aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En juego, pinturas de grandes maestros

Sonia Sierra| El Universal
Viernes 17 de junio de 2011
En juego, pinturas de grandes maestros

TESORO. “Tunas”, de Frida Kahlo, entre las obras en disputa . (Foto: ESPECIAL )


[email protected]

Obras de Pablo Picasso y Amadeo Modigliani, dos de los artistas que en los últimos años han impuesto récords de ventas en las subastas internacionales, así como de Francisco de Goya, Salvador Dalí, Diego Rivera, Frida Kahlo y Rufino Tamayo, entre otros, forman parte de la colección que creó la señora Olga Azcárraga.

La colección está integrada por 44 pinturas de grandes maestros del arte internacional y mexicano, y su precio es incalculable, según dijo el abogado Xavier Olea, quien representa a la familia Azcárraga y a la empresa Arthinia Internacional, en entrevista con EL UNIVERSAL en mayo de 2010.

Para que operara como tenedora de esos cuadros, la señora Olga Azcárraga creó, en 1976, la empresa Arthinia Internacional —con sede en Panamá—, de la que era presidenta del Consejo Directivo.

Arthinia Internacional tiene un capital social de 25 mil dólares. Se creó en Panamá “por cuestiones de impuestos”, refirió el abogado: “Es un offshore; se crea en Panamá, se firma allá. Tiene cero actividad comercial esa empresa”.

El abogado comentó que las obras de la señora Azcárraga formaban parte de una colección que valía mucho más que los 130 millones de dólares del “supuesto préstamo” que le hiciera el obispo Cepeda.

Paradero de los cuadros

Además de los artistas citados, la colección incluía pinturas de grandes artistas como Oskar Kokoschka, Marc Chagall, José Clemente Orozco, Joaquín Clausell, Leonora Carrington y Francisco Goitia.

En el caso de algunos de los artistas mexicanos (Frida Kahlo, Diego Rivera y José Clemente Orozco), se trata de obras que son Monumento Artístico de la Nación y que no pueden salir del país sin la debida autorización.

Destacan piezas como Mujer caminando, de Rufino Tamayo, cotizada en un millón de dólares; Tunas, de Frida Kahlo, y Naturaleza, de Diego Rivera.

Olea Peláez explicó que la señora Azcárraga fue haciendo su colección durante muchos años: “Fue herencia de su papá, adquisiciones de su primer esposo, adquisiciones de su segundo esposo y adquisiciones de ella misma”.

Los cuadros siempre estuvieron en la casa de la señora Olga Azcárraga, hasta el momento se muerte, en 2003.

El abogado comentó que el señor Jaime Matute, como endosatario en propiedad del obispo Cepeda, embargó a Arthinia Internacional, y que dicha empresa es la que figura como dueña de los cuadros.

Sobre el lugar donde están las obras, refirió que “según una fe de hechos de un notario, la mitad la tiene Jaime Matute Labrador y la obra mitad don Rogerio Azcárraga Madero”.

El abogado representa a Raúl Fernández Arche Cano, sobrino carnal del primer esposo de doña Olga Azcárraga.

Sobre el costo de la colección, dijo entonces: “Es invaluable. Hay un Modigliani... Creo que es más alto el valor de la colección que los 130 millones de dólares”.



comentarios
0