplicó el Heberprot-P, pues las heridas cerraron mucho más rápido”.

El protocolo inició en 2010 y concluyó a principios de 2012. Fue un seguimiento de ocho semanas, donde se les aplicó una inyección, en el sitio de la herida cada 48 horas (lunes, miércoles y viernes).

Los resultados obtenidos del estudio, muestran a la comunidad médica del mundo los beneficios y fortalezas de Heberprot-P para satisfacer una necesidad médica no cubierta en la actualidad al reducir la tasa de amputación no traumática y que confirman las investigaciones hechas en otros países como Venezuela, Comunidad Europea y Cuba.

Al cuadro básico

El medicamento ya se encuentra registrado en México a través de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Alvartis Pharma registró también el protocolo ante esta instancia de salud para evaluar de manera ética y correcta los resultados internacionales.

Así las bondades de Heberprot-P llegarán a un mayor número de pacientes en la población mexicana con esta enfermedad, debido al interés para incluirlo en fecha próxima en el cuadro básico de insumos del Sector Salud.

Este hecho implicaría que derecho habientes del IMSS, ISSSTE, Pemex, Defensa, Marina e incluso los afiliados al Seguro Popular, puedan ser beneficiarios del mismo y reducir las secuelas de la amputación y por ende la disminución de los costos en la atención de internamiento hospitalario y cirugía y mejorando la calidad de vida del paciente

Se prevé que en septiembre próximo la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico de Insumos del Sector Salud apruebe su inclusión. A la fecha Heberprot-P se comercializa a través de centros de aplicación especializados en Guadalajara, Monterrey, Coahuila, Veracruz, Distrito Federal y Estado de México. Próximamente se instalarán en Aguascalientes, Tijuana y Mérida.

Julio Esmir Baldomero Hernández, subdirector de Investigaciones Clínicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, Cuba, explica cómo Heber Biotec, la empresa comercializadora de productos biotecnológicos y farmacéuticos de la isla, ha logrado introducir el medicamento en Venezuela, Argentina, Uruguay, Guatemala, Ecuador, Argelia Libia, Vietnam, Angola.

Dan cuenta de un estudio demostrativo de la entidad reguladora europea en 17 instituciones de prestigio y que en China está por aplicarse. “En el mundo se ha aplicado a más de 61 mil pacientes con acertada eficacia por lo que la tasa de amputación ha bajado”, dice Baldomero

Neraldo Orlandi González, director del Centro de Atención al Diabético del Instituto Nacional de Endocrinología de Cuba dice que Haberprot-P es único en el mundo, que su uso intralesional, favorece una granulación tisular, pero que además forma vasos sanguíneos lo que genera una revascularización del área, característica que lo hace recomendable para úlceras complejas en grado 3 o 4.

“En el fondo de la lesión están las células que mejor responden a la granulación por este estado inflamatorio debido a la diabetes, el Heberprot-P es un vehículo que permite que células despierten y empiecen a crecer”, explica.

El tratamiento es de ocho semanas con 24 inyecciones que deben ser aplicadas lunes, miércoles y viernes, acompañado de control endocrino metabólico y curas locales, así como tratamiento de antibiótico o terapia cuando lo requieren.

Los estudios internacionales, muchos de ellos realizados en Cuba, han comprobado que en úlceras superiores a 20 centímetros se logra una cicatrización en un rango de entre 10 y 12 semanas, y que más de 85% de los pacientes tienen un cierre de la lesión en este lapso.

Los estudios no clínicos del Heberprot-P dieron inicio desde la década de los 90, pero en el año 2000 comenzaron los clínicos, lo que marcó el inicio de la fase de investigación monitoreados por grandes empresas para garantizar calidad del estudio. Entonces fue dirigido a úlceras que no tenían solución en el marco práctico de atención en el pie diabético conocidas como recalcitrantes.

En el mundo cada 20 segundos se notifica que un paciente debe ser amputado; En México la tasa de amputación es inferior a 30% y este medicamento podría reducirla. La apuesta es disminuir también los costos posteriores resultados de discapacidad temporal o permanente.

Dentro del protocolo en México, Miguel Ramírez y Guadalupe Ugalde fueron otros dos de los beneficiados. Luego de haberse sometido al tratamiento deben preservar ciertas indicaciones médicas. Gabriela, quien estuvo a horas de quedar sin una parte de su pierna, hoy es una mujer agradecida, completa, camina por los pasillos del Hospital “Gea González” de la mano de su marido José Sagaón, quien expresa su eterno agradecimiento.



comentarios
0