aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




EU cancela operativos de armas encubiertos

J. Jaime Hernández/ Corresponsal| El Universal
Miércoles 16 de marzo de 2011
Agentes deberán frenar su trasiego hacia México

[email protected]

WASHINGTON.— El Departamento de Justicia de Estados Unidos ordenó la suspensión inmediata de todas las operaciones encubiertas en las que se considere el recurso del tráfico ilegal de armas hacia México como parte de una investigación criminal.

La decisión, conocida a través de un memorándum interno del Departamento de Justicia al que ha tenido acceso la cadena CBS, ha sido comunicada a todos los fiscales estatales a lo largo de la frontera sur, para salir al paso de las denuncias formuladas por agentes de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés).

Mediante estas denuncias, agentes como John Dodson dejaron al descubierto operativos como Rápido y furioso, una misión que habría permitido el tráfico ilegal de cientos de armas hacia México durante más de 15 meses y que hoy se encuentra en el centro de una intensa disputa bilateral.

Según el memorándum dado a conocer de forma parcial por la cadena CBS, el Departamento de Justicia ha decidido terminar con operativos como Rápido y furioso, que ya habían sido puestos en tela de juicio por agentes federales de la ATF por el daño potencial que podían ocasionar a ciudadanos inocentes de ambas naciones.

“No deberíamos diseñar o ejecutar operativos encubiertos que incluyan el tráfico de armas por la frontera. Si tenemos conocimiento de que cargamentos de armas están por pasar la frontera, debemos actuar de inmediato para evitar que crucen, incluso cuando eso termine prematuramente o ponga en riesgo una investigación”, advierte el documento, que se ha convertido en la evidencia no deseada para quienes, desde el Departamento de Justicia, insisten en que el caso de Rápido y furioso aún está en investigación.

Operaciones al descubierto

Apenas la semana pasada, el fiscal general Eric Holder consideró que las operaciones encubiertas que han permitido o soslayado el tráfico de armas hacia México son inaceptables y reiteró su llamado al inspector de la ATF para llegar al fondo del asunto.

En este contexto, el memorándum dado a conocer parece una confesión oficial de parte que, además, ha dado mayor peso y relevancia a las denuncias de agentes como John Dodson, quien se ha convertido en el principal testigo de cargo contra operaciones de este tipo en las investigaciones realizadas por medios como la CBS, Los Angeles Times y el Center for Public Integrity.

Dodson había advertido, en entrevista con Univisión, que “las mismas operaciones que están denunciando continúan funcionando dentro del territorio mexicano, y México no tienen ni la menor idea de lo que está ocurriendo”.

Según la denuncia de Dodson, un grupo de agentes de la ATF en Phoenix, Arizona, se opusieron a la decisión no sólo de permitir, sino de organizar la entrada ilegal de armas a México.

“Era algo sin precedentes y extremadamente peligroso… Con el número de armas que hemos dejado pasar a México, nunca sabremos cuántas personas serán asesinadas, asaltadas y violadas… Esas armas servirán para aumentar los índices de criminalidad hacia ambos lados de la frontera”, denunció Dodson a varios medios.

Asesinatos ponen en alerta

La inconformidad por las prácticas que permitían el trasiego ilegal de armas hacia México se hizo aún más patente entre agentes de la ATF tras conocerse el asesinato del agente fronterizo Brian Terry, en diciembre pasado.

Según la investigación que sigue en curso, Terry habría sido abatido con un arma que formó parte de un cargamento de AK-47 que cruzó a México con el conocimiento de agentes de la ATF.

A pesar de que en el reportaje sólo se hacía alusión al operativo Rápido y furioso —que se venía realizando desde el 2009—, días más tarde la cadena CBS reveló que este tipo de operaciones encubiertas se venían practicando por lo menos desde 2008.



comentarios
0