aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desvían recursos de lucha contra sida

Lilia Saúl| El Universal
Sábado 03 de diciembre de 2011

[email protected]

Cerdos vivos, material para limpieza así como el pago de predial y jardinería, son algunos de los usos que le dieron instituciones como el Instituto de Cancerología, el Hospital Gea González o el Instituto Nacional de Pediatría a recursos que estaban etiquetados exclusivamente para el combate y la prevención del VIH-sida.

Aunque el gobierno federal ha otorgado más de 5 mil millones de pesos al combate de esta enfermedad en un solo bienio (2008-2009), los recursos etiquetados para tal fin anualmente son menos de 150 millones de pesos, lo cual ha propiciado que instituciones de salud que no se dedican a atender prioritariamente la pandemia, le den otro uso.

Mediante solicitudes de información se obtuvieron las copias con sus respectivos comprobantes fiscales de todas las compras que se realizaron con el presupuesto del Programa Presupuestario “Prevención y atención del VIH/sida y otras ITS” correspondientes a los años 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010.

De ahí, se da cuenta de que el Hospital Gea González, por ejemplo, compró “cerdas hembras” de 25 a 30 kilogramos con un costo de 39 mil 900 pesos. Los marranos vivos fueron comprados para realizar experimentos ajenos a investigaciones referentes al sida.

Las irregularidades en el gasto presupuestal también se detectaron en el Instituto Nacional de Perinatología, ya que gastó 508 mil 470 pesos en equipo de cómputo, mil 593 pesos para protectores de pantalla así como mouse pad con descansa muñecas y descansa muñecas para teclado.

Otro instituto que gastó recursos en otros enseres que no eran directamente para el sida fue el de Cancerología, el cual ocupó 264 mil 713 pesos para pagar servicios de lavandería, 24 mil pesos para el desmonte, lavado y planchado de cortinas de tela, 10 mil 180 pesos para cortinas de PVC así como el pago de 45 mil pesos por servicios de jardinería.

Las dependencias que tienen acceso a esta contribución y que dependen de la Secretaría de Salud recibieron, desde 2004, los recursos que fueron etiquetados por la misma Cámara de Diputados para tal fin y que no fueron utilizados debidamente ya que estas instituciones no atienden en su mayoría a personas con VIH.

En contraste, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), que atiende al mayor número de pacientes con VIH-sida tiene años exigiendo mayor presupuesto y recursos, pero aún así, la dependencia del gobierno federal sigue haciendo la repartición de los recursos al resto de las instituciones médicas.

Ante estas irregularidades “es imprescindible que las autoridades correspondientes antes de tomar las decisiones de asignación de los recursos presupuestales realicen una planeación detallada de los centros hospitalarios y no hospitalarios que conducen los ‘Programas de Atención y Prevención del VIH/sida’”, explicó Felipe Varela, experto en el seguimiento del uso de los recursos otorgados al combate de la pandemia.



comentarios
0