aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Corte protege salud mental de menores

María de la Luz González| El Universal
Jueves 20 de enero de 2011

[email protected]

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció ayer que admitir y desahogar pruebas sicológicas a menores, en de un juicio de guarda y custodia, es un acto de imposible reparación que puede impugnarse mediante un amparo.

Con esa resolución, los ministros resolvieron ayer la contradicción de tesis 115/2010 planteada por dos tribunales que dictaron sentencias opuestas acerca de si la prueba sicológica a menores en juicios de custodia y patria potestad era un acto irreparable y de si podía interponerse un amparo, en casos en que las pruebas fueran admitidas.

Durante la sesión, los ministros establecieron la importancia de garantizar la salud mental de los menores, que es un derecho fundamental protegido por la Constitución y por la Convención sobre los Derechos del Niño.

Ese derecho, señalaron, debe interpretarse en todos los casos atendiendo al principio del interés superior del menor, es decir, con un criterio que supone medidas reforzadas de protección del Estado.

Consideraron que ante el riesgo que implica la aplicación de las pruebas sicológicas a los menores, no es necesario que se les ocasione un daño para interponer el amparo, sino que basta con que haya el peligro de provocarlo.

Este criterio también significa que cualquier otro acto dentro del juicio que pudiera afectar la salud mental de los niños, debe considerarse como de imposible reparación y, por lo mismo, puede impugnarse mediante un amparo.

El criterio establecido ayer también es aplicable a los casos en que se admite y desahoga la testimonial de menores, en un juicio de divorcio necesario. De acuerdo con los ministros, la admisión y desahogo de esa prueba constituye un acto de imposible reparación y, por tanto, procede la promoción de amparo indirecto.



comentarios
0