aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los tres curas rebeldes

Natalia Gómez Quintero| El Universal
Sábado 02 de julio de 2011
Los tres curas rebeldes

ENTRÓN. El obispo Raúl Vera ha lanzado críticas al Gobierno porno intentar rescatar los cuerpos de los mineros de Pasta de Conchos. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Participaron en la Marcha por la Paz con Justiciay Dignidad, han criticado a los jerarcas católicos, sehan enfrentado al Gobierno y han recibido amenazas

[email protected]

Los tres religiosos participaron en la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad convocada por el poeta Javier Sicilia, quien el pasado 28 de marzo se enteró que su hijo había sido asesinado por gente presuntamente ligada al crimen organizado.

Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, Miguel Concha Malo, director general del Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria”, y Alejandro Solalinde, quien comanda los trabajos de la Casa del Migrante Hermanos del Camino, en Ixtepec, Oaxaca, profesan una opción preferencial por los pobres y suelen apoyar causas sociales. Los tres tienen 66 años.

La marcha encabezada por Sicilia exigía, entre otras cosas, un alto a la guerra contra el narcotráfico, una posición política que no comparten los jerarcas católicos, religión a la que están adscritos los tres curas.

A contracorriente de las directrices del Vaticano, Raúl Vera ha declarado que la homosexualidad no es un pecado, y que la adopción gay debería de ser analizada.

Este año, como en los anteriores, Vera criticó al Gobierno federal por no querer rescatar los cuerpos de los trabajadores que quedaron enterrados en la mina de Pasta de Conchos: “¿Qué es lo que ocultan? La impunidad, haberlos dejado morir por asfixia y hambre, pues (los mineros) habrían sobrevivido, por ello no quieren llegar a los restos. Esta barbarie se mantiene impune”.

Vera se formó en la Orden de Predicadores, perteneciente a los dominicos. Estuvo cuatro años en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, donde trabajó al lado del obispo Samuel Ruiz García. Desde ahí apoyó el proceso de paz y reconciliación luego del conflicto armado iniciado el 1 de enero de 1994 por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Con agenda liberal

El sacerdote Miguel Concha Malo, del Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria”, fue uno de los voceros más importantes entre los dominicos de la Teología de la Liberación, en la década de los 70. Su discurso se ha actualizado pero su crítica a las injusticias permanece constante.

Sus colaboraciones en medios masivos de comunicación han sido los espacios para que sus reflexiones sobre temas de derechos humanos se difundan. No obstante, es participante activo en foros y actividades que le han valido más de 30 reconocimientos, premios o distinciones.

Luego de la muerte de Samuel Ruiz, el 24 de enero pasado, Miguel Concha recordaría el legado de éste y de Sergio Méndez Arceo, considerados ideólogos de la Teología de la Liberación, dejaron: “Hicieron de la colegialidad episcopal, la nueva eclesiología, más comunitaria, menos jerárquica, menos canónica, más horizontal y menos vertical”, pero siempre en “fidelidad con el sucesor de Pedro (el Papa)”.

Jorge Traslosheros, estudioso de las religiones y catedrático del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, dice que Vera y Concha se ubican en la corriente que opta preferentemente por los pobres y que nunca deja su agenda liberal, pero que nunca romperán con la Iglesia.

Opina lo mismo de Solalinde, aunque éste ha declarado públicamente la necesidad de que la Iglesia deje la burocracia y atienda a los más necesitados. Aún así, dice, no es de los que incitarían una ruptura.

Sobrexpuestos en los medios

Jorge Traslosheros dice que el defensor de migrantes emula más a San Francisco o a Santo Domingo.

Es de los que, añade el académico, sin un argumento académico sino más bien práctico y cristiano, justifica la opción preferencia por los más pobres.

Se le puede ver sentado al ras de piso con los migrantes, escuchándolos y compartiendo el pan. Bromea y dice que así como Jesús nunca cobró por sus predicaciones, los religiosos hoy no deberían lucrar con las misas. Su vida es más parecida a la que llevó el padre Chinchachoma, quien ayudaba a los niños de la calle.

Una anécdota que trasciende, acaso como mito, acaso como verdad, es aquella en la que se ve a integrantes de la banda de narcotraficantes, conocidos como Los Zetas, con armas y a las puertas de la casa de protección a migrantes, amedrentando para secuestrar a los extranjeros alojados ahí.

Acto seguido, se ve al padre Solalinde enfrentarlos e, hincado frente a ellos, les dice: “Ustedes no los buscan a ellos, me quieren a mí, mátenme”. Ante tal actitud, los criminales desisten.

Traslosheros dice que Solalinde morirá por causa de la defensa de los migrantes, ya sea a manos de delincuentes o por iniciativa de las propias autoridades mexicanas, a quienes ha criticado duramente en su actuación frente al fenómeno migratorio.

Activistas dicen que los tres curas rebeldes están sobrexpuestos en los medios.

La revista española Vida Nueva le preguntó a Solalinde hace un tiempo:

—¿Se sobreexpone en la prensa?

—Sí. Pero la gente tiene que saber. Dice Jesús: “La luz no se hizo para esconderla”. Hay que compartir lo que sucede con los migrantes: es un holocausto; son miles los que sufren, que son secuestradas, extorsionadas, violadas. Y gracias a esta sobrexposición se está despertando la conciencia.



comentarios
0