aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Se adelantó aliado contra intolerancia

Testimonio: Emilio Álvarez Icaza| El Universal
Domingo 20 de junio de 2010

Uno de los más destacados integrantes de la avanzada por la civilidad democrática se nos adelanta. Hoy nos sorprende la noticia de la muerte de Carlos Monsiváis, un aliado extraordinario en las luchas contra la intolerancia.

 

Monsi se caracterizó por enfrentar las actitudes de intolerancia y su marco, la cultura antidemocrática y autoritaria. Carlos enfrentó, desnudó, evidenció y confrontó a quienes desde la intolerancia buscan la reproducción de una cultura de privilegios, desconoce los derechos de todos y todas y pretende mantener los estados de excepción como norma.

 

Monsi, con una inteligencia privilegiada, tuvo la capacidad para ver en lo cotidiano los actos de discriminación, de homofobia, de racismo, de fundamentalismo, de machismo, y no sólo no aceptó esa perversa “normalidad”, sino que nos ayudó y nos enseñó a ver esas actitudes y combatirlas. Evidenció también los altos costos sociales y políticos de la intolerancia.

 

Aprendimos con él la fuerza de la ironía y de la congruencia, dos poderosas armas que el maestro Carlos Monsiváis usó con maestría contra la cultura antidemocrática. Esto lo llevó a tener fuertes detractores, esencialmente provenientes de la derecha, la ultraderecha y de algunos miembros de la jerarquía católica.

 

Sus críticas al uso del poder autoritario tuvieron múltiples destinos en el amplio espectro político del país, desde la derecha fundamentalista hasta la ultraizquierda dogmática, lo que le convirtió en un referente de diversos movimientos sociales, de derechos humanos, por la diversidad sexual, por los derechos de mujeres y de indígenas y sus comunidades.

 

Así, el escritor y periodista Carlos Monsiváis contribuyó con su visión a que avanzara en México, América Latina y el Caribe el paradigma de la tolerancia, la igualdad y de la democracia entendida cómo un régimen donde de ejercicio de derechos humanos es su componente vital e indispensable.

 

Algunas ausencias pesan, duelen y la de Monsi es de esas. Parafraseando a Pedro Casaldáliga: “descansa en paz, Carlos Monsiváis… si puedes”, pues te seguiremos sumando.

 

PARÉNTESIS: La partida de Saramago sumada a la de Monsiváis hace más grande a sensación de pérdida. Dos grandes de Iberoamérica. Los vamos a extrañar y a necesitar.

 

 



comentarios
0