aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Descarta Washington remover a Pascual

J. Jaime HernándezCorresponsal| El Universal
Sábado 05 de marzo de 2011

[email protected]

WASHINGTON.— Estados Unidos confirmó ayer que entre sus planes a futuro no está contemplada la remoción de su actual embajador en México, Carlos Pascual, cuyo caso fue discutido el pasado jueves en la Casa Blanca durante el encuentro entre los presidentes Felipe Calderón y Barack Obama.

JP Crowley, portavoz del Departamento de Estado, afirmó que el embajador Pascual “ha estado trabajando de forma eficaz”, a pesar de las “difíciles condiciones” para manejar en estos momentos nuestras relaciones bilaterales con México.

En conferencia de prensa, admitió que las revelaciones difundidas por WikiLeaks han creado tensiones y que Washington está decidido a “manejar cualquier tensión surgida por la aparición de esos cables” diplomáticos, donde el embajador Pascual criticó el papel del Ejército y la falta de coordinación entre los cuerpos de seguridad mexicanos.

“Carlos Pascual y su equipo están realizando un gran trabajo en función no sólo de los intereses de Estados Unidos, sino de México y toda la región”, insistió Crowley para tratar de apurar así un pase de página y descartar cualquier cambio en el estatus del embajador Pascual.

La reacción del Departamento de Estado se produjo un día después de que el presidente Calderón se reunió con su homólogo Obama en la Casa Blanca.

Si bien el mandatario mexicano no mencionó el tema de Pascual durante la conferencia de prensa conjunta, su frustración por el contenido de los cables diplomáticos salió a relucir ese mismo día en la entrevista concedida a The Washington Post y, casi dos semanas antes, con EL UNIVERSAL.

Una fuente citada por The New York Times, que estuvo presente en el encuentro entre Obama y Calderón, aseguró que el presidente mexicano consideró los cables injustos con su gobierno y que culpó al embajador Carlos Pascual.

Relación fuerte

En este contexto, el embajador de México en EU, Arturo Sarukhán, consideró que “la relación bilateral entre México y Estados Unidos es lo suficientemente fuerte” como para superar el episodio de desencuentros que llegaron tras las revelaciones de WikiLeaks.

“No vamos a tapar el sol con un dedo en el capítulo WikiLeaks. Sí generó tensión y generó ruido. Pero en esta relación bilateral históricamente siempre ha habido momentos en los que hay diferencias y discrepancias. La diferencia hoy es que la agenda bilateral las puede superar, porque hay una relación sólida y con dirección estratégica”, dijo.

Finalmente, Sarukhán consideró que, a pesar de lo que se ha señalado en distintos medios, el embajador Carlos Pascual tiene “una relación productiva de trabajo diario con sus contrapartes” mexicanas.

 

 



comentarios
0